«Usar un cin­tu­rón pa­ra pe­gar nun­ca tie­ne afán co­rrec­ti­vo»

Re­co­no­ce que el ca­so es mu­cho más gra­ve que un ca­che­te, y la in­ves­ti­ga­ción, mu­cho más per­ti­nen­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA

Una nue­va de­nun­cia de un me­nor, es­ta vez por el uso de un cin­tu­rón por par­te de su pa­dre, re­abre el de­ba­te so­bre la vio­len­cia que se vi­ve en mu­chas fa­mi­lias. ¿Es lo mis­mo una bo­fe­ta­da que pe­gar con un cin­tu­rón en las pier­nas? El psi­có­lo­go clí­ni­co de la uni­dad de sa­lud men­tal in­fan­til del Chuac Manuel Fernández Blan­co cree que hay di­fe­ren­cias.

—¿El uso del cin­tu­rón pa­ra co­rre­gir a un hi­jo es lí­ci­to?

—Pri­me­ro ha­brá que sa­ber si es cier­to, por­que los me­no­res po­nen de­nun­cias fal­sas. Esa vi­sión bea­tí­fi­ca de la in­fan­cia es un mi­to. Aho­ra bien, si se pue­de com­pro­bar la ve­ra­ci­dad, hay que en­ten­der que por la pro­pia mo­da­li­dad del cas­ti­go hay al­gu­nos ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­bles. En el ca­so del cin­tu­rón po­ne al cas­ti­ga­do en una si­tua­ción de ob­je­to hu­mi­lla­do, gol­pea­do, y siem­pre va más allá de la co­rrec­ción, nun­ca tie­ne afán co­rrec­ti­vo, y por tan­to hay que in­ves­ti­gar­lo a fon­do y to­mar me­di­das pa­ra pro­te­ger al me­nor si fue­se ne­ce­sa­rio. Es un ac­to de sa­dis­mo.

—¿Usar el cin­tu­rón pa­ra pe­gar siem­pre es sa­dis­mo?

—Siem­pre. Es una es­ce­na sá­di­ca. Pue­de ser por ha­ber­lo vi­vi- do co­mo ob­je­to pa­si­vo en el pa­sa­do o por ha­ber­lo vis­to en el ci­ne o en la vi­da.

—¿Po­dría ha­cer­lo una per­so­na que lo hu­bie­se su­fri­do an­tes?

—Si la co­rrec­ción no es mo­de­ra­da y pro­por­cio­nal, no co­rri­ge, trau­ma­ti­za. Y caer del la­do de lo trau­má­ti­co in­vi­ta a la re­pe­ti­ción. Parece in­creí­ble pe­ro es así: el hi­jo de un pa­dre al­cohó­li­co tie­ne más po­si­bi­li­da­des de ser al­cohó­li­co, aun­que uno pue­de pen­sar «bas­ta que lo ha­yas vi­vi­do...».

—¿Cree que hay mu­chos ca­sos de vio­len­cia en las fa­mi­lias?

—Co­mo es­te del cin­tu­rón no son tan ra­ros. A ve­ces in­clu­so por par­te de pa­dres muy per­mi­si­vos, que son los que lle­ga­do un mo­men­to usan los cas­ti­gos más pu­ni­ti­vos. La per­mi­si­vi­dad ab­so­lu­ta ge­ne­ra frus­tra­ción, im­po­ten­cia... acu­mu­las agre­si­vi­dad. Es sen­ci­llo: quien aguan­ta me­nos ex­plo­ta me­nos.

—Y al re­vés, ¿vio­len­cia por par­te de los hi­jos?

—Es mu­cho más ha­bi­tual que la otra. Al me­nos, nos lle­gan más ca­sos a la con­sul­ta: que el ado­les­cen­te ate­mo­ri­ce y pe­gue a los pa­dres, es­pe­cial­men­te a la ma­dre.

—¿Por qué se dan esos ca­sos?

—El hi­jo no ad­mi­te lí­mi­tes, es el «yo quie­ro» por de­lan­te del «yo pien­so», y es que evo­lu­ti­va­men­te es así. Lo peor es que el jo­ven no sien­te cul­pa, por lo tan­to es­tas pa­to­lo­gías del ac­to, de la fal­ta de con­trol, son más di­fí­ci­les de co­rre­gir.

—¿Se pue­de decir que esos hi­jos que mal­tra­tan a los pa­dres sin re­mor­di­mien­tos son psi­có­pa­tas?

—No. En ab­so­lu­to. La lí­nea que se­pa­ra la per­ver­sión de la pa­to­lo­gía del ac­to es la uti­li­dad prác­ti­ca. Un jo­ven sin au­to­con­trol pue­de gol­pear a su ma­dre por­que quie­re sa­lir de fies­ta y ella está de­lan­te de la puer­ta y se lo im­pi­de, o por­que le pi­de di­ne­ro pa­ra gas­tar y ella no se lo da. Es por uti­li­dad. Un psi­có­pa­ta dis­fru­ta gol­peán­do­la: su fi­na­li­dad no es sa­lir, es el ac­to per­ver­so.

—¿Es­tas pa­to­lo­gías del ac­to son aho­ra más ha­bi­tua­les?

—Sin du­da. An­tes ha­bía más pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos li­ga­dos a la cul­pa­bi­li­dad, pe­ro el de­cli­ve de la au­to­ri­dad trae con­si­go la pa­to­lo­gía del ac­to.

—¿Se dan en cual­quier fa­mi­lia? ¿O hay un per­fil?

—No co­mo pa­trón ge­ne­ral. Es más fá­cil que se den en las mo­no­pa­ren­ta­les con una mu­jer al fren­te, pe­ro la fal­ta de un tercero es so­lo un fa­ci­li­ta­dor. En al­gu­nas fa­mi­lias los pa­dres di­mi­ten de su au­to­ri­dad an­te el fra­ca­so re­pe­ti­do, y a ve­ces eso mis­mo in­vier­te la re­la­ción con el hi­jo.

G. R.

Fernández Blan­co de­tec­ta más pro­ble­mas de con­duc­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.