La tra­ge­dia del Al­via, la po­lí­ti­ca y los jue­ces

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Tal día co­mo ayer, ha­ce cua­tro años, Es­pa­ña en­te­ra se le­van­ta­ba ho­rro­ri­za­da por el des­ca­rri­la­mien­to de un Al­via en la tris­te­men­te fa­mo­sa cur­va de A Gran­dei­ra, a tres ki­ló­me­tros de la es­ta­ción com­pos­te­la­na. En una zo­na li­mi­ta­da a 80 km/h, el con­voy, que cir­cu­la­ba al do­ble de ve­lo­ci­dad por un im­per­do­na­ble error del ma­qui­nis­ta, se sa­lió co­mo una ba­la de la vía, lo que pro­vo­có un ac­ci­den­te ate­rra­dor: 80 muer­tos y más de 140 he­ri­dos.

Tras el arro­jo de los ve­ci­nos de la zo­na en ayu­da de las víc­ti­mas y el tan in­me­dia­to co­mo ejem­plar fun­cio­na­mien­to del dis­po­si­ti­vo de so­co­rro, que evi­tó que las con­se­cuen­cias del si­nies­tro fue­ran aun peo­res, lle­gó lo inevi­ta­ble: pri­me­ro, el dra­ma de los que ha­bían su­fri­do di­rec­ta­men­te el ac­ci­den­te y el do­lor in­con­so­la­ble de quie­nes ha­bían per­di­do a fa­mi­lia­res e ín­ti­mos ami­gos; lue­go, la exi­gen­cia de que, más allá de la ne­gli­gen­te ac­tua­ción del ma­qui­nis­ta, que ha­bía in­frin­gi­do de for­ma fla­gran­te sus obli­ga­cio­nes, se in­ves­ti­ga­ran otras po­si­bles cau­sas del gra­ví­si­mo ac­ci­den­te y, en su ca­so, se exi­gie­ran las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les y po­lí­ti­cas que pu­die­ran pro­ce­der.

Des­pués de cua­tro años, las víc­ti­mas del Al­via si­guen exi­gien­do «verdad, justicia y re­pa­ra­ción». La cau­sa de ello tie­ne que ver, sin du­da, con la au­sen­cia, ¡aún!, de un pro­nun­cia­mien­to ju­di­cial, pues tal pro­nun­cia­mien­to se­rá el úni­co que, su­peran­do to­das las po­si­cio­nes de par­te, es­ta­blez­ca una verdad pú­bli­ca, es decir, neu­tral po­lí­ti­ca­men­te y ca­paz, por ello mis­mo, de asen­tar la paz en una tra­ge­dia que no lle­ga­rá por otras vías a ese re­sul­ta­do.

Fue im­po­si­ble al­can­zar­la por me­dio de la in­ves­ti­ga­ción téc­ni­ca, en gran me­di­da de­bi­do a que la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ba­sán­do­se en un in­for­me de la Agen­cia Fe­rro­via­ria Eu­ro­pea, pi­dió a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las una nue­va in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, ne­gan­do en con­se­cuen­cia tal ca­rác­ter a la rea­li­za­da pre­via­men­te por la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción de Ac­ci­den­tes Fe­rro­via­rios es­pa­ño­la (CIAF). Y es se­gu­ro que tam­po­co se con­se­gui­rá la verdad y la justicia me­dian­te la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción que han acor­da­do pe­dir en el Con­gre­so Po­de­mos y el PSOE, des­pués de que los so­cia­lis­tas hu­bie­ran re­cha­za­do ¡has­ta cua­tro ve­ces! esa po­si­bi­li­dad. Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción ob­tie­nen con­clu­sio­nes su­je­tas a los im­pe­ra­ti­vos e in­tere­ses de la po­lí­ti­ca, co­mo no pue­de ser otra ma­ne­ra cuan­do aque­llas se al­can­zan me­dian­te vo­ta­ción.

So­lo los jue­ces, co­mo po­der in­de­pen­dien­te, es­tán en con­di­cio­nes de fi­jar una verdad ins­ti­tu­cio­nal, por tan­to sus­cep­ti­ble de ser in­dis­cu­ti­da y acep­ta­da por to­dos. Pues los jue­ces tie­nen en los Es­ta­dos de de­re­cho no so­lo la fun­ción so­cial­men­te in­sus­ti­tui­ble de dar a ca­da uno lo su­yo con arre­glo a ley, sino tam­bién la de re­sol­ver los con­flic­tos de­ri­va­dos de tra­ge­dias que, co­mo la del Al­via, no pue­den en­con­trar su solución pa­cí­fi­ca de nin­gu­na otra ma­ne­ra.

El pro­nun­cia­mien­to ju­di­cial se­rá el úni­co que, su­peran­do to­das las po­si­cio­nes de par­te, es­ta­blez­ca una verdad pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.