«No lo ha­ré», di­ce la ma­dre mal­tra­ta­da obli­ga­da a en­tre­gar a sus hi­jos a su ex­pa­re­ja, en Ita­lia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España -

Hoy ven­ce el pla­zo pa­ra Jua­na Ri­vas. A las cua­tro y me­dia de la tar­de de­be­rá en­tre­gar a sus dos hi­jos, de 3 y 11 años, en el pun­to de en­cuen­tro fa­mi­liar de Gra­na­da. Tie­ne que ha­cer­lo por­que una sen­ten­cia del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 3 de la ca­pi­tal an­da­lu­za es­ta­ble­ce que sean de­vuel­tos a su pro­ge­ni­tor en Ita­lia. Jua­na, su ex­pa­re­ja y los dos ni­ños vi­vían en la is­la Car­lo­for­te, don­de la mu­jer di­jo que pa­de­ció un au­tén­ti­co in­fierno, «so­me­ti­da a una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca», en la que los me­no­res «han si­do tes­ti­gos de to­do ese do­lor».

Jua­na de­ci­dió huir. Re­gre­só con los ni­ños a Gra­na­da, don­de sus hi­jos «es­tán re­cu­pe­ran­do la inocen­cia y la tran­qui­li­dad», es­pe­cial­men­te el ma­yor, que ya ex­pre­só en su mo­men­to al juz­ga­do su negativa a re­gre­sar con su pa­dre y que pi­dió a su ma­dre que lo evi­ta­ra. «Me di­jo que no po­día dor­mir, que se le ha aca­ba­do la vi­da, me aga­rra­ba por los bra­zos y me re­cla­mó que no lo per­mi­tie­se». «A no­so­tros nos dan una pa­ta­da», di­jo, y re­cor­dó que, mien­tras, se al­can­za un acuer­do de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta.

La Justicia da la ra­zón al pa­dre de los ni­ños. Una sen­ten­cia emi­ti­das por una ma­gis­tra­da es­pa­ño­la en Gra­na­da es­ta­ble­ce que de­ben re­gre­sar a Ita­lia, a pe­sar de que el hom­bre fue con­de­na­do por mal­tra­tar a Jua­na Ri­vas en el 2009. «No lo ha­ré. No los en­tre­ga­ré, no pue­do ha­cer­lo», de­cía ayer en­tre lá­gri­mas la mu­jer en Se­vi­lla, don­de acom­pa­ña­da de su abo­ga­da ofre­ció una rue­da de pren­sa a la que si­guió una con­cen­tra­ción de apo­yo.

Re­cur­so en el Su­pre­mo

La jue­za con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de que la ma­dre «obs­ta­cu­li­ce» la res­ti­tu­ción de los me­no­res y pi­dió au­xi­lio a la Uni­dad de Fa­mi­lia y Mu­jer del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía pa­ra que ga­ran­ti­cen que se cum­ple el man­da­to ju­di­cial «adop­tan­do las me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas pre­ci­sas». A pe­sar de ello, Jua­na Ri­vas si­gue cre­yen­do «en los mi­la­gros» y to­da­vía en la Justicia. La úl­ti­ma ba­la está en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, en el re­cur­so pre­sen­ta­do con­tra la sen­ten­cia que obli­ga a la in­me­dia­ta res­ti­tu­ción de los me­no­res. «En te­mas de fa­mi­lia, al ha­ber re­cur­so, el au­to to­da­vía no es fir­me», ma­ti­za­ba ayer Fran­cis­ca Gra­na­dos, abo­ga­da de Jua­na Ri­vas. «Va­mos a lu­char has­ta el úl­ti­mo mo­men­to y en el mar­co de la ley pa­ra ago­tar to­das las po­si­bi­li­da­des», ase­gu­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.