Lluvia de crí­ti­cas a Ma­cron por li­mar 5 eu­ros en una ayu­da

El re­cor­te per­ju­di­ca­rá a cer­ca de 6 mi­llo­nes de ho­ga­res muy des­fa­vo­re­ci­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ALEXANDRA F. COEGO

Las crí­ti­cas vuel­ven a llo­ver­le a Em­ma­nuel Ma­cron. En el ojo del hu­ra­cán es­tán de nue­vo los re­cor­tes. Es­ta vez, es la re­duc­ción en 5 eu­ros de las ayu­das pa­ra la vi­vien­da pa­ra to­dos los be­ne­fi­cia­rios la que ha desata­do la po­lé­mi­ca. El Elí­seo, que hi­zo el anun­cio el lu­nes, se apre­su­ró a jus­ti­fi­car la me­di­da que afec­ta­rá a 5,8 mi­llo­nes de ho­ga­res, par­ti­cu­lar­men­te los más des­fa­vo­re­ci­dos. «Res­pon­de­mos a una ur­gen­cia. Nos fal­tan 150 mi­llo­nes de eu­ros en el pre­su­pues­to», ex­pli­có el por­ta­voz del Go­bierno, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, quien ase­gu­ró que el Eje­cu­ti­vo si­gue preo­cu­pa­do «por los más dé­bi­les».

Sin em­bar­go, la me­di­da ha co­se­cha­do du­ras crí­ti­cas por par­te de aso­cia­cio­nes y sin­di­ca­tos. «Ver anun­ciar una ba­ja­da de las ayu­das a la vi­vien­da que es­tán di­ri­gi­das a los ho­ga­res más mo­des­tos, a los más po­bres, nos parece bas­tan­te preo­cu­pan­te», es­ti­mó Ch­ris­top­he Ro­bert, de­le­ga­do ge­ne­ral de la fun­da­ción Ab­bé-Pie­rre, una or­ga­ni­za­ción con­tra la po­bre­za. El sin­di­ca­to de es­tu­dian­tes ma­yo­ri­ta­rio, UNEF, ad­vir­tió en un co­mu­ni­ca­do que los es­tu­dian­tes in­de­pen­di­za­dos de sus pa­dres se con­ver­ti­rán «en las pri­me­ras víc­ti­mas de es­ta me­di­da», ya que re­pre­sen­tan el 40% de los be­ne­fi­cia­rios, con una me­dia de 225 eu­ros de ayu­das.

Es­tos úl­ti­mos lle­na­ron las re­des so­cia­les de fo­to­gra­fías de ti­ques de com­pra de su­per­mer­ca­dos pa­ra jus­ti­fi­car que, cuan­do el al­qui­ler me­dio de un es­tu­dio en Pa­rís se ele­va a 750 eu­ros, ca­da cén­ti­mo cuen­ta. «Cin­co eu­ros son seis ba­rras de pan, el 25% de una mu­tua, un li­bro de se­gun­da mano pa­ra la uni­ver­si­dad, cin­co ki­los de pas­ta o 10 ham­bur­gue­sas», es­cri­bió un in­ter­nau­ta.

Lo­la Beld­jou­di, es­tu­dian­te en un más­ter de 22 años, es una de las afec­ta­das por la me­di­da. «Me en­fa­da por­que soy es­tu­dian­te y vi­vo de mi be­ca y de la ayu­da pa­ra la vi­vien­da», ex­pli­có la­men­tan­do que Fran­cia va «a aca­bar igual que otros paí­ses en los cua­les po­cos jó­ve­nes tie­nen la suer­te de ac­ce­der a los es­tu­dios por cues­tio­nes de di­ne­ro».

La me­di­da tam­po­co go­za de gran po­pu­la­ri­dad en­tre las fi­las de Ma­cron. Va­rios dipu­tados cen­tris­tas ad­mi­tie­ron ayer que es­tán te­nien­do pro­ble­mas pa­ra de­fen­der el re­cor­te en sus cir­cuns­crip­cio­nes. «No creo que fue­se ne­ce­sa­rio per­ju­di­car a los es­tu­dian­tes», co­men­tó An­naïg Le Meur, dipu­tada de Fi­nis­te­rre. An­ne-Ch­ris­ti­ne Lang, dipu­tada de Pa­rís, ad­mi­tió por su par­te que cuan­do es­tu­vo «en los mer­ca­dos el fin de se­ma­na» sus elec­to­res le «abron­ca­ron».

No obs­tan­te, otra dipu­tada ma­cro­nis­ta, Clai­re O’Pe­tit, de­ci­dió echar más le­ña al fue­go ayer. «Si a los 18, los 19, 20 o 24 llo­ráis por­que os qui­ta­mos 5 eu­ros, ¿qué vais a ha­cer de vues­tras vi­das?», se pre­gun­tó en­cen­di­da. Se­gún el ser­vi­cio de pren­sa de En Mar­cha, las de­cla­ra­cio­nes po­drían «no ser com­pa­ti­bles con los va­lo­res» del par­ti­do.

BERTRAND GUAY AFP

El pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Edouard Phi­lip­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.