De ca­mino al pue­blo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - INÉS REY Ca­ri­ño Or­ti­guei­ra O Vi­ce­do

He em­pe­za­do la se­ma­na en ur­gen­cias, con una cer­vi­cal­gia irra­dia­da y una vér­te­bra fue­ra de si­tio. Lo que vie­ne sien­do una con­trac­tu­ra de ele­fan­te que me de­ja el la­do iz­quier­do sin uso, con un do­lor in­so­por­ta­ble y con es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar si si­go con tan­to es­trés, co­gien­do pe­sos, car­gan­do ni­ños y tra­ba­jan­do diez ho­ras se­gui­das en la mis­ma pos­tu­ra an­ti­er­go­nó­mi­ca. Así que ha­go lo que cual­quier per­so­na res­pon­sa­ble: pi­do una in­yec­ción po­ten­te y me voy a tra­ba­jar. Al sa­lir, mi fa­mi­lia me está es­pe­ran­do con el co­che en mar­cha: «Nos va­mos al pue­blo, a ca­sa de tu ma­dre, que allí te sien­tas en una si­lla y por lo me­nos te da el ai­re». Me sien­to co­mo Cla­ri­ta la de Hei­di, pe­ro me subo sin pro­tes­tar. Mi ma­ri­do pa­ra a mi­tad de ca­mino a ha­cer la com­pra, no va­ya a ser que mis pa­dres no ten­gan co­mi­da y lle­ven to­do el mes en el pue­blo co­mien­do hor­mi­gas. Nos de­ja en el apar­ca­mien­to del cen­tro co­mer­cial, a pleno sol, pro­me­tien­do vol­ver en­se­gui­da. Pa­re­ce­mos una cam­pa­ña de una pro­tec­to­ra de ani­ma­les. En cuan­to lo per­de­mos de vis­ta, mi hi­jo gri­ta co­mo un po­se­so mien­tras se qui­ta los ar­ne­ses: «¡Me aho­go, me mue­ro de ca­lor, ba­ja la ven­ta­ni­lla!». Arras­tro mi cuer­po ha­cia el la­do del con­duc­tor y me de­jo caer, mien­tras me es­ti­ro pa­ra dar­le al bo­tón de la ven­ta­ni­lla. Cuan­do lo­gro in­cor­po­rar­me, Ro­que ha des­apa­re­ci­do. «¡Se es­ca­pó!», gri­ta mi hi­ja, ce­le­bran­do la ha­za­ña de su her­mano con un fes­ti­val de pa­ta­das en mi asien­to que me ha­cen ver las es­tre­llas. Por lo me­nos ella si­gue ata­da. Sal­go a ras­tras del co­che y apo­ya­da en el ma­le­te­ro pa­ra no caer­me, veo a Hou­di­ni en el te­cho. Te voy a me­ter un so­pa­po que te vas a en­te­rar. In­ten­to al­can­zar­lo pe­ro está tan al­to que no lle­go, mo­men­to que apro­ve­cha pa­ra huir des­col­gán­do­se por el la­do del con­duc­tor y en­cen­der el co­che. Me lan­zo por la ven­ta­ni­lla tra­se­ra y con­si­go aga­rrar­lo de una ore­ja, jus­to an­tes de que me­ta la mar­cha. He for­za­do tan­to, que no­to un cru­ji­do en el la­do sano de la es­pal­da. Lo que me fal­ta­ba. Con me­dio cuer­po den­tro del co­che y las pier­nas col­gan­do, in­ten­to re­cu­pe­rar el equi­li­brio. En me­dio de la per­for­man­ce, apa­re­ce mi ma­ri­do con la com­pra. «Oye, gua­pa, te veo muy ágil. Ayú­da­me con las bol­sas». De verdad, que así no hay quien se cu­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.