Ya es­ta­mos idos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Luís Pou­sa

Lle­vo días in­ten­tan­do no es­cri­bir es­to. Pe­ro ya no pue­do más. Bor­ges, que sa­bía unos cuan­tos idio­mas y no era exac­ta­men­te an­ti­sis­te­ma, iro­ni­za­ba so­bre la ma­nía de es­tu­diar una len­gua a tra­vés de su gra­má­ti­ca:

—No apren­de­mos a res­pi­rar mi­ran­do lá­mi­nas de los pul­mo­nes.

En Es­pa­ña va­rias ge­ne­ra­cio­nes in­ten­ta­ron apren­der in­glés es­cru­tan­do ra­dio­gra­fías de los al­veo­los de Sha­kes­pea­re y, en vez de ha­blar in­glés, aca­ba­ron en el ci­ne mu­do de Mr. Bean y Benny Hill, que da mu­cha ri­sa, pe­ro po­co vo­ca­bu­la­rio.

Lo que pa­sa es que el in­glés no tie­ne Aca­de­mia y así no hay quien pon­ga or­den en un idio­ma. An­tes de la RAE, el es­pa­ñol tam­bién era un caos y sa­lían co­sas co­mo el can­cio­ne­ro me­die­val, Cer­van­tes o el Si­glo de Oro. Me­nos mal que des­de 1713 te­ne­mos a la Aca­de­mia pa­ra que pas­to­ree nues­tra anar­quía.

La RAE ya no es aque­lla ins­ti­tu­ción ob­so­le­ta que dio con la puer­ta en las na­ri­ces a Va­lle-In­clán y Par­do Ba­zán. Hoy son mu­cho más to­le­ran­tes y no ha­ce fal­ta apro­xi­mar­se ni si­quie­ra un po­co a la al­tu­ra de Va­lle o do­ña Emi­lia pa­ra ser aca­dé­mi­co. La ca­sa es ac­ce­si­ble a to­do ti­po de ta­len­tos.

Y, co­mo es­ta­mos en el 2017, ya no hay ver­da­des ina­mo­vi­bles, de esas que es­tor­ban tan­to cuan­do se ha­ce una mu­dan­za. Aho­ra las ver­da­des, co­mo la nue­va po­lí­ti­ca, son asam­blea­rias y se es­ta­ble­cen vo­tan­do a mano al­za­da. Pron­to ha­brá un re­fe­ren­do pa­ra pre­gun­tar­nos si el teo­re­ma de Fer­mat es cier­to. Es nues­tro inalie­na­ble de­re­cho a de­ci­dir.

Así, tras con­sul­tar a las ba­ses, la RAE ha de­ci­di­do pa­sar de idos a iros por­que, se­gún ex­pli­có un aca­dé­mi­co ai­ra­do, na­die di­ce «idos a la mier­da», sino «iros a la mier­da». Aca­bá­ra­mos.

De­mo­le­dor ar­gu­men­to pa­ra una Aca­de­mia que tie­ne co­mo le­ma: «Lim­pia, fi­ja y da es­plen­dor». Cla­ro que a mí eso siem­pre me so­nó a anun­cio de Di­si­clin (sin til­de).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.