Los po­lí­go­nos se con­vier­ten en ob­je­ti­vo de gru­pos de la­dro­nes pro­fe­sio­na­les

Los par­ques de Xa­rás, A To­ma­da y Ven­tín han su­fri­do es­te ve­rano me­dia do­ce­na de ro­bos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Bazbanza - Á. SE­VI­LLA / J. M. SAN­DE

Ac­túan úni­ca­men­te de no­che. Es­tu­dian du­ran­te días ca­da mo­vi­mien­to. Ins­pec­cio­nan ca­da cá­ma­ra de se­gu­ri­dad. Ana­li­zan los ho­ra­rios de los tra­ba­ja­do­res, bus­can­do un hue­co en el que po­der ac­tuar con to­tal im­pu­ni­dad. Son gru­pos de la­dro­nes pro­fe­sio­na­li­za­dos, que han pues­to su mi­ra­da en los po­lí­go­nos de Bar­ban­za. Des­de el arran­que de es­te ve­rano, se han re­gis­tra­do me­dia do­ce­na de ro­bos. En to­dos han con­se­gui­do pa­sar des­aper­ci­bi­dos y huir sin de­jar hue­lla.

Es en Xa­rás don­de es­tas ban­das, que se cree que es­tán com­pues­tas por miem­bros lle­ga­dos de Eu­ro­pa del Es­te, con­cen­tran el ma­yor nú­me­ro de sus­trac­cio­nes. Las dos úl­ti­mas las rea­li­za­ron en dos na­ves co­lin­dan­tes. A la par se en­con­tra­ba otro ne­go­cio, al que no ac­ce­die­ron, pe­ro que tam­bién fue víc­ti­ma de un ro­bo de es­te ti­po a prin­ci­pios de año, cuan­do se lle­va­ron una su­ma de di­ne­ro su­pe­rior a los 20.000 eu­ros.

En los ca­sos re­cien­tes, los ca­cos rea­li­za­ron dos agu­je­ros en el te­cho. A tra­vés del pri­me­ro con­tro­la­ban el lu­gar en el que se en­con­tra­ban las cá­ma­ras, que des­co­nec­ta­ban sin de­ma­sia­dos pro­ble­mas, El se­gun­do bo­que­te era uti­li­za­do pa­ra des­cen­der a las ofi­ci­nas, a tra­vés de una es­ca­le­ra que pre­via­men­te ha­bían con­se­gui­do lle­var has­ta el te­ja­do.

Sus fe­cho­rías tam­bién lle­ga­ron al po­lí­gono de A To­ma­da, en A Po­bra, don­de un par de ne­go­cios su­frie­ron ro­bos de es­te ti­po. En uno de ellos se lle­va­ron unos 700 eu­ros, ade­más un ob- je­to que sor­pren­dió a los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil y Po­li­cía Lo­cal, una má­qui­na de ca­fé de cáp­su­las. Al igual que en Ri­bei­ra, los de­lin­cuen­tes lograron des­co­nec­tar alar­mas y cá­ma­ras sin di­fi­cul­tad. Se­gún apun­ta­ron des­de los cuer­pos del or­den, so­lo de­ja­ron des­tro­zos en la cu­bier­ta de la na­ve, ya que den­tro se di­ri­gie­ron di­rec­ta­men­te a la ca­ja de cau­da­les.

Sin ma­las no­ti­cias

El po­lí­gono de Te, en Rian­xo, se ha li­bra­do por el mo­men­to de la lle­ga­da de es­tas ban­das. A su fa­vor jue­ga que, a di­fe­ren­cia de Ri­bei­ra o A Po­bra, es­te re­cin­to no cuen­ta con un gran nú­me­ro de em­pre­sas, por lo que, apun­tan los pro­fe­sio­na­les, no es atrac­ti­vo pa­ra es­te ti­po de la­dro­nes. En Boi­ro, la ins­ta­la­ción de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad en la zo­na ex­te­rior, ha per­mi­ti­do que, por el mo­men­to los empresarios tam­bién se li­bren. Las úl­ti­mas sus­trac­cio­nes se cir­cuns­cri­bie­ron a hie­rros y me­ta­les, que los agen­tes re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la­dro­nes de po­ca mon­ta.

Los pro­ble­mas en el po­lí­gono de Ven­tín, en Mu­ros, no lle­gan a los vi­vi­dos en la ca­pi­tal bar­ban­za­na. So­lo la es­ta­ción de ser­vi­cio que hay en el re­cin­to em­pre­sa­rial ha su­fri­do ro­bos, aun­que han si­do va­rios a lo lar­go del año, que han con­sis­ti­do en di­ne­ro en efec­ti­vo. Sin em­bar­go, se cree que los la­dro­nes tam­po­co for­man par­te de es­tos gru­pos pro­fe­sio­na­li­za­dos.

Mien­tras tan­to, la in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer es­tos su­ce­sos si­gue su cur­so. Sin em­bar­go, Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil no lo tie­nen na­da fá­cil. Es­tas ban­das va­rían con­ti­nua­men­te las lo­ca­li­da­des don­de ac­túan y, al es­tar tan me­di­das, ape­nas de­jan pis­tas. Por lo que, sin pi­llar­los in fra­gan­ti, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con­se­guir apre­sar­los.

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.