Pa­sean­do en un jui­cio per­ma­nen­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Bazbanza - Fran Brea

Ha­ce unos días, an­tes de en­trar a tra­ba­jar por la tar­de, de­ci­dí dar un pa­seo pa­ra es­ti­rar las pier­nas. To­do es­ta­ba tran­qui­lo, na­da se es­ca­pa­ba de lo ha­bi­tual. En las te­rra­zas ha­bía gen­te co­mien­do y be­bien­do, y po­co más. Cuan­do ca­mi­na­ba por el Ma­le­cón, una chi­ca sa­lió de un por­tal y em­pe­zó a an­dar jus­to de­lan­te de mí. La jo­ven era al­ta, te­nía el pe­lo lar­go y de un co­lor lla­ma­ti­vo y una ves­ti­men­ta que se sa­lía de los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos. Pe­ro ella tan so­lo an­da­ba por la ca­lle, sin ha­cer na­da fue­ra de lo nor­mal.

Gran par­te de esa gen­te que es­ta­ba en las te­rra­zas co­men­zó a gi­rar la ca­be­za a su pa­so y al­gu­nas per­so­nas ha­cían co­men­ta­rios por lo bajo. En­ton­ces fue cuan­do co­men­cé a pen­sar que to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. Está cla­ro, si ca­da uno es li­bre de ves­tir co­mo quie­ra po­dría pen­sar­se que el res­to está en su de­re­cho de mi­rar si así lo desea. Va­le, acep­ta­mos pul­po co­mo ani­mal de com­pa­ñía. El pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces, en es­tos ca­sos, el si­guien­te pa­so a ob­ser­var es cri­ti­car y juz­gar. Una crí­ti­ca sin afán de ha­cer da­ño al pró­ji­mo siem­pre es res­pe­ta­ble. Vi­vir en de­mo­cra­cia es po­der de­ba­tir, pe­ro sin fal­tar al res­pe­to ni agre­dir fí­si­ca o ver­bal­men­te. Por­que to­dos sa­ben que la ma­yo­ría de las ve­ces lo que se di­ce en es­tas si­tua­cio­nes no tie­ne un ca­riz po­si­ti­vo y es­ta no fue una ex­cep­ción. Aquí es cuan­do uno em­pie­za a per­der su fe en la ra­za hu­ma­na y en el sis­te­ma que ri­ge su edu­ca­ción, que no aca­ba de ser ca­paz de en­se­ñar el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra to­le­ran­cia.

Pe­ro mi de­cep­ción e in­dig­na­ción aún fue ma­yor cuan­do, po­cos me­tros des­pués de so­bre­pa­sar el mer­ca­do mu­ni­ci­pal de Ri­bei­ra, un in­di­vi­duo se fi­ja en la ci­ta­da chi­ca y em­pie­za a gri­tar una se­rie de bu­rra­das que me cues­ta creer que él mis­mo con­si­de­re pi­ro­pos. La jo­ven aguan­tó el cha­pa­rrón, aun­que al fi­nal, y tras com­pro­bar que los be­rri­dos no ce­sa­ban, se dio la vuel­ta y le de­di­có una pei­ne­ta. Sien­do sin­ce­ro, pre­fe­ri­ría que no lo hu­bie­ra he­cho, a pe­sar de que com­pren­do su en­fa­do, por­que la in­di­fe­ren­cia es la me­jor ar­ma an­te es­tos per­so­na­jes. Le­jos de ca­llar­se, el hom­bre co­men­zó a in­sul­tar­la mien­tras ella con­ti­nua­ba su ca­mino sin ha­ber­se me­ti­do con na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.