Por­to do Son

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Bazbanza - Ma­xi Ola­ria­ga

Siem­pre me gus­ta vol­ver a Por­to do Son. Es una que­ren­cia. Ha­ce 60 años que me ba­ñé en la pis­ci­na que pa­ra los ni­ños cons­tru­ye­ron la mar y el tiem­po en A Sa­gra­da y que ju­gué a in­dios y va­que­ros en A Ro­da. En el ci­ne de Si­món me en­ro­lé en bar­cos pi­ra­tas y en A Ata­la­ya, adi­vi­né las In­dias de Co­lón tras Mon­te Lou­ro. Ca­da vez que vuel­vo al Son, me de­ten­go a es­cu­char el que­ji­do de las olas y com­pren­do la eu­fo­nía, el por qué a aquel lu­gar le lla­man Fon­fo­rrón. Es la voz de la mar lla­man­do a la puer­ta de la cue­va que de­cían los ma­ri­ne­ros viejos no te­nía fin y, lle­ga­ba bajo las mon­ta­ñas y los va­lles has­ta la mar me­di­te­rrá­nea. Aque­llas tar­des al sol que no sa­bía de ra­yos UVA, pes­can­do lor­chos en las po­zas y hos­ti­gan­do a los pul­pos en­tre las rocas cuan­do la ba­ja­mar lo per­mi­tía, eran una aven­tu­ra cons­tan­te a lo­mos del ca­ba­llo blan­co de la inocen­cia que se nos iba que­dan­do a ji­ro­nes en­gan­cha­da en las zar­zas aba­rro­ta­das de mo­ras.

Ca­si no que­da na­da de eso, pe­ro las ca­lles tan lim­pias y el si­len­cio del es­truen­do de aque­lla in­fan­cia so­bre­vi­ven aún y se de­jan aca­ri­ciar al do­blar ca­da es­qui­na, al mi­rar ca­da ven­ta­na, al in­tuir ca­da som­bra. Pa­sa­mos so­bre el mun­do y sus do­lo­res y un día des­apa­re­ce­mos pa­ra siem­pre. Pe­ro, si uno se fi­ja bien en los pa­sos per­di­dos, se le re­ve­la el gran se­cre­to. Per­ma­ne­ce­mos in­mor­ta­les en los lu­ga­res ama­dos. En el re­cio fut­bo­lín de Con­de, en el cho­co­la­te de Eu­ge­nio o en el aro­ma de fo­gón ca­se­ro de Ca­rou. Allí, pren­di­do co­mo un es­tan­dar­te nun­ca ren­di­do en la ba­ta­lla, se que­da un gui­ño del al­ma que fui­mos mien­tras el can­to sa­la­do de la ma­rea, arru­lla el sue­ño eterno de los ha­bi­tan­tes de Su­bi­gle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.