Ini­cian cam­pa­ñas en Barbanza pa­ra vi­gi­lar la ocu­pa­ción del es­pa­cio pú­bli­co

Ri­bei­ra, A Po­bra y Rian­xo pre­vén re­vi­sar la regulación en be­ne­fi­cio de la hos­te­le­ría

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - P. CALVEIRO

Los ayun­ta­mien­tos in­ten­si­fi­can los con­tro­les en ve­rano, al tiempo que re­vi­san las nor­mas pa­ra ajus­tar­se a la reali­dad hos­te­le­ra

Te­rra­zas sí, pe­ro den­tro de unos lí­mi­tes. Es­ta es la fi­lo­so­fía que im­pe­ra en el área bar­ban­za­na en cuan­to a la ocu­pa­ción del es­pa­cio pú­bli­co por par­te de la hos­te­le­ría. Con la lle­ga­da del ve­rano, las me­sas y si­llas pro­li­fe­ran en las pla­zas y ca­lles. En al­gún ca­so, so­bre­pa­san­do o for­zan­do los már­ge­nes es­ta­ble­ci­dos al má­xi­mo, por lo que va­rios ayun­ta­mien­tos de la co­mar­ca han to­ma­do la de­ci­sión de po­ner co­to a es­ta co­lo­ni­za­ción y han or­de­na­do a los agentes mu­ni­ci­pa­les que in­ten­si­fi­quen las ins­pec­cio­nes pa­ra tra­tar de evi­tar que se ex­tien­dan más allá de los me­tros cua­dra­dos au­to­ri­za­dos. Al mis­mo tiempo y, sin per­der es­te ob­je­ti­vo de vis­ta, los go­bier­nos de Ri­bei­ra, A Po­bra y Rian­xo tie­nen pre­vis­to re­vi­sar la regulación que ri­ge so­bre la ac­ti­vi­dad en be­ne­fi­cio de la hos­te­le­ría.

Aun­que en la zona no se pre­vén me­di­das ex­tre­mas como la que se lle­vó a ca­bo en Ribadeo, don­de ha­ce un par de se­ma­nas el Ayun­ta­mien­to co­men­zó a pin­tar en el sue­lo el área má­xi­ma que po­día ocu­par ca­da terraza, sí ha­brá un «maior con­trol» so­bre su ins­ta­la­ción y «de for­ma in­me­dia­ta» en Mu­ros, por ejem­plo, es­pe­cial­men­te en zonas sen­si­bles como en el cas­co histórico, in­di­ca la al­cal­de­sa, Ma­ría Xosé Al­fon­so.

Tam­bién e es­tá pre­vis­to in­ten­si­fi­car el con­trol en Noia, al igual que se en­car­ga de ello la Po­li­cía Lo­cal de Por­to do Son, «so­bre to­do ao co­me­zo da tem­pa­da estival, coin­ci­din­do coa mon­ta­xe das te­rra­zas, pa­ra que dei­xen pa­so su­fi­cien­te nas bei­ra­rrúas aos peóns», di­ce el man­da­ta­rio, Luis Ou­jo.

Di­ver­sos pro­ble­mas

Lo mis­mo su­ce­de en Boi­ro, cu­yo re­gi­dor sub­ra­ya: «Lo que más nos preo­cu­pa es que no se in­va­dan las zonas des­ti­na­das al trán­si­to pea­to­nal y eso lo es­ta­mos vi­gi­lan­do, aun­que es al­go que ya em­pe­za­mos a co­rre­gir ha­ce tres años, con aper­ci­bi­mien­tos a los hos­te­le­ros que es­ti­ra­ban sus te­rra­zas más de la cuen­ta, pe­ro siempre hay quien co­lo­ca al­gu­na me­sa de más». Con to­do, con­ti­núa Juan José Dies­te, «el pro­ble­ma con el que nos en­con­tra­mos aho­ra es que mu­chos hos­te­le­ros nos pe­dían el apla­za­mien­to del pa­go, a pe­sar de te­ner una de las li­cen­cias más ba­ra­tas».

En Boi­ro hay unas 380 me­sas au­to­ri­za­das y ca­da una de ellas pa­ga por ocu­par la vía pú­bli­ca unos 11,31 eu­ros al mes. «Al día sa­le a 37 cén­ti­mos con­que, si sir­ven un ca­fé, ya es­tá amor­ti­za­do el gas­to», ex­pli­ca Dies­te, cu­yo Con­ce­llo in­gre­só el año pa­sa­do por es­te concepto cer­ca de 31.500 eu­ros.

Ca­so dis­tin­to es el de A Po­bra, don­de el eje­cu­ti­vo es­tá re­vi­san­do la or­de­nan­za tras recibir de la hos­te­le­ría «a quei­xa de que es­ta é a ta­xa mu­ni­ci­pal máis ca­ra da zona, qui­tan­do as que co­bra Por­tos de Ga­li­cia», di­ce el man­da­ta­rio. Xosé Lois Pi­ñei­ro co­men­ta que en es­tos mo­men­tos su equipo es­tá rea­li­zan­do un es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo, con la in­ten­ción de ha­cer una re­ba­ja en el pre­cio y evi­tar du­pli­ci­da­des: «Aquí ta­mén hai un­ha ta­xa por tol­do e non nos pa­re­ce moi xus­to que ha­xa quen te­ña que pa­gar por iso ade­mais de po­la terraza».

Asi­mis­mo, con 63 te­rra­zas en do­mi­nio mu­ni­ci­pal por las que se re­cau­da­ron en el 2016 unos 20.000 eu­ros, el eje­cu­ti­vo ri­bei­ren­se tie­ne la in­ten­ción en sep­tiem­bre de sim­pli­fi­car la tra­mi­ta­ción de au­to­ri­za­cio­nes (so­bre to­do cuan­do se tra­ta so­lo de me­sas y si­llas). El cambio en Rian­xo, apun­ta el re­gi­dor, Adol­fo Muí­ños, ven­dría mo­ti­va­do por­que «a or­de­nan­za que hai non é moi fle­xi­ble e os hos­ta­lei­ros non son quen, a un ano vis­ta, de pla­ni­fi­car pa­ra que poi­da ha­ber cam­bios».

Y, más por des­re­gu­la­ción que por ex­ce­so, de ce­lo pla­nea su ho­mó­lo­go en Noia po­ner con­trol so­bre las te­rra­zas en un mu­ni­ci­pio en don­de la nor­ma (en pe­se­tas) era del año 1998 y uni­fi­car con ella los cri­te­rios so­bre co­lo­res, ma­te­ria­les o an­cla­jes en zonas sen­si­bles como la Ala­me­da o cas­co histórico.

C. QUEIJEIRO

En Noia es­tá pre­vis­to in­ten­si­fi­car el con­trol so­bre las te­rra­zas y uni­fi­car cri­te­rios en al­gu­nas zonas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.