Los adeptos a Villar si­guen al man­do de la fe­de­ra­ción

Juan Luis La­rrea, el te­so­re­ro de la en­ti­dad, ini­cia una pre­si­den­cia pro­vi­sio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - FER­NAN­DO HIDALGO

Villar es­tá sus­pen­di­do du­ran­te un año. Ade­más, duer­me en la cár­cel. Pe­ro el vi­lla­ris­mo si­gue cam­pan­do a sus an­chas por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. Ayer se dio a co­no­cer el nom­bre del pre­si­den­te pro­vi­sio­nal en la asam­blea fe­de­ra­ti­va y no es otro que uno de los más an­ti­guos co­la­bo­ra­do­res de Án­gel Ma­ría Villar, su te­so­re­ro Juan Luis La­rrea. El hom­bre en­car­ga­do de ve­lar por una ca­ja, la fe­de­ra­ti­va, que pa­re­ce ha­ber si­do ul­tra­ja­da de for­ma sis­te­má­ti­ca lo lar­go de los años.

En su in­ter­ven­ción en la asam­blea, el gui­puz­coano tu­vo la opor­tu­ni­dad de mar­car dis­tan­cias con el ex­pre­si­den­te o, cuan­do me­nos, de ga­ran­ti­zar a los pre­sen­tes que co­la­bo­ra­rá en lim­piar la fe­de­ra­ción y que lu­cha­rá pa­ra que se re­pa­re en la me­di­da de lo po­si­ble el gran que­bran­to que, a te­nor de lo que se co­no­ce de la ope­ra­ción Sou­le, se ha in­frin­gi­do a la fe­de­ra­ción. Na­da más le­jos de la reali­dad.

«En la Asam­blea no he­mos hecho alu­sión a Án­gel (Villar), por­que quie­ro que sea la Jus­ti­cia la que de­ci­da. Yo he te­ni­do una ex­ce­len­te re­la­ción con él y es­pe­ro se­guir te­nién­do­la. A mí no me ha de­frau­da­do, sin­ce­ra­men­te», ase­gu­ró. Afir­mó tam­bién que «el fút­bol español es­tá for­ma­do por gen­te ex­tra­or­di­na­ria­men­te ho­nes­ta» y que no ca­be du­da de la le­gi­ti­mi­dad de la Asam­blea.

Res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que se con­vo­quen nue­vas elec­cio­nes, el pre­si­den­te de la RFEF di­jo que ese asun­to no se ha plan­tea­do, ya que es­tán cen­tra­dos en apro­bar las cuen­tas en la Asam­blea con­vo­ca­da pa­ra ello el 31 de julio. «Se­rá la Jun­ta Di­rec­ti­va la que de­ci­da lo que hay que ha­cer, pe­ro no lo des­car­to, creo que es­to (su pre­si­den­cia) es una pro­vi­sio­na­li­dad, es apli­car el ar­tícu­lo 34.7 (del Es­ta­tu­to de la RFEF). Me ha to­ca­do a mí, cru­zo los de­dos y ade­lan­te», co­men­tó La­rrea, que afir­mó que al me­nos se­rá pre­si­den­te has­ta sep­tiem­bre y que no tie­ne que ha­ber «nin­gu­na co­mi­sión ges­to­ra».

Pre­gun­ta­do so­bre si tie­ne al­gún te­mor res­pec­to al pro­ce­di­mien­to ju­di­cial del ca­so Sou­le que di­ri­ge el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal San­tia­go Pe­draz, di­jo que no tie­ne «te­mor nin­guno». En cambio, cuan­do se le pre­gun­tó por la inocen­cia de Villar fue ti­bio: «Yo con­fío en mi inocen­cia, se­rá la jus­ti­cia la que de­ci­da lo que pa­sa con los de­más».

El ca­so es que a pe­sar de to­das las irre­gu­la­ri­da­des su­ce­di­das du­ran­te las elec­cio­nes y de la ope­ra­ción Sou­le, la asam­blea se ce­le­bró y si­gue ejer­cien­do como má­xi­mo ór­gano de­ci­so­rio de la fe­de­ra­ción, con to­dos los car­gos, ami­gos y de­más go­ber­nan­do la na­ve. Tal es así que ya se co­mien­za a mi­rar de nue­vo ha­cia el mi­nis­te­rio de Mén­dez de Vi­go y su ti­bie­za y sor­pren­den­te mano blan­da con la fe­de­ra­ción. Si bien es cier­to que Le­te anun­ció que la co­mi­sión di­rec­ti­va del CSD sus­pen­día du­ran­te un año a Villar y a Pa­drón, no lo es me­nos que ni él ni su su­pe­rior je­rár­qui­co, el mi­nis­tro, han mos­tra­do con­tun­den­cia al­gu­na en sus pa­la­bras y en la ca­li­fi­ca­ción de los hechos. De mo­men­to, no se han re­ti­ra­do a la fe­de­ra­ción las fun­cio­nes de­le­ga­das por el Es­ta­do, ni han so­li­ci­ta­do la in­me­dia­ta per­so­na­ción como acu­sa­ción par­ti­cu­lar. Al mar­gen de la ca­pa­ci­dad le­gal del Consejo Su­pe­rior de De­por­tes, que pa­re­ce li­mi­ta­da pa­ra in­ter­ve­nir en la RFEF, son im­por­tan­tes tam­bién la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y la de­ter­mi­na­ción. Aquí es don­de has­ta la fecha Mén­dez de Vi­go no es­tá bri­llan­do, más preo­cu­pa­do de no que­mar­se y no mo­les­tar de­ma­sia­do al vi­lla­ris­mo que de arre­man­gar­se pa­ra lim­piar la fe­de­ra­ción más im­por­tan­te del deporte español.

Du­ran­te la asam­blea se de­ci­dió de for­ma sor­pren­den­te con­vo­car otra el lu­nes, con un úni­co asun­to, el ba­lan­ce eco­nó­mi­co ba­jo sos­pe­cha re­ti­ra­do por la jun­ta di­rec­ti­va a úl­ti­ma ho­ra de la noche del mar­tes. «Las cuen­tas no son sos­pe­cho­sas de na­da, ni aho­ra ni an­tes. To­dos pue­den es­tar tran­qui­los», se de­fen­dió La­rrea con vehe­men­cia.

Por otro la­do, des­pués de que la Li­ga hi­cie­se un lla­ma­mien­to a sus clu­bes pa­ra no acu­dir a la ci­ta de es­te miér­co­les, el má­xi­mo di­ri­gen­te del Atlé­ti­co de Ma­drid, En­ri­que Ce­re­zo, fue el úni­co pre­si­den­te asam­bleís­ta pre­sen­te en la Ciu­dad del Fút­bol, aun­que tam­bién es­tu­vo el de la Real So­cie­dad, Jo­kin Ape­rri­bay, quien de igual ma­ne­ra es­tu­vo el día an­te­rior en la reunión de la jun­ta di­rec­ti­va. Otro pre­si­den­te de Pri­me­ra que acu­dió fue el del Le­van­te, Qui­co Catalán, aun­que en su ca­so pa­ra re­co­ger uno de los pre­mios anua­les que otor­ga la RFEF. De los 140 miem­bros de la asam­blea so­lo acu­die­ron 93, ya que fal­tó prác­ti­ca­men­te to­do el fút­bol pro­fe­sio­nal.

S. DONAIRE EFE

La­rrea, en la fe­de­ra­ción des­de 1988, pre­si­dió la asam­blea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.