A la ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - Tino No­voa

La de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal so­lo sir­vió pa­ra una co­sa: pa­ra in­sis­tir en el tó­pi­co so­bre el ga­lle­go que nun­ca se mo­ja. ¡Mal­di­ta la gra­cia! Y pa­re­ce men­ti­ra que sea pre­ci­sa­men­te un ga­lle­go, y pre­si­den­te del Go­bierno, quien apun­ta­le esa vul­ga­ri­dad. Por lo de­más, to­do trans­cu­rrió se­gún el guion pre­vis­to. Ra­joy sor­teó, in­clu­so con sol­ven­cia, el lan­ce ju­di­cial. Bien es cier­to que ayu­da­do por unas acu­sa­cio­nes pre­vi­si­bles y es­ca­sa­men­te in­ci­si­vas en sus preguntas, más al­gún que otro ca­po­te del pre­si­den­te del tri­bu­nal, quien ya ha­bía vo­ta­do en con­tra de la com­pa­re­cen­cia del jefe del Eje­cu­ti­vo an­te el tri­bu­nal. Los ri­fi­rra­fes en­tre el pre­si­den­te de la sa­la y los abo­ga­dos de­mues­tran el es­tre­cho ca­mino por el que de­be tran­si­tar la ac­ción ju­di­cial, que na­da tie­ne que ver con la la­xi­tud del debate po­lí­ti­co, en el que to­do sir­ve, in­clui­do el en­ga­ño sis­te­má­ti­co y la men­ti­ra más gro­se­ra. Con­vie­ne des­lin­dar am­bos pla­nos pa­ra in­ter­pre­tar ade­cua­da­men­te lo que su­ce­dió ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Ni es bueno in­ten­tar con­ver­tir la Jus­ti­cia en una pro­lon­ga­ción de la lu­cha po­lí­ti­ca ni la au­sen­cia de cul­pa pe­nal sig­ni­fi­ca exo­ne­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

La es­tra­te­gia de Ra­joy de es­cu­dar­se en el des­co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to de cuan­to ocu­rría con el di­ne­ro de su par­ti­do, como si la ges­tión eco­nó­mi­ca fue­ra un ser­vi­cio sub­con­tra­ta­do y sin con­trol, le pue­de ser­vir pa­ra elu­dir la pre­sión ju­di­cial, pe­ro no la po­lí­ti­ca. Por­que su con­ti­nua ape­la­ción a la ig­no­ran­cia de­mues­tra más in­te­rés en pre­ser­var los in­tere­ses per­so­na­les y del par­ti­do que en co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia. Y eso es inad­mi­si­ble en un pre­si­den­te del Go­bierno. Por­que su re­la­to, por mu­cho que ju­di­cial­men­te le sir­va, es po­lí­ti­ca­men­te in­creí­ble. Y con to­do ello no so­lo no apor­ta luz so­bre las acu­sa­cio­nes, sino que con­tri­bu­ye a pro­lon­gar la ago­nía po­lí­ti­ca a la que nos lle­va el eterno debate so­bre la co­rrup­ción. Y la prue­ba es có­mo, al mi­nu­to de con­cluir la de­cla­ra­ción, la opo­si­ción, con Sán­chez e Igle­sias a la ca­be­za, vol­vía a es­ce­ni­fi­car el guion mil ve­ces vis­to en los úl­ti­mos años. Un har­taz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.