Y la Jus­ti­cia como es­pec­tácu­lo pa­rió un ra­tón

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo -

La Jus­ti­cia tie­ne sus re­glas. Y el es­pec­tácu­lo las su­yas, que no son ni de le­jos coin­ci­den­tes. Ayer, con mo­ti­vo de la com­pa­re­cen­cia de Ra­joy como tes­ti­go en el jui­cio del lla­ma­do ca­so Gür­tel, pu­di­mos com­pro­bar­lo nue­va­men­te con to­da cla­ri­dad.

Por­que si la fi­na­li­dad que per­se­guían los abo­ga­dos que so­li­ci­ta­ron que el pre­si­den­te del Go­bierno com­pa­re­cie­ra hu­bie­ra si­do con­tri­buir a ha­cer jus­ti­cia, ha­brían tra­ta­do de di­lu­ci­dar sus po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des, como di­ri­gen­te del PP, en el ca­so ob­je­to del pro­ce­so. Na­da más… ni na­da me­nos. En con­se­cuen­cia, las preguntas de quienes in­te­rro­ga­ron a Ra­joy se ha­brían cen­tra­do en el ca­so Gür­tel y en tra­tar de de­mos­trar la even­tual im­pli­ca­ción de la se­gun­da au­to­ri­dad del Es­ta­do en una tra­ma de co­rrup­ción y fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do que hoy go­bier­na: na­da más… ni na­da me­nos.

Pe­ro no. La fi­na­li­dad de quienes lo­gra­ron que Ra­joy se sen­ta­ra en el ban­qui­llo, aun­que fue­ra na­da más como tes­ti­go, era con­ver­tir esa ima­gen en el es­pec­tácu­lo del año, apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad que pa­ra aca­bar con la ima­gen del pre­si­den­te del Go­bierno les brin­da­ba la cir­cuns­tan­cia de que su com­pa­re­cen­cia fue­re emi­ti­da en di­rec­to por te­le­vi­sio­nes y dia­rios di­gi­ta­les. La pe­na de ban­qui­llo —que hoy, no sin mo­ti­vo, lla­ma­mos pe­na de te­le­dia­rio— cons­ti­tuía ya, en sí misma, un gran triun­fo de quienes con­si­guie­ron que Ra­joy com­pa­re­cie­ra, al mar­gen de lo que en la sa­la di­je­ra el pre­si­den­te del Go­bierno.

No con­ten­to con ello, José Ma­ría Be­ní­tez de Lu­go, el abo­ga­do de la acu­sa­ción po­pu­lar que asu­mió el pro­ta­go­nis­mo del in­te­rro­ga­to­rio, di­ri­gió su fue­go gra­nea­do a in­ten­tar pro­bar la im­pli­ca­ción del di­ri­gen­te del PP en la fi­nan­cia­ción ile­gal de su par­ti­do. Aun­que en ello in­sis­tió una y otra vez, lo cier­to es que la im­pe­ri­cia de su ac­tua­ción pro­fe­sio­nal, que ro­zó en to­do mo­men­to el lí­mi­te de lo ver­da­de­ra­men­te bo­chor­no­so, no so­lo no con­si­guió sus ob­je­ti­vos, sino que lo­gró, da­das las cir­cuns­tan­cias, el más di­fí­cil to­da­vía: que, como un bu­me­rán, su in­te­rro­ga­to­rio se vol­vie­ra con­tra él y con­tra la te­sis que tra­tó de sus­ten­tar. Y así, des­min­tien­do to­dos los pro­nós­ti­cos pre­vios y pa­ra­pe­ta­do Ra­joy en la teo­ría de que él se ocu­pa­ba de la po­lí­ti­ca y no de las finanzas, no con­si­guió Be­ní­tez de Lu­go ha­cer ni una dia­na, mien­tras el pre­si­den­te, pe­se a la de­bi­li­dad ob­je­ti­va de su ar­gu­men­ta­ción fun­da­men­tal, lo de­ja­ba en evi­den­cia, e in­clu­so en ri­dícu­lo, una y otra vez.

Aun­que, cla­ro es­tá, tal evi­den­cia no ha ser­vi­do pa­ra na­da: ape­nas ter­mi­na­da la com­pa­re­cen­cia, Pe­dro Sán­chez pe­día su in­me­dia­ta di­mi­sión con la misma so­lem­ni­dad y ro­tun­di­dad con que lo ha­bría hecho si Ra­joy, en vez de sa­lir ai­ro­so de una prue­ba tan di­fí­cil, hu­bie­ra sa­li­do de ella con­ver­ti­do en un ca­dá­ver. Y es que la sen­ten­cia po­lí­ti­ca so­bre la com­pa­re­cen­cia de Ra­joy es­ta­ba es­cri­ta por sus ad­ver­sa­rios des­de el mis­mo día que aque­lla se hi­zo pú­bli­ca. Pues —por ahí co­men­za­ba— la co­sa no iba de jus­ti­cia, sino so­lo de es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.