El mar­xis­ta Be­ní­tez de Lu­go, ex­ve­cino de Ra­joy y bestia negra del PP

El ten­so in­te­rro­ga­to­rio del abo­ga­do lle­vó a in­ter­ve­nir una y otra vez al pre­si­den­te del tri­bu­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - MA­TEO BALÍN

El des­pa­cho de Ma­riano Be­ní­tez de Lu­go en el cen­tro de Ma­drid es­tá pre­si­di­do por un bus­to de Karl Marx, au­tor de El ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta y al que ca­ri­ño­sa­men­te lla­ma Car­li­tos. Tam­bién tie­ne unos cua­dros de ca­ta­ma­ra­nes, una de sus afi­cio­nes, y una es­cul­tu­ra de la Da­ma de la Jus­ti­cia. Ma­dri­le­ño de 76 años de edad, hi­jo de abo­ga­do y al­to car­go du­ran­te dos años en el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez, su in­te­rro­ga­to­rio de ayer al pre­si­den­te del Go­bierno lo ha sa­ca­do del ano­ni­ma­to pa­ra el gran pú­bli­co, aun­que en el mun­do ju­di­cial es de so­bra co­no­ci­do.

Be­ní­tez de Lu­go, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos De­mó­cra­tas por Eu­ro­pa (Adade), fue el le­tra­do que fir­mó el es­cri­to so­li­ci­tan­do la de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy. Era la ter­ce­ra vez que en nom­bre de la acu­sa­ción po­pu­lar de Adade pe­día que el lí­der del PP se so­me­tie­ra a las preguntas de las par­tes. En febrero del 2016, el tri­bu­nal del ca­so Gür­tel re­cha­zó su pe­ti­ción. Pe­ro el pa­sa­do 3 de abril, el le­tra­do que pro­mo­vió el in­gre­so en pri­sión de Bár­ce­nas re­mi­tió otro es­cri­to a la luz de las re­ve­la­cio­nes co­no­ci­das en el jui­cio. Pe­se a con­tar con la opo­si­ción de la Fis­ca­lía y de la de­fen­sa de Bár­ce­nas, el tri­bu­nal acor­dó fi­nal­men­te la ci­ta­ción de Ma­riano Ra­joy.

El día de ma­rras lle­gó ayer. Be­ní­tez de Lu­go in­te­rro­gó al pre­si­den­te du­ran­te 50 mi­nu­tos. Fue de lo ge­né­ri­co a lo con­cre­to y tu­vie­ron va­rios en­fren­ta­mien­tos. «No sé si se ha con­fun­di­do de tes­ti­go», le di­jo Ra­joy al abo­ga­do en un mo­men­to del in­te­rro­ga­to­rio. «Su res­pues­ta es muy ga­lle­ga», le es­pe­tó en otra oca­sión Be­ní­tez de Lu­go. «De­be ser muy ga­lle­ga, por­que no pue­de ser rio­ja­na», res­pon­dió Ra­joy, quien en otro mo­men­to afeó al abo­ga­do que su ar­gu­men­ta­ción, en la pre­gun­ta que le in­ten­ta­ba ha­cer, «no pa­re­ce un ra­zo­na­mien­to muy bri­llan­te». La ten­sión fue en au­men­to has­ta que in­ter­vino el pre­si­den­te del tri­bu­nal. Ello, pe­se a que am­bos se co­no­cen per­so­nal­men­te des­de ha­ce años por­que eran vecinos en Ara­va­ca, a las afue­ras de Ma­drid, has­ta que Ra­joy se mu­dó a la Mon­cloa.

«Enér­gi­ca» pro­tes­ta

Be­ní­tez de Lu­go, ma­dri­le­ño de 76 años Pe­ro no fue el jefe del Eje­cu­ti­vo su úni­co que­bra­de­ro de ca­be­za. El pre­si­den­te del tri­bu­nal, Án­gel Hur­ta­do, le re­cha­zó más de una de­ce­na de preguntas, lo que sis­te­má­ti­ca­men­te pro­vo­ca­ba la pro­tes­ta del abo­ga­do. Su que­ja fue es­pe­cial­men­te vehe­men­te cuan­do el pre­si­den­te del tri­bu­nal re­cha­zó de plano un ca­reo en­tre Ra­joy y Bár­ce­nas, como so­li­ci­ta­ba Be­ní­tez de Lu­go. «Eso no es per­ti­nen­te; no por­que ca­da uno di­ga lo que le pa­rez­ca, sino por­que eso sí que es en­trar de lleno en los pa­pe­les de Bár­ce­nas», un ca­so que no for­ma par­te de la cau­sa que se juz­ga aho­ra. An­te lo cual Be­ní­tez de Lu­go ex­pre­só su «pro­tes­ta más enér­gi­ca».

Tam­bién tu­vo Be­ní­tez de Lu­go tiempo pa­ra que­jar­se por las in­te­rrup­cio­nes del abo­ga­do de Luis Bár­ce­nas, quien al prin­ci­pio de la de­cla­ra­ción in­ter­vino en va­rias oca­sio­nes pa­ra pro­tes­tar por preguntas que afec­ta­ban a su pa­tro­ci­na­do. «In­ten­ta des­es­ta­bi­li­zar­me», se que­jó Be­ní­tez de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.