Un po­li­cía por ca­da ma­ni­fes­tan­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - M. S. P.

La Coor­di­na­do­ra 25S Ro­dea el Con­gre­so pre­ten­día que fue­se una pro­tes­ta ma­si­va con­tra el PP, pe­ro se que­dó muy le­jos de las mo­vi­li­za­cio­nes in­dig­na­das del 2012 que man­tu­vie­ron en ja­que a la po­li­cía du­ran­te me­ses. El lla­ma­mien­to a to­mar la ca­lle pa­ra de­nun­ciar «la ma­fia» de los po­pu­la­res y re­cla­mar la «ile­ga­li­za­ción del Par­ti­do Po­pu­lar» du­ran­te la de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy en la Au­dien­cia Na­cio­nal se li­mi­tó a una con­cen­tra­ción y una mi­ni­mar­cha de un cuar­to de ho­ra en la que ape­nas par­ti­ci­pa­ron al­go más de un cen­te­nar de per­so­nas. Los ma­ni­fes­tan­tes des­fi­la­ron por el po­lí­gono in­dus­trial prác­ti­ca­men­te va­cío si no hu­bie­ra si­do por los agentes de los dos gru­pos de las UIP (Unidades de In­ter­ven­ción de la Po­li­cía) que los si­guie­ron en to­do mo­men­to. Al fi­nal, más de 80 po­li­cías pa­ra vi­gi­lar al puñado de ya­yo­flau­tas, mi­li­tan­tes re­pu­bli­ca­nos y miem­bros de pla­ta­for­mas ciu­da­da­nas que se acer­ca­ron has­ta es­ta des­an­ge­la­da zona de San Fer­nan­do de He­na­res, en la pe­ri­fe­ria no­res­te de Ma­drid, don­de se en­cuen­tra es­ta nue­va se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal. El ambiente fue en to­do mo­men­to fes­ti­vo y reivin­di­ca­ti­vo.

Ra­joy pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra es­cu­chó los gri­tos le­ja­nos de los con­gre­ga­dos, ya que la po­li­cía los si­tuó a dos cen­te­na­res de me­tros del edi­fi­cio de la Au­dien­cia Na­cio­nal, ro­dea­dos de va­llas. «Ra­joy y Cos­pe­dal a So­to del Real» o «es­te pre­si­den­te es un de­lin­cuen­te» fue­ron sus con­sig­nas de bien­ve­ni­da al jefe del Eje­cu­ti­vo, al que los ma­ni­fes­tan­tes no vie­ron ni lle­gar por­que fue­ron co­lo­ca­dos en una zona por la que no pa­só la co­mi­ti­va del pre­si­den­te. La con­cen­tra­ción no du­ró ni una ho­ra.

Tri­ple fil­tro

El ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad no fue es­pec­ta­cu­lar en su en­ver­ga­du­ra, ya que la zona es muy fá­cil de acor­do­nar y un número li­mi­ta­do de efec­ti­vos se bas­tó pa­ra con­tro­lar so­bra­da­men­te to­dos los ac­ce­sos. Pe­ro el dis­po­si­ti­vo sí que fue de una ex­haus­ti­vi­dad com­pa­ra­ble con los des­plie­gues de se­gu­ri­dad de las gran­des cum­bres in­ter­na­cio­na­les de je­fes de Es­ta­do. Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, los agentes de la UIP, fun­cio­na­rios del equipo de es­col­tas de la Mon­cloa, fran­co­ti­ra­do­res, miem­bros de la Uni­dad Ca­ni­na, efec­ti­vos del Té­dax, es­pe­cia­lis­tas de sub­sue­lo y miem­bros de los ser­vi­cios de in­for­ma­ción ba­tie­ron mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro la zona. To­das las al­can­ta­ri­llas del po­lí­gono fue­ron re­vi­sa­das y se­lla­das. Los fun­cio­na­rios to­ma­ron po­si­cio­nes en los al­ma­ce­nes aban­do­na­dos y un he­li­cóp­te­ro vi­gi­ló en to­do mo­men­to el ope­ra­ti­vo des­de el ai­re.

Pa­ra lle­gar a la puer­ta de la se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal ha­bía que pa­sar por un tri­ple fil­tro de se­gu­ri­dad. In­te­rior sem­bró de check points las ave­ni­das va­cías, en las que tra­jea­dos agentes ins­ta­la­ron sus me­sas de ofi­ci­na ba­jo el sol. So­lo las per­so­nas acre­di­ta­das pu­die­ron en­trar en la cáp­su­la en la que las fuer­zas de se­gu­ri­dad con­vir­tie­ron los al­re­de­do­res de la se­de del tri­bu­nal. Fue­ra de esa cáp­su­la, los con­tro­les fue­ron igual­men­te ex­tre­mos. Los ma­ni­fes­tan­tes del 25S fue­ron obli­ga­dos, uno a uno, a mos­trar sus per­te­nen­cias an­tes de ac­ce­der al co­rra­li­to re­ser­va­do pa­ra la pro­tes­ta. La ima­gen es­ta­ba en las an­tí­po­das de aque­lla mul­ti­tud in­dig­na­da que lle­ga­ba a so­bre­pa­sar la ca­pa­ci­dad de los an­ti­dis­tur­bios en los al­re­de­do­res del Con­gre­so en oto­ño del 2012.

E. NARANJO EFE

Po­co mas de un cen­te­nar de per­so­nas se con­cen­tra­ron an­te la sa­la de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.