Co­ci­di­to ma­dri­le­ño

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

HA­BI­TA­CIÓN PROPIA MA­RÍA XOSÉ PORTEIRO

No es­ta­mos lo­cos, que sa­be­mos lo que que­re­mos. Otra co­sa es pa­sar del que­rer al ha­cer. Ello re­quie­re po­der —y Po­der— pa­ra dis­traer­se del de­ber. Ha­ce­mos lo que po­de­mos, Luis, tran­qui­lo, di­jo a la otra pie­za se­pa­ra­da de la co­rrea de los azo­tes. O sea, se­ño­ría, que no ne­ce­sa­ria­men­te hi­cie­ron lo que de­bían. En fin...

Im­pre­sio­na es­te ju­gar a ser más in­ge­nio­so que to­ga­dos al­go tor­pes o al­go ami­gos o al­go qué sé yo, cuan­do la ver­dad pa­sa a ser so­lo una po­si­bi­li­dad y de­ja de ser el eje. Y abru­ma el des­par­pa­jo que acon­se­jan los ase­so­res como sus­ti­tu­to del ri­gor, por­que sa­ben que lo úni­co que se pue­de apa­ren­tar es se­gu­ri­dad. La cre­di­bi­li­dad se per­dió ha­ce tiempo en es­tos asuntos de los di­ne­ros y las con­ta­bi­li­da­des de se­gun­da le­tra del abe­ce­da­rio de la co­rrup­ción.

Es in­tere­san­te —por iné­di­ta— la fi­gu­ra ju­di­cial que sien­ta por pri­me­ra vez a un pre­si­den­te del Go­bierno an­te un ju­ra­do. Se pre­su­po­ne que su pa­la­bra se­rá tes­ti­mo­nio ve­raz, no en propia de­fen­sa, sino como luz pa­ra ilu­mi­nar la ver­dad de las cir­cuns­tan­cias de lo que se ha de juz­gar. Quién me­jor que el pa­triar­ca de la fa­mi­lia po­lí­ti­ca que hi­zo de Ma­riano Ra­joy fi­gu­ra so­bre­sa­lien­te de sus go­bier­nos y par­la­men­tos y lí­der má­xi­mo de su par­ti­do. Pe­ro no. Ese mis­mo pre­si­den­te re­va­li­da­do por el pue­blo tres ve­ces con­se­cu­ti­vas en cin­co años, ha ne­ga­do to­da re­le­van­cia e in­te­rés por su pro­pio li­de­raz­go o ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad. Ca­nean­do las pa­la­bras se la ju­gó al ter­cer po­der, ese que sos­tie­ne un pilar bá­si­co de la de­mo­cra­cia que hoy pa­re­ce más are­na que gra­ni­to.

Así va sor­tean­do ca­da pie­dra en el ca­mino el Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra con­ven­cer­nos de que la co­rrup­ción es in­he­ren­te a lo hu­mano, que na­da de ello nos re­sul­ta ajeno y que un buen co­ci­do ha de te­ner sus gar­ban­zos ne­gros y al­gu­na pie­za de cer­do que ser­vir en ban­de­ja. En es­te ban­que­te, sa­bían lo que que­rían.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.