La ma­dre mal­tra­ta­da a la que una sen­ten­cia obli­ga a en­tre­gar a sus hi­jos des­apa­re­ce con ellos

La mu­jer no acu­dió al pun­to de en­cuen­tro en Granada con el pa­dre de los niños, un ita­liano condenado en el 2009

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España -

Jua­na Ri­vas anun­cia­ba el mar­tes en­tre lá­gri­mas que no iba a en­tre­gar a sus dos hi­jos a su pa­dre, condenado por mal­tra­to en el 2009 y re­si­den­te en Ita­lia, a pe­sar de los re­que­ri­mien­tos ju­di­cia­les. «Voy a de­fen­der­los has­ta el fi­nal, has­ta mi úl­ti­mo alien­to», di­jo. Y ayer cum­plió su ame­na­za. No se pre­sen­tó en el pun­to de re­co­gi­da de Granada y su abo­ga­da, Ma­ría Cas­ti­llo, ase­gu­ró que des­co­no­ce su pa­ra­de­ro y cuál se­rá su ac­tua­ción a par­tir de aho­ra. Pa­sa­das las 16.30 de la tar­de, so­lo la le­tra­da de la mu­jer se en­con­tró con el pa­dre de los niños, que se des­pla­zó des­de Ita­lia pa­ra re­co­ger­los al pun­to de en­cuen­tro fa­mi­liar de Granada. Vein­te mi­nu­tos des­pués y sin ha­cer de­cla­ra­cio­nes a los me­dios, el hom­bre aban­do­na­ba el cen­tro, mien­tras Cas­ti­llo anun­cia­ba que pre­sen­ta­rá un es­cri­to, ava­la­do por dos nue­vos in­for­mes, so­bre la si­tua­ción de los me­no­res pa­ra lo­grar la sus­pen­sión de la eje­cu­ción de la orden ju­di­cial.

La ti­tu­lar del Juzgado de Pri­me­ra Ins­tan­cia número 3 de Granada, que de­cre­tó, a ins­tan­cias de la Au­dien­cia, la de­vo­lu­ción de los niños —de 3 y 11 años de edad— a su pro­ge­ni­tor ha­bía fi­ja­do ade­más en su pro­vi­den­cia que, en ca­so de que la ma­dre obs­ta­cu­li­za­ra el pro­ce­so, el pa­dre fue­ra au­xi­lia­do por el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía. Fuen­tes po­li­cia­les se­ña­la­ron a Efe que no con­si­guie­ron con­tac­tar con Jua­na Ri­vas y que, al co­rres­pon­der a la Guar­dia Ci­vil la de­mar­ca­ción de Ma- ra­ce­na, don­de vi­ve la mu­jer, se­rá al ins­ti­tu­to ar­ma­do al que co­rres­pon­da in­ter­ve­nir, sal­vo que la jue­za de­ter­mi­ne al­gún otro ti­po de ac­tua­ción.

Sus­trac­ción no au­to­ri­za­da

Acom­pa­ña­da de la ase­so­ra ju­rí­di­ca del Cen­tro Mu­ni­ci­pal de la Mu­jer de Ma­ra­ce­na, Fran­cis­ca Gra­na­dos, y del pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro-De­re­chos del Ni­ño, Juan Pe­dro Oli­ver, la le­tra­da no qui­so re­ve­lar, aco­gién­do­se al se­cre­to pro­fe­sio­nal, las con­ver­sa­cio­nes man­te­ni­das con Ri­vas. Tam­po­co eva­luó las con­se­cuen­cias que po­dría te­ner pa­ra la ma­dre el in­cum­pli­mien­to de la orden ju­di­cial y de­ta­lló que de­pen­de­rá de los pa­sos que aho­ra em­pren­da la re­pre­sen­ta­ción le­gal del pa­dre.

La Fis­ca­lía man­tie­ne que de­bía cum­plir­se la de­ci­sión ju­di­cial acor­da­da por­que se ha­bía pro­du­ci­do una sus­trac­ción de los dos me­no­res «no au­to­ri­za­da», y por­que cual­quier de­ci­sión so­bre la po­tes­tad de los niños de­be ser adop­ta­da por los tri­bu­na­les de Ita­lia, país com­pe­ten­te por ser el de re­si­den­cia de los me­no­res. Pe­ro se­gún la ase­so­ra ju­rí­di­ca del Cen­tro de la Mu­jer de Ma­ra­ce­na, se tra­ta de un ca­so de vio­len­cia machista, de­nun­cia­do ha­ce aho­ra un año por Jua­na Ri­vas, en el que los dos hi­jos tam­bién de­ben ser con­si­de­ra­dos víc­ti­mas, ya que se les po­dría ge­ne­rar un «da­ño irre­me­dia­ble» en ca­so de ser de­vuel­tos a Ita­lia con su pa­dre.

El pro­ge­ni­tor ya fue condenado en el 2009 por un de­li­to de le­sio­nes con­tra la ma­dre, aun­que ella vol­vió a dar­le «una opor­tu­ni­dad» y re­to­ma­ron la re­la­ción en Ita­lia has­ta que re­gre­só con los hi­jos a Es­pa­ña y, en julio del 2016, lo acu­só de ma­los tra­tos a tra­vés de una de­nun­cia pen­dien­te de ser tra­mi­ta­da an­te la Jus­ti­cia ita­lia­na.

Fran­cis­ca Gra­na­dos se re­fi­rió al pro­ce­so ju­di­cial que desem­bo­có en la orden de en­tre­ga de los niños y lo ca­li­fi­có como una «in­jus­ti­cia tre­men­da». Ade­más, cri­ti­có a la jue­za, de quien di­jo que no tie­ne «la más mí­ni­ma con­si­de­ra­ción», y anun­ció que van a exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des «don­de co­rres­pon­da».

«Quie­re des­tro­zar­me la vi­da y te­ner­me ata­da a él», con­fe­sa­ba el pa­sa­do mar­tes Ri­vas, ve­ci­na de la lo­ca­li­dad gra­na­di­na de Ma­ra­ce­na, a la que re­gre­só des­pués de vivir un cal­va­rio en la pe­que­ña is­la ita­lia­na de Car­lo­for­te, en la que re­si­dió con el pa­dre de sus dos hi­jos, tras es­tar so­me­ti­da su­pues­ta­men­te a una si­tua­ción de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca. La úl­ti­ma de­nun­cia por vio­len­cia machista pre­sen­ta­da ha­ce aho­ra más de un año con­tra su ex­pa­re­ja si­gue a la es­pe­ra de ser tra­du­ci­da pa­ra ser en­via­da a Ita­lia.

EFE

El ita­liano, pa­dre de los niños, sa­le del pun­to de en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.