Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Po­lo­nia, aper­ci­bi­das por no aco­ger re­fu­gia­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

«Es la­men­ta­ble ha­ber lle­ga­do a es­te pun­to. Es­pe­ra­mos que pre­va­lez­ca la ra­zón». Así se ex­pre­só ayer el co­mi­sa­rio de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Avra­mo­pou­los. Su equipo ha pues­to a Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Po­lo­nia al bor­de del pre­ci­pi­cio por ne­gar­se a re­ubi­car re­fu­gia­dos des­de Ita­lia y Gre­cia, tal y como acor­da­ron los lí­de­res eu­ro­peos. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias, sus Go­bier­nos hi­cie­ron ca­so omi­so, una ac­ti­tud que ayer col­mó la pa­cien­cia de la Co­mi­sión.

En con­se­cuen­cia, el Eje­cu­ti­vo de la UE de­ci­dió avan­zar un pa­so más en los expedientes san­cio­na­do­res de es­tos tres paí­ses, que dis­pon­drán de un so­lo mes de pla­zo pa­ra res­pon­der a las lla­ma­das de Bru­se­las. De no ha­cer­lo, de­be­rán ren­dir cuen­tas an­te la jus­ti­cia eu­ro­pea. «La­men­to que al­gu­nos Es­ta­dos miem­bro si­gan sin mos­trar so­li­da­ri­dad, ig­no­ran­do nues­tras lla­ma­das re­pe­ti­das a par­ti­ci­par en es­te es­fuer­zo co­mún», se que­jó Avra­mo­pou­los an­tes de ce­le­brar el dic­ta­men del abo­ga­do ge­ne­ral de la UE, quien ayer re­co­men­dó al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE des­es­ti­mar las de­nun­cias in­ter­pues­tas por Hun­gría y Es­lo­va­quia con­tra el sis­te­ma de cuo­tas de re­par­to de re­fu­gia­dos.

«Con­fir­ma que es una me­di­da pro­por­cio­na­da pa­ra ali­viar la car­ga que so­por­tan Gre­cia e Ita­lia», ase­gu­ró el co­mi­sa­rio. La opi­nión del ma­gis­tra­do echa por tie­rra to­dos los ar­gu­men­tos que ha­bían enar­bo­la­do sen­dos Go­bier­nos pa­ra jus­ti­fi­car su re­be­lión. Des­de su pun­to de vis­ta, el pro­gra­ma es vá­li­do pues­to que se apro­bó ha­cien­do uso de los Tra­ta­dos, por con­sen­so y pa­ra ha­cer fren­te a una si­tua­ción de «cla­ra ur­gen­cia».

Obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas

Fal­tan dos me­ses pa­ra que ex­pi­re el pro­gra­ma de re­ubi­ca­ción de asi­la­dos y ni Po­lo­nia ni Hun­gría han es­tre­na­do ca­si­lle­ro. Re­pú­bli­ca Che­ca so­lo abrió sus puer­tas a 12 re­fu­gia­dos, cua­tro me­nos que Es­lo­va­quia, que cierra el pe­lo­tón de co­la. Avra­mo­pou­los ad­vir­tió ayer a los más pe­re­zo­sos de que el pro­gra­ma pue­de ca­du­car, pe­ro no los com­pro­mi­sos. «Aun­que el sis­te­ma de re­ubi­ca­cio­nes con­clu­ya en sep­tiem­bre, las obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas de los paí­ses no se que­dan ahí. Ten­drán que se­guir re­ci­bién­do­los», ex­pli­có el grie­go.

De los 160.000 ini­cia­les que se ha­bían apa­la­bra­do, Bru­se­las ha re­du­ci­do la ci­fra a 106.000 asi­la­dos, de los cua­les so­lo 24.676 han si­do re­ubi­ca­dos (23.3%). A pe­sar de los es­fuer­zos en las úl­ti­mas se­ma­nas, Es­pa­ña si­gue dan­do la es­pal­da a sus res­pon­sa­bi­li­da­des. De los 9.323 que de­bían arri­bar a su te­rri­to­rio, el Go­bierno so­lo ha ten­di­do la mano a 1.093 (11.7% del ob­je­ti­vo pac­ta­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.