Te­ra­pias ecues­tres pa­ra in­te­grar a niños con dis­ca­pa­ci­da­des

La Obra So­cial ‘laCai­xa’ fi­nan­cia las cla­ses te­ra­péu­ti­cas desa­rro­lla­das en el Cen­tro Hí­pi­co Casas No­vas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­TEO CA­SAL, R. R.

El Cen­tro Hí­pi­co Casas No­vas po­ne a dis­po­si­ción sus ins­ta­la­cio­nes a la Obra So­cial ‘laCai­xa’ pa­ra rea­li­zar un pro­gra­ma de te­ra­pias ecues­tres. Des­de las cla­ses de hí­pi­ca bus­can la me­jo­ra de niños con dis­tin­tas pa­to­lo­gías: tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta, sín­dro­me de Ru­bins­tein-Tay­bi, sín­dro­me de Down, sín­dro­me de Kli­ne­fe­ler...

Es­te pro­yec­to fa­ci­li­ta un ocio sa­lu­da­ble y eco­nó­mi­ca­men­te ase­qui­ble. «En es­tas fa­mi­lias y con es­tos niños, to­do tra­ba­jo es po­co y, al fi­nal, to­do sa­le muy ca­ro», di­ce Cris­ti­na Fondo, psi­có­lo­ga res­pon­sa­ble de la te­ra­pia.

El pro­gra­ma lo ini­ció la propia Cris­ti­na, en el 2012. Pa­ra rea­li­zar las cla­ses uti­li­zan el concepto em­plea­do por Jai­me Ro­jas Ber­mú­dez: em­plear al ca­ba­llo como vehícu­lo pa­ra tra­ba­jar as­pec­tos re­la­cio­na­les. En es­tas cla­ses se tra­ba­ja so­bre as­pec­tos cog­ni­ti­vos, emo­cio­na­les y de re­la­ción. Y al es­tar de por medio el cuer­po, tam­bién los as­pec­tos psi­co­mo­to­res. Las se­sio­nes son in­di­vi­dua­les y tie­nen una du­ra­ción de 45 mi­nu­tos. Una psi­có­lo­ga y un téc­ni­co en equi­ta­ción son los en­car­ga­dos en fa­ci­li­tar la la­bor a los pe­que­ños. «De­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des que plan­tee ca­da ni­ño se ha­ce una co­sa u otra. Siempre te­ne­mos que ase­gu­rar­nos que mon­tar a ca­ba­llo no es­té con­tra­in­di­ca­do», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Cris­ti­na Fondo.

No to­dos pue­den en­trar al box a cui­dar al ca­ba­llo, pe­ro in­ten­tan que así sea. «La equi­ta­ción al fi­nal es re­la­ción con el ani­mal», afir­ma Cris­ti­na. El pro­ce­so no es sen­ci­llo, ya que de­be ser pro­gre­si­vo has­ta que el ni­ño co­ja con­fian­za con el ani­mal. Al prin­ci­pio ellos no lle­van las rien­das, has­ta que fi­nal­men­te po­seen la aten­ción su­fi­cien­te pa­ra ma­ne­jar­lo por sí mis­mos.

«Hay niños que sí que se vin­cu­lan con un ca­ba­llo, pe­ro so­bre to­do es un víncu­lo con el con­tex­to. Esas ga­nas de re­la­cio­nar­se con lo que les ro­dea», di­ce la psi­có­lo­ga. Los cha­va­les en­cuen­tran una gran gra­ti­fi­ca­ción en es­tas se­sio­nes. Los res­pon­sa­bles de la ini­cia­ti­va no se fi­jan tan­to en el diag­nós­ti­co, sino en el ni­ño en cues­tión.

Gran­des avan­ces

«Hoy son me­no­res con dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro ma­ña­na se­rán adul­tos con dis­ca­pa­ci­dad. Que ten­gan una afi­ción o un deporte que los mo­vi­li­ce es lo que per­se­gui­mos», enun­cia Cris­ti­na Fondo.

En los niños con tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta, por ejem­plo, se ob­ser­van gran­des avan­ces a ni­vel re­la­cio­nal y psi­co­ló­gi­co. «In­clu­so chi­cos con re­tar­do men­tal, que en teo­ría es­tán inaten­tos en el co­le­gio, aquí co­rri­gen al ca­be­za de tan­da que guía al gru­po en el tro­te», afir­ma la psi­có­lo­ga.

Lo que per­si­guen des­de la ini­cia­ti­va es la in­te­gra­ción so­cial. Y lo es­tán con­si­guien­do. Hay niños que in­clu­so es­tán rea­li­zan­do cla­ses or­di­na­rias.

Una ni­ña mon­ta­da a ca­ba­llo den­tro del pro­gra­ma desa­rro­lla­do en el Cen­tro Hí­pi­co Casas No­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.