Diez ataú­des irán abier­tos en Ri­bar­te­me

La mar­cha cae es­te año en sá­ba­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - CAR­LOS PON­CE

La ro­me­ría de San­ta Marta de Ri­bar­te­me en As Ne­ves, la se­gun­da fies­ta más ra­ra del mun­do, se­gún el pe­rió­di­co The Guar­dian, con­ta­rá el próximo sá­ba­do con una ci­fra récord: diez ofre­ci­dos, que pue­den lle­gar a ser do­ce. Es el nom­bre que re­ci­ben las per­so­nas vi­vas que de­ci­den por vo­lun­tad propia in­tro­du­cir­se en los ataú­des pa­ra ser lle­va­dos a hom­bros por sus fa­mi­lia­res du­ran­te una pro­ce­sión que dis­cu­rre en­tre la igle­sia y el ce­men­te­rio, en un even­to que vol­ve­rá a con­tar con mi­les de asis­ten­tes.

Con es­ta pe­cu­liar ofren­da, los pe­ni­ten­tes se con­si­de­ran sal­va­dos por la san­ta. La pro­ce­sión da va­rias vuel­tas al san­tua­rio de San José, al­re­de­dor del que se reúnen fie­les lle­ga­dos des­de dis­tin­tos pun­tos de Ga­li­cia y Por- tu­gal. Se tra­ta de una de las ro­me­rías más an­ti­guas de la co­mu­ni­dad y su exis­ten­cia se re­mon­ta a principios del si­glo XVII. Los ataú­des van abier­tos pa­ra evi­tar el pe­li­gro de la claus­tro­fo­bia, pe­ro no del ca­lor que se pre­vé pa­ra es­te sá­ba­do. Nun­ca fal­tan en Ri­bar­te­me ser­vi­cios sa­ni­ta­rios pa­ra po­der aten­der a los pe­ni­ten­tes al fi­na­li­zar la pro­ce­sión. Las co­las de vehícu­los y fé­re­tros son ki­lo­mé­tri­cas des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na en el en­torno del san­tua­rio ca­da 29 de julio. Y es­te año, al coin­ci­dir en sá­ba­do, se es­pe­ra una afluen­cia to­da­vía ma­yor. La or­ga­ni­za­ción es­ti­ma una asis­ten­cia de cer­ca de 3.000 per­so­nas. Por ello, acon­se­jan acu­dir a pie. La co­mi­ti­va con los fé­re­tros par­ti­rá cuan­do fi­na­li­ce la mi­sa en ho­nor a San­ta Marta, al­re­de­dor de las 12.40 ho­ras. Du­ran­te el re­co­rri­do, los de­vo­tos can­tan sal­mos que se re­pi­ten ca­da año. La ima­gen de la san­ta pre­si­de la pro­ce­sión con la mano le­van­ta­da, pa­ra sim­bo­li­zar su pro­tec­ción a los fie­les asis­ten­tes.

En el re­cin­to se dan ci­ta tam­bién de­ce­nas de pues­tos de ven­ta, tan­to de pro­duc­tos de co­mi­da como de ex­vo­tos que los pe­ni­ten­tes pue­den ofre­cer a la san­ta se­gún la do­len­cia pa­ra que quie­ren que des­apa­rez­ca. Y es que San­ta Marta fue la her­ma­na de Lá­za­ro y, por su in­ter­ce­sión, Je­su­cris­to re­su­ci­tó a su ami­go. Por eso es­tá con­si­de­ra­da la in­ter­ce­so­ra de las per­so­nas que su­fren gra­ves pro­ble­mas de sa­lud. Quienes se ofre­cen a en­trar en los fé­re­tros sue­len ser per­so­nas que es­tu­vie­ron cer­ca de la muer­te y que fue­ron sal­va­dos por la pa­tro­na.

El pe­cu­liar des­fi­le des­pier­ta la cu­rio­si­dad más allá de las fron­te­ras. Por San­ta Marta han des­fi­la­do ca­na­les ru­sos, ame­ri­ca­nos y has­ta la po­pu­lar ca­de­na nor­te­ame­ri­ca­na Na­tio­nal Geo­grap­hic, que de­di­có un pro­gra­ma a es­ta ro­me­ría.

En la pa­rro­quia de As Ne­ves to­dos se vuel­can con la ce­le­bra­ción de las fies­tas de la pa­tro­na. Es tal su ado­ra­ción a la san­ta que se le ha lle­ga­do a cam­biar el nom­bre al pue­blo de ma­ne­ra no ofi­cial en­tre los vecinos.

M.MORALEJO

Uno de los ataú­des de la pro­ce­sión ce­le­bra­da el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.