La pre­tem­po­ra­da sube el ni­vel

De los «sta­ge» en Por­tu­gal, el Cel­ta ha pa­sa­do a con­cen­trar­se en In­gla­te­rra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO

Ha­ce cin­co años el ve­rano del Cel­ta se or­ga­ni­za­ba en­tre Ga­li­cia y Por­tu­gal. En la vuel­ta del equipo a Pri­me­ra Di­vi­sión Quiaios fue el lu­gar ele­gi­do por el club pa­ra que Pa­co He­rre­ra y sus ju­ga­do­res se pre­pa­ra­ran pa­ra lo que es­ta­ba por venir. Des­de el es­tío del 2012 has­ta la fecha han cam­bia­do mu­chas co­sas. Aquel Cel­ta hu­mil­de que sus­pi­ra­ba por la sal­va­ción ha re­cu­pe­ra­do el res­pe­to en el con­cier­to eu­ro­peo, ha si­do se­mi­fi­na­lis­ta de una com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal y se ha que­da­do en dos oca­sio­nes a las puer­tas de una fi­nal de la Co­pa del Rey. El club ha cam­bia­do, y tam­bién sus pre­tem­po­ra­das.

Ayer, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, la plan­ti­lla cél­ti­ca pu­so rum­bo a In­gla­te­rra, don­de ten­drá su con­cen­tra­ción de pre­cam­pa­ña. Du­ran­te dos se­ma­nas y me­dia el equipo de Juan Car­los Un­zué se pre­pa­ra­rá pa­ra la Li­ga en un en­torno pri­vi­le­gia­do, el Ho­tel Cham­pneys Health Spa, que ejem­pli­fi­ca el sal­to cua­li­ta­ti­vo que ha da­do el equipo en los úl­ti­mos años. El Cel­ta que Un­zué y su gen­te se han en­con­tra­do po­co tie­ne que ver con el que de­ja­ron cua­tro tem­po­ra­das atrás.

El ve­rano en que Luis En­ri­que to­mó las rien­das fue un cur­so de tran­si­ción. El equipo aca­ba­ba de sal­var­se en la úl­ti­ma jor­na­da de Li­ga y to­da­vía bus­ca­ba es­ta­bi­li­dad. Ese ve­rano Por­tu­gal fue de nue­vo la lo­ca­li­za­ción de la pre­tem­po­ra­da. El Cen­tro de Es­tá­gios de Mel­gaço se con­vir­tió en el ho­gar de la plan­ti­lla du­ran­te un puñado de días con equi­pos como el Ma­rí­ti­mo de Fun­chal, el Por­to o el Sout­ham­pton como ri­va­les de la pre­cam­pa­ña. Las di­fe­ren­cias con el ve­rano an­te­rior no fue­ron no­ta­bles, y el gran cambio to­da­vía es­ta­ba por lle­gar.

Fue con el ate­rri­za­je de Eduar­do Be­riz­zo en Vi­go cuan­do el Cel­ta al­te­ró su re­gis­tro. La dig­na tem­po­ra­da que el gru­po ha­bía pro­ta­go­ni­za­do con Lu­cho al fren­te ha­bía apor­ta­do la es­ta­bi­li­dad que tan­to ne­ce­si­ta­ban los cél­ti­cos. El club se veía pre­pa­ra­do pa­ra re­tos un po­co más am­bi­cio­sos y eso traía de la mano una pre­tem­po­ra­da tam­bién de ma­yor pe­so.

En el pri­mer ve­rano del To­to al fren­te del Cel­ta la plan­ti­lla hi­zo las ma­le­tas y se fue a Mar­be­lla. Allí, de la mano del Pro­fe Fer­nán­dez el ves­tua­rio se pe­gó una pa­li­za fí­si­ca que re­don­deó con al­gún que otro amis­to­so y con una vi­si­ta re­lám­pa­go a Ar­ge­lia pa­ra me­dir­se al Cons­tan­ti­nois. Pe­ro Mar­be­lla no fue el úni­co cambio de es­ce­na­rio. La pri­me­ra se­ma­na de agos­to la plan- ti­lla se des­pla­zó al Reino Uni­do pa­ra to­mar la tem­pe­ra­tu­ra a su fút­bol fren­te a equi­pos como el Nor­wich City, el Wol­ver­ham­pton o el Burn­ley. En el Cel­ta co­rrían nue­vos tiem­pos, y se per­ci­bía en su agen­da.

La se­gun­da pre­tem­po­ra­da cél­ti­ca con el To­to tam­bién lle­vó a la plan­ti­lla por Eu­ro­pa. Ale­ma­nia y Aus­tria fue­ron los paí­ses ele­gi­dos pa­ra que el equipo se pre­pa­ra­se a con­cien­cia pa­ra un cur­so que aca­ba­ría con la cla­si­fi­ca­ción con­ti­nen­tal y que es­tu­vo car­ga­do de ale­gría, si bien fue el ve­rano pa­sa­do el que re­sul­tó más in­ter­na­cio­nal pa­ra la plan­ti­lla ce­les­te.

Cer­ca de 30.000 ki­ló­me­tros re­co­rrie­ron los cél­ti­cos ha­ce un año en su pre­pa­ra­ción. Ita­lia fue el país ele­gi­do como ba­se de ope­ra­cio­nes pa­ra pre­pa­rar­se, con Flo­ren­cia, Pi­sa y Pes­ca­ra como ciu­da­des de re­fe­ren­cia, pe­ro in­clu­yen­do un via­je re­lám­pa­go a Ale­ma­nia pa­ra en­fren­tar­se al Ein­tracht. Esa fue la úl­ti­ma par­te de una pre­cam­pa­ña que lle­vó al Cel­ta has­ta Su­da­mé­ri­ca de la mano de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga, ya que fue en Uru­guay don­de dis­pu­tó el der­bi estival fren­te al De­por­ti­vo. Ca­si una vuel­ta al mun­do pre­via a una tem­po­ra­da de en­sue­ño y que de­jó a las cla­ras que el Cel­ta ha­bía subido un es­ca­lón en el con­cier­to del fút­bol in­ter­na­cio­nal.

Aho­ra, de nue­vo In­gla­te­rra

Es­te ve­rano ha si­do de nue­vo el Reino Uni­do el des­tino ele­gi­do por el Cel­ta pa­ra la con­cen­tra­ción, y otra vez el equipo ha­rá un via­je re­lám­pa­go a Ale­ma­nia. El sá­ba­do los vi­gue­ses ten­drán su pri­mer amis­to­so de ni­vel de la pre­tem­po­ra­da fren­te al Brent­ford, el mar­tes se me­di­rán al Burn­ley, un vie­jo co­no­ci­do, y el cin­co de vi­si­ta­rán al Ba­yer Le­ver­ku­sen. El 9 de agos­to, en Ba­laí­dos, el Udi­ne­se se­rá el equipo que to­ma­rá la me­di­da de los cél­ti­cos en la que se pre­su­me la úl­ti­ma prue­ba de la pre­tem­po­ra­da. Lue­go lle­ga­rá la fies­ta li­gue­ra tras una pre­tem­po­ra­da de ni­vel con po­cos amis­to­so pe­ro des­ta­ca­dos.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

La plan­ti­lla via­jó ayer des­de Pei­na­dor a In­gla­te­rra a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na.

R.C.CEL­TA

Los cél­ti­cos ya en­tre­na­ron por la tar­de en In­gla­te­rra, don­de es­ta­rán has­ta la pró­xi­ma se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.