«As dúas mon­xas cor­ta­ban o ven­to»

Las re­li­gio­sas que sor­pren­die­ron por su ve­lo­ci­dad y ae­ro­di­ná­mi­ca en la bi­ci­cle­ta aban­do­nan la Cos­ta da Mor­te, tras rea­li­zar una pe­re­gri­na­ción de 4.000 ki­ló­me­tros

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - JUAN VEN­TU­RA LA­DO

La mon­ja que tan­to es­tá dan­do que ha­blar es­tos días y cu­yo es­me­ra­do des­cen­so en bi­ci­cle­ta por el Ca­mino a Fis­te­rra y Mu­xía, pro­pio de un ci­clis­ta del pe­lo­tón in­ter­na­cio­nal, ha lle­ga­do in­clu­so a los te­le­dia­rios, tie­ne nom­bre. Se lla­ma Zo­fía y na­ció en Po­lo­nia en 1956, con lo que de­be andar por los 61 o 62 años, como se­ña­la Án­gel Ma­nuel Cas­tro, el hos­pi­ta­le­ro del al­ber­gue Be­la Mu­xía, que la aten­dió jun­to a Ha­li­na, su com­pa­ñe­ra de con­gre­ga­ción y tam­bién de pe­re­gri­na­ción con la que lle­gó has­ta Mu­xía el pa­sa­do día 18. Des­pués aca­bó la ru­ta, jun­to a su com­pa­ñe­ra, en Fis­te­rra.

De hecho, el pa­so de las re­li­gio­sas por la Cos­ta da Mor­te ya se ha­bía con­ver­ti­do en sen­sa­ción an­tes in­clu­so de que su pe­ri­pe­cia ci­clis­ta sal­ta­se a las pan­ta­llas. De hecho, el do­min­go 16, a las puer­tas del res­tau­ran­te O Ca­bral de Baí­ñas (Vi­mian­zo) eran el cen­tro de atrac­ción y va­rios vecinos, al­gu­nos de ellos de edad avan­za­da, se es­for­za­ban por in­di­car­le a las her­ma­nas la po­si­ción del pue­blo so­bre un ma­pa de la ru­ta ja­co­bea que traían con­si­go. Lla­ma­ba la aten­ción su in­du­men­ta­ria, por su­pues­to, y tam­bién el ca­rác­ter jo­vial de las re­li­gio­sas, que no pa­ra­ban de son­reír, in­clu­so a car­ca­ja­das, y dar las gra­cias por to­do, in­clu­so en mu­chos ca­sos sin en­ten­der una pa­la­bra de lo que le de­cían sus in­ter­lo­cu­to­res.

De hecho, como ase­gu­ra Án­gel Ma­nuel «non fa­la­ban na­da de in­glés nin de na­da, so­lo a súa lin­gua», por lo que so­lo se pu­do en­ten­der con ellas «gra­cias a uns pe­re­gri­nos que ha­bía ta­mén de­sa zona, non sei se eran xus­ta­men­te po­la­cos ou búl­ga­ros, que es­ti­ve­ron aquí e que se tra­du­cían uns aos ou­tros». El hos­pi­ta­le­ro se mues­tra con­ven­ci­do de que la de las imá­ge­nes es Zo­fía —al me­nos es su bi­ci­cle­ta y el as­pec­to se acer­ca más al su­yo que al de Ha­li­na—, aun­que «cal­que­ra das dúas pe­da­lea­ba a Deus», se­ña­la Cas­tro.

Las dos re­li­gio­sas com­ple­ta­ron en bi­ci­cle­ta los 4.000 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Po­lo­nia de la Cos­ta da Mor­te, pa­ra lo que em­plea­ron al­go me­nos de tres me­ses, al­go que no sor­pren­de a Cas­tro. «Es­te mes­mo ano ti­ven un ho­lan­dés de 70 anos, ca­mi­ño de 71 que vén an­dan­do den­de alá e fi­si­ca­men­te vi­ña perfecto. Uni­ca­men­te acu­sou al­go o te­ma psi­co­ló­xi­co, por­que ata che­gar a Es­pa­ña ape­nas hai pe­re­gri­nos e a soi­da­de afec­tou­lle». Tam­bién en es­ta cam­pa­ña re­ci­bió a un abo­ga­do lle­ga­do a pie des­de su Ale­ma­nia na­tal.

Lo que real­men­te ha sor­pren­di­do es su des­tre­za y ve­lo­ci­dad en la bici. Be­go­ña Val­do­mar, hos­pi­ta­le­ra de Fis­te­rra y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ami­gos do Ca­mi­ño, pu­do dar fe de ello. «Eu —di­ce— xa co­ñe­cía o ca­so, pe­ro in­do pa­ra Her­bón ato­pei­nas ao pa­sar Bran­do­mil. E as dúas mon­xas cor­ta­ban o ven­to. Non sa­bes as risas que nos bo­ta­mos». Las mon­jas es­tu­vie­ron lue­go en su al­ber­gue, don­de hi­cie­ron bue­nas mi­gas con la mu­jer del uró­lo­go del hos­pi­tal, que tam­bién es po­la­ca. «Non fa­la­ban —se­ña­la Be­go­ña— máis que po­la­co, pe­ro pa­ra elas to­do eran risas. Son des­tes pe­re­gri­nos, aín­da que ta­mén o son to­dos en xe­ral, que che le­van­tan o áni­mo».

Zo­fía y Ha­li­na ya aban­do­na­ron la Cos­ta da Mor­te y, aun­que los hos­pi­ta­le­ros que las aten­die­ron no pue­den ase­gu­rar­lo al 100 %, creen que tam­bién rea­li­za­rán el re­gre­so a su país en bi­ci­cle­ta. Ca­si na­da. Su par­ti­cu­lar estilo con el ma­ni­llar y la des­tre­za y ve­lo­ci­dad en el ma­ne­jo de la bi­ci­cle­ta, que po­co tie­ne que en­vi­diar a los gran­des cam­peo­nes del pe­lo­tón, se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno vi­ral. El ví­deo en el que se gra­bó a una de ellas ya ha su­pe­ra­do las 180.000 vi­si­tas en Youtu­be.

ÁN­GEL MA­NUEL CAS­TRO

Zo­fía, a la iz­quier­da, fue a la que gra­ba­ron en ví­deo, aun­que Ha­li­na tam­po­co lo ha­ce mal.

YOUTU­BE

Na­da que en­vi­diar a

Froo­me. A Zo­fía, en la ima­gen cap­ta­da en un ví­deo, ya se la co­no­ce como sor Bi­ci­cle­ta por su po­si­ción ae­ro­di­ná­mi­ca con el ma­ni­llar y por la ve­lo­ci­dad al­can­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.