Fue­ron de sa­fa­ri ar­ma­dos con ti­ra­chi­nas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XOSÉ LUÍS BARREIRO RI­VAS

Aun­que to­dos sa­bían —jue­ces, pe­rio­dis­tas y acu­sa­cio­nes— que la ver­dad ju­di­cial del ca­so Gür­tel es­tá pe­ri­me­tra­da, y so­lo fal­ta es­cri­bir­la, y aun­que eran cons­cien­tes de que Ra­joy no po­día apor­tar na­da a es­te jui­cio, la di­ná­mi­ca de los tiem­pos —po­pu­lis­ta, in­dig­na­da, y aman­te del es­pec­tácu­lo— qui­so ofre­cer

ur­bi et or­bi una his­to­ria de ca­za ma­yor, en la que unos se­su­dos pe­na­lis­tas, pro­vi­sio­nal­men­te dis­traí­dos de los ga­za­pos del co­to —Co­rrea y Cres­po—, se pu­sie­ron al ser­vi­cio de di­ver­sos es­tra­te­gas po­lí­ti­cos in­tere­sa­dos en ca­zar un pa­qui­der­mo de gi­gan­tes­cos col­mi­llos. Y, pues­to que la opi­nión pú­bli­ca es quien di­ri­ge real­men­te el co­ta­rro español, y la que se­du­ce en sus pe­li­gro­sas al­co­bas a au­to­ri­da­des, in­te­lec­tua­les y fun­cio­na­rios, lle­va­ron a Ra­joy al al­be­ro pa­ra ver si, tras una fae­na de ali­ño, po­dían des­ca­be­llar­lo.

Pe­ro des­de el pri­mer mi­nu­to se vio que aque­lla ca­ce­ría iba a ser un fias­co. Por­que los ti­ra­do­res, en vez de ri­fles y mu­ni­ción ade­cua­dos, lle­va­ban sim­ples ti­ra­chi­nas —¡qué es­pec­tácu­lo, Dios mío!—, y por­que el juez de cam­po, al ver que la tropa ma­rra­ba to­dos los dis­pa­ros, tu­vo que po­ner­se se­rio y di­ri­gir el tea­tro. Y tan bien lo hi­zo, aun­que a des­tiem­po, que aca­bó ejer­cien­do de abo­ga­do de­fen­sor del pre­si­den­te, ha­cien­do que to­das las chi­nas se es­tre­lla­sen con­tra su es­cu­do, y de­jan­do a los acu­sa­do­res en la desai­ra­da po­si­ción de quien o no ha pre­pa­ra­do la lec­ción como de­bía, o, lo que es peor aún, no se ha­bía per­ca­ta­do de que un jui­cio te­le­vi­sa­do no es más que un show que siempre fa­vo­re­ce al más es­pa­bi­la­do.

No se tra­ta de ne­gar que la pes­te de la Gür­tel se per­ci­be en Per­nam­bu­co; ni que la ges­tión in­ter­na del PP en­tre 1997 y el 2007 de­bió de lle­var­la un aque­la­rre de pi­llos. Lo que quie­ro de­cir es que el pro­ce­so pe­nal no per­mi­te ca­zar de re­bo­te, ni dar pa­ses y ta­co­na­zos a gus­to de los fo­ro­fos. Qui­sie­ron in­te­rro­gar al tes­ti­go como si fue­se un acu­sa­do. In­ten­ta­ron que los nom­bres de Bár­ce­nas y Co­rrea con­ta­mi­na­sen un de­ce­nio de­ci­si­vo del PP sin dis­tin­guir lo bueno de lo ma­lo. Y por eso obli­ga­ron al pre­si­den­te de la sa­la a po­ner orden, y de­ja­ron que Ra­joy sa­lie­se sin un ras­gu­ño. Y ya se sa­be que, cuan­do un due­lo se pre­sen­ta a vi­da o muer­te, el que no ga­na pier­de.

La guin­da la pu­so Pe­dro Sán­chez, que que­rien­do pre­sen­tar la de­cla­ra­ción del pre­si­den­te como un ac­to in­digno, o como el ma­yor bo­rrón de la his­to­ria de Es­pa­ña, in­ten­ta ha­cer­nos creer que ver a Ra­joy de­cla­ran­do como tes­ti­go nos hu­mi­lla más que no ver a Gon­zá­lez de­cla­ran­do en el ca­so GAL, o a Pu­jol en Banca Ca­ta­la­na. Al me­nos los de aho­ra pue­den pre­su­mir de pa­sar en fi­la in­dia, como los de­más ciu­da­da­nos, por los juz­ga­dos. Y no como an­tes, cuan­do el pri­mer ca­so de fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de los par­ti­dos se re­sol­vió, exac­ta­men­te, con seis pa­la­bras: «Ni de Flick, ni de Flock». La fra­se que di­jo Gon­zá­lez, que tam­po­co en es­to tu­vo que de­cla­rar.

De­ja­ron que Ra­joy sa­lie­se sin un ras­gu­ño. Y ya se sa­be que, cuan­do un due­lo se pre­sen­ta a vi­da o muer­te, el que no ga­na pier­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.