In­ves­ti­gan al al­cal­de de Am­bía, a su ex y a su hi­jo por ex­plo­tar a in­mi­gran­tes

La po­li­cía de­tu­vo al re­gi­dor, del PP, y pu­so los he­chos en co­no­ci­mien­to del juz­ga­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ

La bri­ga­da pro­vin­cial de ex­tran­je­ría y do­cu­men­ta­ción de Ou­ren­se de­tu­vo el pa­sa­do lu­nes al al­cal­de po­pu­lar del con­ce­llo ou­ren­sano de Xun­quei­ra de Am­bía, Jo­sé Luis Ga­vi­la­nes, a su ex­mu­jer, Car­men Li­mia, y a su hi­jo, An­to­nio Ga­vi­la­nes, por un de­li­to con­tra los derechos de los ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros.

La in­ves­ti­ga­ción se ini­ció des­pués de que los agen­tes des­cu­brie­ran un pre­sun­to ma­tri­mo­nio irre­gu­lar en­tre un se­ne­ga­lés y una es­pa­ño­la. Se­gún las pes­qui­sas, es­te ciu­da­dano y otros dos más —uno tam­bién de Se­ne­gal y otro co­lom­biano— se en­con­tra­ban en si­tua­ción irre­gu­lar en Ou­ren­se rea­li­zan­do tra­ba­jos de lim­pie­za pa­ra la em­pre­sa de trans­por­tes Ga­vi­la­nes, pro­pie­dad del al­cal­de de Xun­quei­ra, en ho­ga­res de sus fa­mi­lia­res y en pisos re­la­cio­na­dos con el Club Ou­ren­se Ba­lon­ces­to, que en el pa­sa­do pre­si­dió su hi­jo.

Al pa­re­cer, Jo­sé Luis Ga­vi­la­nes en­tró en con­tac­to con los in­mi­gran­tes a tra­vés de su aho­ra ex­mu­jer, Car­men Li­mia. Ella los co­no­cía por­que, tras sa­lir de la cár­cel de Pe­rei­ro de Aguiar, los hom­bres par­ti­ci­pa­ron en pro­gra­mas de in­ser­ción la­bo­ral de Cá­ri­tas, don­de ella era vo­lun­ta­ria. Los res­pon­sa­bles de la en­ti­dad asis­ten­cial se en­te­ra­ron de su for­ma de pro­ce­der, con la que no es­ta­ban de acuer­do, y Li­mia aca­bó des­vin­cu­la­da de Cá­ri­tas.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, a cam­bio de los tra­ba­jos que los in­mi­gran­tes rea­li­za­ban, el al­cal­de de Xun­quei­ra de Am­bía y sus fa­mi­lia­res los alo­ja­ban en un pi­so com­par­ti­do y les pro­por­cio­na­ban co­mi­da. Nun­ca les pa­gó un suel­do, aun­que des­de el prin­ci­pio la pro­me­sa era la de for­ma­li­zar un con­tra­to pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción en el país.

La po­li­cía sos­pe­cha que los tres in­mi­gran­tes lim­pia­ban la flo­ta de au­to­bu­ses del al­cal­de y tam­bién las viviendas en las que se alo­ja­ban jugadores del COB. Ade­más, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, rea­li­za­ban ta­reas de jar­di­ne­ría en ca­sa de fa­mi­lia­res de Ga­vi­la­nes, fue­ra de Ou­ren­se.

Tras pres­tar de­cla­ra­ción en co­mi­sa­ría, los tres de­te­ni­dos que­da­ron en li­ber­tad y el caso se tras­la­dó al juz­ga­do de ins­truc­ción.

El al­cal­de de Xun­quei­ra de Am­bía, Jo­sé Luis Ga­vi­la­nes, ne­gó ayer de for­ma ta­jan­te los he­chos. Ase­gu­ró que, efec­ti­va­men­te, co­no­ció la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes a tra­vés de Cá­ri­tas y que de­ci­dió ayu­dar a la en­ti­dad y a los hom­bres pa­gán­do­les el al­qui­ler de un pi­so pa­ra que pu­die­ran vi­vir. «Me lla­ma­ron a pres­tar de­cla­ra­ción por unos he­chos que no tie­nen na­da que ver con la reali­dad. Aho­ra mis­mo ten­go más de cien per­so­nas con­tra­ta­das. Me ima­gino que al­guien se quie­re col­gar una me­da­lla que­rien­do mon­tar una tra­ma», afir­mó. Ga­vi­la­nes se­ña­la que una vez que los chi­cos cum­plie­ron una con­de­na se que­da­ron en la calle. «Cá­ri­tas pi­dió ayu­da pa­ra ellos y no­so­tros nos ofre­ci­mos. Yo los lle­vé a la em­ba­ja­da en Ma­drid dos ve­ces, fui a la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno pa­ra in­ten­tar so­lu­cio­nar su si­tua­ción, en­vié un co­rreo al dipu­tado Cel­so Del­ga­do pa­ra bus­car so­lu­cio­nes..., pe­ro co­mo no te­nían do­cu­men­ta­ción no los po­dían de­vol­ver a su país y los de­ja­ron en la calle. Y me in­vo­lu­cré en su his­to­ria», re­la­ta. El al­cal­de ex­pli­ca que tra­ta­ron a los in­mi­gran­tes co­mo a al­guien más de la fa­mi­lia: «Co­mían en ca­sa, has­ta en Na­vi­dad; los lle­vá­ba­mos a ce­nar, has­ta iba con ellos a los par­ti­dos del COB cuan­do mi hi­jo era pre­si­den­te... Es­ta for­ma de tra­tar­los, en una men­te re­tor­ci­da de gen­te que an­de per­si­guien­do fan­tas­mas, no en­tra». Y aña­de: «Si hay al­guno que se es­tá mon­tan­do pe­lí­cu­las, que se aten­ga a las con­se­cuen­cias». In­clu­so aña­de que a uno de los in­mi­gran­tes, que ya ha sido ex­pul­sa­do, le man­da di­ne­ro pa­ra que so­bre­vi­va en su país. «El otro en­con­tró pa­re­ja aquí y cuan­do tie­ne al­gu­na ne­ce­si­dad viene por ca­sa. No­so­tros te­ne­mos el de­fec­to o la vir­tud de ayu­dar e im­pli­car­nos en es­tos te­mas», sub­ra­ya.

S. M. AMIL

An­to­nio Ga­vi­la­nes.

S. M. AMIL

Car­men Li­mia.

S. M. AMIL

Jo­sé Luis Ga­vi­la­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.