Fran­cia pro­po­ne crear en Li­bia cen­tros pa­ra iden­ti­fi­car re­fu­gia­dos

Bru­se­las es­pe­ra una pe­ti­ción del país nor­te­afri­cano pa­ra per­se­guir en sus aguas a los tra­fi­can­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

De abrir las puer­tas a los re­fu­gia­dos a ex­ter­na­li­zar la gestión de los flu­jos mi­gra­to­rios en ter­ce­ros paí­ses. Es el gi­ro de 180 gra­dos que ha da­do la Unión Eu­ro­pea des­de la cri­sis es­ti­val del 2015. En­ton­ces, la ma­yor par­te de los de­man­dan­tes de asi­lo que se lan­za­ban al mar pa­ra al­can­zar la UE lo ha­cían por el Me­di­te­rrá­neo orien­tal. Mu­chos hu­yen­do de la guerra en Si­ria. Dos años más tar­de, la pre­sión se ha tras­la­da­do al área cen­tral. Ita­lia es el lu­gar de des­tino y los mi­gran­tes, «eco­nó­mi­cos», ex­pli­ca Bru­se­las.

El Go­bierno ita­liano in­sis­te: no pue­de se­guir so­por­tan­do la pre­sión migratoria en so­li­ta­rio por más tiem­po. Pe­ro nin­gún so­cio quie­re hacerse car­go de las de­man­das de asi­lo de quie­nes arri­ban a sus cos­tas. Tan­to es así, que al­gu­nos paí­ses co­mo Es­lo­va­quia han de­nun­cia­do el pro­gra­ma de re­ubi­ca­ción de re­fu­gia­dos an­te la jus­ti­cia eu­ro­pea. No pa­re­ce que va­yan a ca­pi­tu­lar aun­que el Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go fi­nal­men­te no les dé la razón. «Pa­ra no­so­tros las cuo­tas son un pro­ble­ma muy se­rio», ase­gu­ró ayer en Bru­se­las el primer mi­nis­tro es­lo­va­co, Ro­bert Fi­co. Ofre­ce di­ne­ro, per­so­nal y equipamiento a Gre­cia e Ita­lia, pe­ro ni una so­la pla­za pa­ra re­fu­gia­dos.

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, pro­pu­so ayer tras­la­dar las la­bo­res de con­trol e iden­ti­fi­ca­ción al otro la­do del Me­di­te­rrá­neo, a Li­bia. El ga­lo quie­re evi­tar que la gen­te «arries­gue su vida» crean­do cen­tros de iden­ti- fi­ca­ción (hots­posts), co­mo los que ope­ran en Gre­cia e Ita­lia, en te­rri­to­rio li­bio. Pre­ten­de or­ques­tar des­de allí las ope­ra­cio­nes de re­gis­tro, iden­ti­fi­ca­ción y con­trol de los de­man­dan­tes de asi­lo mien­tras se tra­mi­tan sus ex­pe­dien­tes. La in­ten­ción de Ma­cron es echar a ro­dar el plan es­te mis­mo ve­rano, con o sin ayu­da de la UE. Tam­bién ha pe­di­do la mo­vi­li­za­ción en Fran­cia de «cen­tros de alo­ja­mien­to de ur­gen­cia». El li­be­ral no quie­re «a na­die en las ca­lles».

La idea no sor­pren­de a Bru­se­las, que lle­va lar­go tiem­po ex­plo­ran­do to­das las vías posible pa­ra po­ner co­to a la lle­ga­da de mi­gran­tes a Eu­ro­pa. Su por­ta­voz, Na­tas­ha Ber­taud, ase­gu­ró ayer que la Co­mi­sión es­tá «abier­ta» a va­lo­rar la pro­pues­ta, pe­ro ne­ce­si­ta­rá tiem­po pa­ra es­tu­diar sus de­ta­lles. La fal­ta de au­to­ri­dad y la fra­gi­li­dad del Go­bierno de uni­dad en el país nor­te­afri­cano di­fi­cul­ta la pues­ta en mar­cha de una ini­cia­ti­va tan am­bi­cio­sa. Por eso la Co­mi­sión se ha con­for­ma­do has­ta aho­ra con me­jo­rar, jun­to a Acnur y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM), las con­di­cio­nes de vida en los cam­pos de re­fu­gia­dos dis­per­sos por el nor­te del país.

Se cal­cu­la que en­tre 700.000 y un mi­llón de mi­gran­tes es­pe­ran en esos com­ple­jos im­pro­vi­sa­dos el mo­men­to de em­bar­car de la mano de al­guno de los tra­fi­can­tes que ope­ran en puer­tos li­bios. La UE tie­ne a al­gu­nos de ellos iden­ti­fi­ca­dos, pe­ro ne­ce­si­ta ex­ten­der su po­der pa­ra po­der abor­dar­los y de­te­ner­los. La Co­mi­sión con­fir­mó ayer que es­pe­ra una pe­ti­ción de las au­to­ri­da­des del país pa­ra am­pliar a aguas li­bias la Ope­ra­ción Sop­hia con­tra las ma­fias. «Es­ta­mos lis­tos pa­ra la si­guien­te fa­se una vez que se cum­plan las con­di­cio­nes», ex­pli­ca­ron ayer sus por­ta­vo­ces. En­tre los re­qui­si­tos tam­bién se in­clui­ría el vis­to bueno del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad.

EFE

El bar­co que quie­re de­vol­ver in­mi­gran­tes a Li­bia, re­te­ni­do ayer en el puer­to chi­prio­ta de Fa­ma­gus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.