La ve­lu­ti­na se con­vier­te en un pro­ble­ma de al­tu­ra en Bar­ban­za

El GAEM re­ti­ró más de 25 ni­dos en una se­ma­na, a lo lar­go de la ma­ña­na pue­den re­ci­bir más de cua­tro avi­sos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na Mar­cos Fer­nán­dez, Fer­nan­do Co­res y Ma­nuel Án­gel Núñez, Xi­lo, co­mien­zan a me­ter ma­te­rial en la fur­go­ne­ta del GAEM. Pér­ti­ga ex­ten­si­ble, ve­neno, bom­ba, guan­tes, bo­tas, cas­cos y tra­jes. To­do es ne­ce­sa­rio pa­ra una nue­va jor­na­da, la enési­ma, eli­mi­nan­do una pla­ga que, le­jos de re­mi­tir, no de­ja de cre­cer con to­tal vo­ra­ci­dad. La avis­pa ve­lu­ti­na se ha con­ver­ti­do en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra to­dos los gru­pos de emer­gen­cias, que ven co­mo el in­sec­to ha pa­sa­do a ser una de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes.

En la úl­ti­ma se­ma­na, en Ri­bei­ra ya han re­ti­ra­do más de 25 ni­dos, aun­que las aler­tas si­guen cre­cien­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. An­tes de su­bir a la fur­go­ne­ta, el je­fe del GAEM, Mar­cos Fer­nán­dez re­ci­be una nue­va lla­ma­da. Otro ni­do. «Es una ve­ci­na de Cas­ti­ñei­ras. Tie­ne uno en ca­sa y es­tá preo­cu­pa­da. En cuan­to ter­mi­ne­mos en Ar­tes y Olei­ros va­mos por allí», co­men­ta con el equi­po, que ayer es­tu­vo en el lu­gar en­ve­ne­nan­do el avis­pe­ro.

Des­pués de cien­tos erra­di­ca­dos, con­fie­san que no sa­ben cuán­do aca­ba­rá es­ta lu­cha. «De­cían que des­apa­re­ce­rían, pe­ro no­so­tros se­gui­mos re­ti­ran­do to­das las se­ma­nas. En la cos­ta, al no ha­ber cam­bios drás­ti­cos de tem­pe­ra­tu­ra aguan­tan», afir­ma Fer­nan­do Co­res, mien­tras Xi­lo con­du­ce en di­rec­ción a Ar­tes.

Ojo clí­ni­co

El vehícu­lo se de­tie­ne a un la­do de la ca­rre­te­ra, cer­ca de un car­ba­llo. «Es­tá aí, ¿vé­de­lo?», co­men­ta Si­lo, que con ojo clí­ni­co es­cu­dri­ña en­tre las ra­mas. Es­ta es la se­gun­da vez que vi­si­tan el si­tio. «En pri­mer lu­gar hay que lo­ca­li­zar el ni­do. En­ve­ne­nar­lo y es­pe­rar un día pa­ra que ha­ga efec­to. A la ma­ña­na si­guien­te vol­ve­mos y lo eli­mi­na­mos. Cuan­do se en­cuen­tra en una ca­sa o en un lu­gar pú­bli­co vol­ve­mos pa­ra ras­par la zo­na, in­ten­ta­mos que no se re­pro­duz­ca», apun­ta Fer­nán­dez.

Co­res y Xi­lo ya han co­men­za­do a ves­tir­se con los tra­jes. En es­ta oca­sión no es ne­ce­sa­rio uti­li­zar la bom­ba de ve­neno, aun­que sí la pér­ti­ga ex­ten­si­ble. El ni­do se en­cuen­tra en la mis­ma co­pa, a una al­tu­ra de unos diez me­tros. «Es com­pli­ca­do, por­que la ba­rra co­mien­za a tam­ba­lear­se y nos cues­ta lle­gar. Tie­nes que uti­li­zar las ra­mas pa­ra con­se­guir es­ta­bi­li­dad», apun­ta Co­res, que co­mien­za a bus­car la ma­ne­ra de lle­gar al avis­pe­ro.

En la pun­ta, la pér­ti­ga tie­ne ins­ta­la­da una pa­la, con la que des­tro­zan el ni­do. Co­mo si fue­se una pi­ña­ta, a ca­da gol­pe, caen pe­que­ños tro­zos que pa­re­cen de pa­pel. Co­res se acer­ca con un pe­da­zo im­por­tan­te. En el ni­do, que pue­de al­ber­gar cien­tos de avis­pas, so­lo que­dan un par, in­ca­pa­ces de mo­ver­se por el ve­neno.

Sin des­can­so

Una vez que el pri­mer ni­do for­ma par­te del pa­sa­do, el gru­po se di­ri­ge a Olei­ros, a la zo­na de Bal­tei­ro, don­de una ve­ci­na aler­tó de otro. Las in­di­ca­cio­nes que han re­ci­bi­do pa­ra lle­gar al avis­pe­ro son di­fu­sas, pe­ro la ex­pe­rien­cia jue­ga a fa­vor del GAEM.

Una vez en el lu­gar, Co­res pro­ta­go­ni­za el rol de ex­plo­ra­dor y se aden­tra en el bos­que bus­can­do el ob­je­ti­vo. Mien­tras, Xi­lo pre­pa­ra el ve­neno, que in­tro­du­ce en una bom­ba. Es­ta, a tra­vés de un tu­bo, se co­nec­ta con la pér­ti­ga, que en es­ta oca­sión lle­va ins­ta­la­do un pin­cho que cuen­ta con va­rios agu­je­ros y que sir­ve pa­ra ex­pan­dir el ve­neno.

Unos diez mi­nu­tos des­pués re­gre­sa Co­res, con el pun­to con­cre­to don­de se en­cuen­tra el ni­do. Em­pren­den la subida, en­tre zar­zas y un pe­que­ño ria­chue­lo. La pe­lo­ta, in­men­sa, se en­cuen­tra en lo al­to de un eu­ca­lip­to. De nue­vo em­pie­zan a en­sam­blar la pér­ti­ga. Re­ple­tos de ha­bi­li­dad, con­si­guen cla­var­la en el avis­pe­ro y co­mien­zan a bom­bear. Con es­te ya son 16 eli­mi­na­dos en so­lo dos días. Sin tiem­po pa­ra de­te­ner­se, to­ca vol­ver al fur­gón y to­mar el ca­mino a Cas­ti­ñei­ras. «La se­ño­ra nos es­pe­ra», re­cuer­da Mar­cos Fer­nán­dez.

FO­TOS CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Co­res mues­tra un tro­zo del ni­do. En blan­co, las lar­vas muer­tas gra­cias al ve­neno.

En las al­tu­ras. Las avis­pas crean sus ni­dos en las co­pas de los ár­bo­les. En Olei­ros, en la zo­na de Bal­tei­ro, los miem­bros del GAEM tu­vie­ron que des­tro­zar el que se ve en la fo­to, que se en­con­tra­ba a una al­tu­ra su­pe­rior a los diez me­tros. Pa­ra lo­grar­lo uti­li­za­ron una pér­ti­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.