Fa­mi­lias de Fe­rrol duer­men en co­ches pa­ra evi­tar ro­bos en sus fu­tu­ros pi­sos

La ma­yo­ría de las vi­vien­das de una pro­mo­ción de Al­ban­tur en el ba­rrio de Canido fue­ron sa­quea­das

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - CAR­ME­LA LÓ­PEZ

Sie­te fa­mi­lias del fe­rro­lano ba­rrio de Canido es­tán alar­ma­das por el sa­queo de la ma­yo­ría de los pi­sos del edi­fi­cio en el que se en­cuen­tran los su­yos, si bien to­da­vía no tie­nen la pro­pie­dad de­bi­do a un pro­ce­so ju­di­cial. Pa­ra im­pe­dir que las vi­vien­das que aún no fue­ron des­va­li­ja­das no lo sean, en­tre las que en­tien­den es­tán las su­yas, han de­ci­di­do mon­tar guar­dia, lle­gan­do in­clu­so a dor­mir en los co­ches pa­ra tra­tar de «ca­zar» a los la­dro­nes.

Los afec­ta­dos son los an­ti­guos pro­pie­ta­rios de fin­cas de cul­ti­vo si­tua­das en la ca­lle Pé­rez Pa­ra­llé, en Canido, que en el año 2000 fir­ma­ron un acuer­do con la pro­mo­to­ra Al­ban­tur por el que ce­dían el te­rreno a cam­bio de un pi­so, un ba­jo, tras­te­ro y una pla­za de ga­ra­je, en la ma­yo­ría de los ca­sos, pe­ro tam­bién hay gen­te con de­re­cho a dos pi­sos, en fun­ción de la su­per­fi­cie cedida. Al­gu­nos pro­pie­ta­rios de la zo­na no lle­ga­ron a acuer­do, por lo que sus te­rre­nos fue­ron ob­je­to de ex­pro­pia­ción, que se lle­vó a efec­to en el 2002.

Al­ban­tur le­van­tó en esas par­ce­las un blo­que de 32 vi­vien­das, con ac­ce­so por tres por­ta­les, y los pi­sos se equi­pa­ron con mo­bi­lia­rio de cocina, vi­tro­ce­rá­mi­cas, hor­nos y ca­len­ta­do­res, pe­ro los pi­sos no lle­ga­ron a ser en­tre­ga­dos, por la quie­bra de la pro­mo­to­ra.

Va­rias vi­vien­das son de la Sa­reb

En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las vi­vien­das es­tán en ma­nos de la Sa­reb, el co­no­ci­do co­mo ban­co ma­lo, pe­ro Al­ban­tur si­gue os­ten­tan­do la pro­pie­dad del res­to, se­gún ex­pli­ca una de las afec­ta­das.

Las vi­vien­das que no es­ta­ban com­pro­me­ti­das con los an­ti­guos due­ños de los so­la­res in­clu­so lle­ga­ron a es­tar a la ven­ta en una in­mo­bi­lia­ria de Fe­rrol, pe­ro, se­gún otro afec­ta­do, aun­que ha­bía gen­te in­tere­sa­da, los con­tra­tos no lle­ga­ron a for­ma­li­zar­se por la si­tua­ción de la em­pre­sa.

Las sie­te fa­mi­lias con de­re­cho a sus res­pec­ti­vas vi­vien­das lle­van más de diez años en es­pe­ra de la en­tre­ga y se vie­ron obli­ga­das a acu­dir a la vía ju­di­cial pa­ra tra­tar de que se les res­ta­blez­ca lo que es su­yo. Su de­ses­pe­ra­ción se vio in­cre­men­ta­da ha­ce un año, cuan­do los la­dro­nes se ce­ba­ron con los pi­sos de uno de los por­ta­les, des­va­li­ján­do­los por com­ple­to, y en ese mo­men­to ya de­nun­cia­ron los ro­bos.

El se­gun­do por­tal fue el nue­vo ob­je­ti­vo de los ami­gos de lo ajeno, que el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da re­ven­ta­ron la puer­ta de en­tra­da y ac­ce­die­ron a la ma­yo­ría de los pi­sos. Se­gún ase­gu­ran los ve­ci­nos, des­de ese día las en­tra­das y sa­li­das son cons­tan­tes, y ayer las co­ci­nas ya es­ta­ban des­pro­vis­tas de to­dos sus ele­men­tos.

CÉ­SAR TOIMIL

Uno de los afec­ta­dos, ayer en su co­che apar­ca­do fren­te a sus fu­tu­ras vi­vien­das. BO­TÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.