Cró­ni­ca de una suer­te anun­cia­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

For­mu­la­da en el si­glo XVI, la co­no­ci­da co­mo ley Gres­ham vie­ne a de­cir que, si en un mis­mo sis­te­ma cir­cu­lan dos mo­ne­das, «la ma­la des­pla­za a la bue­na». Y es cu­rio­so que, a pe­sar de es­tar pen­sa­da pa­ra la mo­ne­da acu­ña­da en ma­te­ria­les pre­cio­sos, el pa­so del tiem­po la hi­zo in­fa­li­ble no so­lo pa­ra el lla­ma­do pa­trón pa­pel, sino tam­bién pa­ra las di­fe­ren­tes for­mas de pa­go que aho­ra sus­ti­tu­yen al di­ne­ro. Pre­ci­sa­men­te por eso, por­que en­cie­rra una in­tui­ción de va­lor uni­ver­sal y per­ma­nen­te, la ley Gres­ham se ha adap­ta­do a muy di­ver­sas ma­te­rias y cir­cuns­tan­cias, aun­que nun­ca con tan­to acier­to y uti­li­dad co­mo en la vi­da po­lí­ti­ca.

Eduardo Ma­di­na, que ayer anun­ció su aban­dono de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, es la úl­ti­ma prue­ba de in­fa­li­bi­li­dad de es­ta fa­tí­di­ca ley, me­dian­te la cual era más que pre­vi­si­ble que el re­gre­so al mer­ca­do de una mo­ne­da tan fal­sa co­mo el pe­dro­sán­chez, con su nu­me­ro­sa co­lec­ción de pie­zas frac­cio­na­rias de equi­va­len­te va­lor y es­ta­bi­li­dad, aca­ba­se arro­jan­do del mer­ca­do a pie­zas de oro pu­ro co­mo Ma­di­na, cu­yo em­pe­ño en ha­cer una po­lí­ti­ca hon­ra­da, cohe­ren­te, es­ta­ble y com­pro­me­ti­da le hi­zo pa­sar, «com­pa­ñe­ro del al­ma, tan tem­prano», a las vi­tri­nas blin­da­das de los co­lec­cio­nis­tas de co­sas pre­cio­sas que ya no tie­nen uti­li­dad.

Eduardo Ma­di­na creía, co­mo so­le­mos ha­cer to­dos los inocen­to­nes, que en la po­lí­ti­ca ri­gen las le­yes de la ló­gi­ca, que hay va­lo­res in­de­cli­na­bles, que al po­der so­lo se pue­de lle­gar por la vía de la leal­tad al país y al pro­pio par­ti­do, y que, da­do que la po­lí­ti­ca es lu­cha, tam­bién las ba­ta­llas —in­ter­nas y ex­ter­nas— de­ben res­pe­tar las re­glas y va­lo­res que con­vier­ten los gran­des fo­les de ve­leno que se acu­mu­lan en los pro­ce­sos so­cia­les —in­tere­ses par­ti­cu­la­res, am­bi­cio­nes, su­pe­di­ta­ción del bien co­mún a los pe­que­ños be­rrin­ches— en po­lí­ti­ca re­fi­na­da. Y por eso fra­ca­só es­tre­pi­to­sa­men­te. Por­que era una bue­na mo­ne­da ro­dea­da de pa­ta­co­nes de ca­la­mi­na im­pu­ra.

A mu­chos otros mi­li­tan­tes del PSOE, que es­tán en pri­me­ra lí­nea, o que lu­cen su ex­pe­rien­cia y leal­tad des­pués de la sex­ta fi­la, les aguar­da un des­tino pa­re­ci­do. Por­que no hay un buen ju­ga­dor que pue­da ca­near so­bre te­rreno ma­grea­do, ni un buen so­lis­ta que pue­da so­bre­po­ner­se a una ma­la or­ques­ta, ni un buen ciu­da­dano que cum­pla sus de­be­res en una dic­ta­du­ra co­rrup­ta. Y tam­po­co hay bue­nos po­lí­ti­cos que pue­dan pro­gre­sar en me­dio del po­pu­lis­mo, del tac­ti­cis­mo, o de un sis­te­ma tru­fa­do de tre­pas, me­dio­cres y ca­ra­du­ras. Si hay algo peor que ser una ove­ja ne­gra en un re­ba­ño de ove­jas blan­cas, es ser lo que era Eduardo Ma­di­na: una ove­ja blan­ca en un enor­me re­ba­ño de ove­jas ne­gras.

La peor suer­te que le pue­de to­car a un po­lí­ti­co es te­ner que ejer­cer hon­ra­da­men­te en un con­tex­to do­mi­na­do por tri­le­ros. Y por eso ce­le­bro que Ma­di­na ha­ya de­ja­do de pa­ta­lear en las are­nas mo­ve­di­zas pa­ra ir­se a ca­sa. A ser un ciu­da­dano fe­liz, ro­dea­do de gen­te nor­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.