«Iros a bus­car co­cre­tas»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

LA MI­RA­DA EN LA LEN­GUA FRAN­CIS­CO RÍOS

«Pues si la Aca­de­mia ha acep­ta­do iros, no sé qué tie­ne de ma­lo fúr­bol». «No le de­te­ne­mos por eso, se­ñor Vi­llar». El diá­lo­go, evi­den­te­men­te apó­cri­fo, es una mues­tra del ni­vel del de­ba­te en las re­des so­cia­les so­bre la de­ci­sión de la Aca­de­mia de acep­tar iros co­mo va­rian­te de la se­gun­da per­so­na del plu­ral del im­pe­ra­ti­vo de ir­se. El tra­to que re­ci­be en esos ám­bi­tos cual­quier de­ci­sión de la RAE, des­de la que es de ca­jón has­ta la más dis­cu­ti­ble, es in­mi­se­ri­cor­de. Un tuit, no muy so­bra­do de ele­gan­cia, sin­te­ti­za lo ocu­rri­do es­tos días: «1. La RAE di­ce que la for­ma co­rrec­ta es idos. 2. La gen­te pa­sa de su cu­lo y di­ce iros. 3. La RAE acep­ta iros. 4. La gen­te se en­fa­da». Al­gu­nos crí­ti­cos con la Aca­de­mia se sien­ten alu­di­dos y se enojan de nue­vo por­que, ase­gu­ran, ya an­tes usa­ban idos.

Al­gún ob­ser­va­dor pers­pi­caz ad­vier­te en In­ter­net que, por fin, mu­chos ha­blan­tes em­pie­zan a de­cir idos en vez de iros. En la mis­ma lí­nea, pe­ro pa­san­do de la iro­nía al hu­mor, otro atri­bu­ye a la Aca­de­mia un tuit en el que es­ta re­ve­la que to­do era una bro­ma y que el ob­je­ti­vo era ver si la gen­te se en­te­ra­ba de una vez de que la for­ma co­rrec­ta es idos.

Uno de los te­mas re­cu­rren­tes pa­ra ata­car a la Aca­de­mia es la su­pues­ta in­clu­sión en el Dic­cio­na­rio de co­cre­ta, que nun­ca es­tu­vo allí, ni es­tá, ni es pre­vi­si­ble que lle­gue a en­trar ja­más: «Nor­mal que la RAE acep­te iros, co­cre­ta y mur­cié­ga­lo. Pa­ra em­pe­zar acep­ta­ron a Pé­rez Re­ver­te». A otro que agi­ta la co­cre­ta le res­pon­de un ter­ce­ro que el Dic­cio­na­rio no re­gis­tra esa voz, pe­ro el en­men­da­do tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra, aun­que con pe­cu­liar sin­ta­xis: «Cier­to, era al­món­di­ga, es que ya, al fi­nal, uno se lía, pe­ro va­mos que pa­ra la pri­ma­ve­ra la ten­dre­mos». Más gra­cia tie­ne el au­tor de es­te diá­lo­go, aun­que sin de­jar de tro­pe­zar en las co­cre­tas: «¿Di­ga?». «¿Es us­ted Se­ño Ma­til­de, pro­fe­so­ra de len­gua en el 87?». «Sí, ¿quién es us­ted?». «¿Re­cuer­da aquel ce­ro por po­ner “Iros a bus­car co­cre­tas”?».

Un re­pa­so fi­nal a los pro­nun­cia­mien­tos de lin­güis­tas es­pon­tá­neos dis­gus­ta­dos por la man­ga an­cha de los aca­dé­mi­cos: «La RAE acep­ta “Ha­ber si me mue­ro”»; «La RAE acep­ta las san­da­lias con cal­ce­ti­nes»; «La RAE acep­ta “Emo­si­do En­ga­ña­do”».

Qué pe­na que no se apro­ve­chen más es­tos es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra el de­ba­te se­reno, don­de se apor­ten ar­gu­men­tos y re­fle­xio­nes. Cla­ro que pa­ra eso hay que te­ner opi­nio­nes fun­da­das y ra­zo­na­mien­tos só­li­dos. EL EQUI­LI­BRIS­TA XO­SÉ CARLOS CANEIRO

Ayer anun­ció el dipu­tado Eduardo Ma­di­na, hom­bre pre­pon­de­ran­te del PSOE, que di­mi­te co­mo dipu­tado. Fue can­di­da­to a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral y per­dió: ahí co­men­zó su mar­ti­rio. Pe­ro aún es­ta­ba vi­vo: por­que en po­lí­ti­ca so­lo de­jas de exis­tir cuan­do di­mi­tes de ver­dad, o sea, cuan­do te vas asu­mien­do una de­rro­ta (elec­to­ral o per­so­nal).

Fe­ne­ció po­lí­ti­ca­men­te en el mo­men­to que apos­tó por Su­sa­na Díaz fren­te a Pe­dro Sán­chez. Hay en­cru­ci­ja­das en las que uno de­be que­dar­se quie­to. No mo­ver­se. La po­si­bi­li­dad de que al­guien le arre­ba­ta­se a Sán­chez el li­de­ra­to no exis­tía: por­que Sán­chez enar­bo­la­ba PUNTADAS SEN FÍO SIRO

Hai pou­cos días, con­tou­me un­ha ami­ga que nun­ha ter­tu­lia da te­le­vi­sión un­ha in­vi­ta­da aca­ba­ba de di­cir «Muy de cer­qui­ta. ¡Ah, qué bien sú­per de cer­ca!». Os idio­mas cam­bia­ron sem­pre, pe­ro non hai dú­bi­da de que ho­xe, co cha­tear nos mó­bi­les, o idio­ma dos no­vos cambia ca­da día. Hai, ade­mais, un in­tere­se en com­pe­tir e ver quen se mos­tra máis ori­xi­nal, e su­po­ño que un dos máis crea­ti­vos se­rá aquel ra­paz de Fe­rrol a quen a pro­fe­so­ra man­da­ra es­cri­bir un­ha fra­se na que apa­re­ce­sen as vo­ces im­pres­cin­di­ble e in­clu­so, e es­cri­biu: «Hoy ha­ce un día im­pres­cin­di­ble, aun in­clu­so».

Ago­ra que a Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la acep­tou a for­ma iros NOR­DÉS RA­MÓN PER­NAS

Sco­mo im­pe­ra­ti­vo do ver­bo ir, sei­ca nu­me­ro­sos tui­tei­ros se ma­ni­fes­ta­ron de­fen­so­res da pu­re­za do idio­ma e pu­xe­ron o be­rro no ceo. Un aca­dé­mi­co co­men­tou que ten gra­za que as pro­tes­tas ve­ñan dos que máis de­te­rio­ran o idio­ma. Ten ra­zón en par­te, só en par­te, o aca­dé­mi­co por­que os tui­tei­ros de­te­rio­ran o idio­ma dos no­vos, pe­ro quen de­te­rio­ra o idio­ma dos adul­tos so­mos os pe­rio­dis­tas, coa com­pli­ci­da­de da Aca­de­mia. Un sim­ple exem­plo ilus­tra o pro­ce­so. O ver­bo ur­xir foi, con to­da ló­xi­ca, in­tran­si­ti­vo ata que un día a un xor­na­lis­ta se lle oco­rreu ti­tu­lar un­ha in­for­ma­ción «La opo­si­ción ur­ge al Go­bierno… ». O dis­pa­ra­te era gor­do, pe­ro ti­vo éxi­to e to­das as opo­si­cións ur­xi­ron a to­dos os go­ber­nos do Es­ta­do. A Aca­de­mia de­ci­diu que o ver­bo ur­xir pa­sa­ba a ser tran­si­ti­vo.

Os pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos in­ven­ta­ron

iem­pre, cuan­do lle­gan es­tos días que for­man la bi­sa­gra en­tre los dos me­ses cen­tra­les del ve­rano, ju­lio y agos­to, acu­do la pa­ra mí, en­tra­ña­ble nou­ve­lle de Ce­sa­re Pa­ve­se, Una be­lla Es­ta­te, del mis­mo tí­tu­lo que es­ta co­lum­na, pa­ra es­cri­bir en el fron­tis­pi­cio de la me­mo­ria una re­fle­xión por los días idos, por el tiem­po que se es­cu­rre co­mo el agua que in­ten­ta­mos apre­sar en nues­tras pro­pias ma­nos.

Pa­ve­se, que edi­tó es­te li­bro un año an­tes de mo­rir en 1950, es­cri­bió una con­mo­ve­do­ra y sen­ci­lla fra­se con la que co­men­za­ba su na­rra­ción: «Por aquel en­ton­ces siem­pre era fies­ta», pa­ra aden­trar­se en esa dua­li­dad de con­tras­tes tan que­ri­da por el au­tor con­tra­po­nien­do cam­po y ciu­dad con­tem­pla­da des­de la ex­tre­ma be­lle­za de su Pia­mon­te na­tal, y sub­ra­yan­do la mi­li­tan­cia y cer­ca­nía de la cla­se obre­ra que ver­te­bra to­da su obra. la ban­de­ra del odio al PP, y esa, des­afor­tu­na­da­men­te, la com­pra cual­quier mi­li­tan­te del PSOE. Ahí es­tá ins­ta­la­do el jeroglífico de Sán­chez. Y de ahí no va a sa­lir. Yo no le au­gu­ro de­ma­sia­dos éxi­tos. Pe­ro uno es es­cri­tor (un fic­cio­na­dor) y pue­de equi­vo­car­se.

El so­cia­lis­mo es­tá par­ti­do por la mi­tad. La hen­di­du­ra la co­men­zó Za­pa­te­ro y la con­ti­nuó es­te Sán­chez am­bi­guo en to­do, me­nos en por­tar el es­tan­dar­te del ren­cor con­tra to­da de­re­cha. Los bue­nos y los ma­los. El ma­ni­queís­mo es­tú­pi­do que ha per­fi­la­do en el pa­sa­do la peor historia de Es­pa­ña.

Na­ción de na­cio­nes, di­ce Sán­chez en un mo­men­to crí­ti­co por mor del de­li­rio ca­ta­lán: esa Ca­ta­lu­ña que fue go­ber­na­da por la de­re­cha du­ran­te dé­ca­das (¿o aca­so pien­sa Sán­chez que los Pu­jol, Mas y Puig­de­mont son con­mi­li­to­nes?). un­ha no­va xeo­me­tría pa­ra ex­pli­car o fút­bol. Se un equi­po xo­ga ao ata­que e lan­za moi­tos ba­lóns á por­te­ría con­tra­ria, din

Y yo, des­de esa nos­tal­gia que bro­ta en el co­ra­zón del ve­rano, que se ins­ta­la en mi mi­ra­da de nu­bes y cla­ros, pro­cla­mo la ban­de­ra on­dean­te de agos­to, que se ins­ta­la per­ma­nen­te­men­te en la po­pa de es­ta na­ve que na­ve­ga has­ta que san Ro­que clau­su­ra el ci­clo fes­ti­vo de la me­mo­ria y los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de mi pue­blo de­cre­tan que el oto­ño de los atar­de­ce­res de­bu­ta­rá a la vuel­ta del ca­len­da­rio, re­cuer­do y leo en voz al­ta, otra fra­se de Pa­ve­se en su tex­to cuan­do se­ña­la que es «se­gu­ro que vuel­ve en ve­rano, to­das las es­ta­cio­nes se re­pi­ten»

Y va­mos acu­mu­la­do ve­ra­nos, su­man­do agos­tos, ar­chi­van­do los me­ses de luz que bro­tan por abril, pa­sean­do las tar­des con una gal­ba­na an­ti­gua de co­lec­cio­nis­ta de cre­púscu­los, pa­ra reivin­di­car el ve­rano con­ti­nuo ar­chi­va­do en el in­fi­ni­to catálogo de los re­cuer­dos. Mis ve­ra­nos son la mar, que mi­ro bus­can­do ese tras­luz, que po­ne po­co a po­co el lí­mi­te a la no­che, por­que la mar, cuan­do ano­che­ce, se cu­bre con las som­bras y se acu­na dor­mi­da has­ta que se ve la lí­nea del ho­ri­zon­te. Mis

El PSOE vi­ve el caos per­pe­tuo, y lo de Ma­di­na ha si­do la ra­ti­fi­ca­ción exac­ta de es­ta evi­den­cia: un so­cia­lis­mo en de­ri­va y sin fu­tu­ro. No so­lo eso, aña­do, el san­che­cis­mo ac­túa co­mo ta­pón pa­ra una iz­quier­da mo­de­ra­da, dis­tin­ta a la de Igle­sias y su fac­ción ex­tre­ma. Al PP, que pa­sa un mo­men­to de­li­ca­do, lo ima­gino tran­qui­lo es­pe­ran­do la pró­xi­ma re­co­gi­da de vo­tos. Ca­da día tie­ne más es­pa­cio en el cen­tro, ese que po­drían ocu­par po­lí­ti­cos con per­fil si­mi­lar a Ma­di­na. Pe­ro Ma­di­na ha di­cho bas­ta. Bas­ta al sec­ta­ris­mo que Sán­chez ha im­pues­to en el gru­po par­la­men­ta­rio y en la di­rec­ción. Bas­ta al re­van­chis­mo. Bas­ta al in­sul­to de los que pien­san que ser so­cia­lis­ta es ser de Po­de­mos.

El PSOE es­tá ro­to. Es el pa­so pre­vio a es­tar muer­to. que fai un xo­go «ver­ti­cal». Se o equi­po «es­pe­cu­la co ba­lón» e, en vez de ata­car, o pa­sa dun­ha ban­da a ou­tra, din que fai un xo­go «ho­ri­zon­tal». De ne­nos apren­de­mos que ver­ti­cal é un plano per­pen­di­cu­lar ao chan e ho­ri­zon­tal o plano pa­ra­le­lo; pe­ro co­mo os pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos son de le­tras, con­fun­di­ron ver­ti­cal con per­pen­di­cu­lar e ho­ri­zon­tal con pa­ra­le­lo, e liá­ron­se. A no­va xeo­me­tría apro­bou­se por acla­ma­ción e ata un mes­tre da ora­to­ria co­mo Val­dano fa­la de xo­go ver­ti­cal e ho­ri­zon­tal. Ta­mén cha­man «pa­lo lar­go» e «pa­lo cor­to» aos pos­tes da por­te­ría, se­gun­do a dis­tan­cia que es­tán do es­pec­ta­dor, mais pa­ra esa xe­nia­li­da­de non te­ño ex­pli­ca­ción.

Pre­gún­to­me can­to tar­da­rá a Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en acep­tar a xeo­me­tría fut­bo­lei­ra pa­ra cum­prir o man­da­do do seu le­ma: «Lim­pia, bri­lla y da es­plen­dor». ve­ra­nos es­tán te­ji­dos con sau­da­des, que es pa­la­bra por­tu­gue­sa que atra­ve­só la raya de los afec­tos, mis ve­ra­nos cre­cie­ron en torno a un bas­ti­dor don­de fui bor­dan­do la fies­ta y los ami­gos, has­ta que, co­mo con­té en al­gún li­bro, se apa­ga­ban las lu­ces de la ver­be­na, y en­ton­ces su­pe que el ve­rano huía, se ale­ja­ba des­pa­cio sin ha­cer rui­do y abría las cor­ti­nas de sep­tiem­bre. De mi ama­do pue­blo, cuan­do yo era un ado­les­cen­te, se iban con sep­tiem­bre las ri­sas y el bu­lli­cio de los ve­ra­nean­tes, pa­ra no vol­ver, y el pue­blo se re­ple­ga­ba, ins­ta­la­ba una co­ra­za de llu­vias pri­me­ri­zas, que clau­su­ra­ba apre­su­ra­do el be­llo ve­rano de Pa­ve­se, mi be­llo y año­ra­do ve­rano.

Por eso es­cri­bo, in­sis­to, en­tre nu­bes y cla­ros, en­tre el sol y las som­bras, en­tre el or­ba­llo ma­ti­nal y el bo­chorno de los me­dio­días, in­ten­tan­do ha­cer un himno si­len­cio­so que se ins­ta­le en los trein­ta y un días que tie­ne agos­to, mien­tras re­leo los li­bros, los tex­tos, de mi ju­ven­tud adul­ta con los que fui fe­liz en un be­llo ve­rano que vi­ve, que ha­bi­ta, mi me­mo­ria to­da.

SIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.