Pu­tin exi­ge a EE.UU. que re­duz­ca su pre­sen­cia di­plo­má­ti­ca en Ru­sia

Es la res­pues­ta de Mos­cú a la nue­va tan­da de san­cio­nes im­pues­tas por el Con­gre­so

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Ojo por ojo y dien­te por dien­te, co­mo en los vie­jos tiem­pos de la Gue­rra Fría. El Go­bierno ru­so res­pon­dió ayer a la nue­va tan­da de san­cio­nes im­pues­ta por el Con­gre­so de EE.UU. y exi­gió a Washington una re­duc­ción sus­tan­cial de la pre­sen­cia di­plo­má­ti­ca que man­tie­ne en su te­rri­to­rio. La me­di­da de­be ha­cer­se efec­ti­va a par­tir del 1 de sep­tiem­bre y obli­ga a de­jar la plan­ti­lla de per­so­nal nor­te­ame­ri­ca­na con ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca en Ru­sia en 455 per­so­nas, el mis­mo ni­vel que tie­ne la re­pre­sen­ta­ción ru­sa en EE.UU. En ri­gor, no se co­no­ce el nú­me­ro exac­to de di­plo­má­ti­cos y fun­cio­na­rios que tie­ne EE.UU. en su em­ba­ja­da en Mos­cú y en los con­su­la­dos de otras ciu­da­des, pe­ro se­gún el vi­ce­pre­si­den­te de la Du­ma, Ser­guéi Zhe­lez­niak, se­rían en to­tal unos 1.200 em­plea­dos. Es­to sig­ni­fi­ca­ría que el re­cor­te afec­ta­ría a va­rios cien­tos de di- plo­má­ti­cos y co­la­bo­ra­do­res, un gol­pe du­ro que no se que­da ahí. A ma­yo­res, el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ru­so anun­ció que des­de el pró­xi­mo mar­tes la em­ba­ja­da de EE.UU. no po­drá uti­li­zar unos al­ma­ce­nes en la ca­pi­tal ru­sa ni tam­po­co la man­sión de que dis­po­ne en Se­re­brian­yi Bor, una eli­tis­ta zo­na de des­can­so en Mos­cú.

Aun­que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, co­rres­pon­de al pre­si­den­te Trump apro­bar o re­cha­zar las re­pre­sa­lias del Con­gre­so, apro­ba­das ca­si por una­ni­mi­dad pa­ra cas­ti­gar la pre­sun­ta in­je­ren­cia en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año pa­sa­do, el mi­nis­te­rio ru­so de Ex­te­rio­res no es­pe­ró a adop­tar las con­tra­me­di­das y ame­na­zó con to­mar otras nue­vas si la es­ca­la­da de ten­sión no se re­fre­na. Tal com­por­ta­mien­to en­tra­ña ele­var el lis­tón en la es­ca­la­da y de­ja ver la de­cep­ción del Krem­lin an­te el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos, en las an­tí­po­das del es­ce­na­rio de mu­tuo en­ten­di­mien­to que au­gu­ra­ba la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca.

La re­duc­ción de la pre­sen­cia es­ta­dou­ni­den­se ya se ha­bía plan­tea­do en di­ciem­bre, des­pués de que Ba­rack Oba­ma de­ci­die­ra ex­pul­sar a 35 per­so­nas con­si­de­ra­das miem­bros de los ser­vi­cios de inteligencia ru­sos, pe­ro en aquel mo­men­to Vla­di­mir Pu­tin de­ci­dió fi­nal­men­te no reac­cio­nar mo­vi­do por la creen­cia de que Do­nald Trump adop­ta­ría una lí­nea me­nos be­li­ge­ran­te ha­cia Mos­cú. Cuan­do tu­vo no­ti­cias de las nue­vas san­cio­nes, Pu­tin ya no se an­du­vo con con­tem­pla­cio­nes y las atri­bu­yó a una ola de ru­so­fo­bia irra­cio­nal.

En teo­ría, Trump aún pue­de ve­tar el pro­yec­to del Con­gre­so, pe­ro se­ría una de­ci­sión po­co du­ra­de­ra. La Cá­ma­ra ba­ja so­lo ten­dría que vol­ver a vo­tar el tex­to, con una ma­yo­ría de dos ter­cios, pa­ra su­pe­rar el re­cha­zo. En ge­ne­ral, los pre­si­den­tes in­ten­tan evi­tar tal hu­mi­lla­ción.

Mos­cú no es el úni­co cen­tro de po­der in­quie­to con las san­cio­nes. La Co­mi­sión Eu­ro­pea in­for­mó ayer de que per­ma­ne­ce «vi­gi­lan­te» da­do que las me­di­das po­drían afec­tar al sec­tor de la ener­gía en el Vie­jo Con­ti­nen­te. «Es­ta­mos ob­ser­van­do es­te pro­ce­so muy de cer­ca, con gran aten­ción. Exa­mi­na­mos cuál es la evo­lu­ción y se­gui­re­mos la apli­ca­ción prác­ti­ca de es­ta ley, cuan­do en­tre en vi­gor y si lo ha­ce», de­cla­ró el por­ta­voz co­mu­ni­ta­rio. A va­rios paí­ses eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te Ale­ma­nia y Ho­lan­da, les preo­cu­pa que la ley per­mi­ta a Trump san­cio­nar a em­pre­sas que tra­ba­jan en la cons­truc­ción de ga­so­duc­tos pro­ce­den­tes de Ru­sia. Por otro la­do, las san­cio­nes quie­bran el prin­ci­pio de uni­dad acor­da­do en­tre EE.UU. y la Union Eu­ro­pea fren­te a Ru­sia des­de la ane­xión de Cri­mea, en 2014. Has­ta aho­ra, las san­cio­nes se coor­di­na­ban en­tre am­bos la­dos del Atlán­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.