Ita­lia en­via­rá bar­cos a Li­bia pa­ra con­tro­lar el flu­jo mi­gra­to­rio

El Go­bierno cie­rra un prin­ci­pio de acuer­do con las oe­ne­gés pa­ra re­gu­lar su con­duc­ta en las ope­ra­cio­nes de so­co­rro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - MA­RÍA SIGNO

El Go­bierno de Pao­lo Gen­ti­lo­ni no arro­ja la toa­lla an­te la lle­ga­da ma­si­va de in­mi­gran­tes a las cos­tas ita­lia­nas y dio ayer pa­sos en dos fren­tes dis­tin­tos pe­ro re­la­cio­na­dos. Ce­rró con las oe­ne­gés que tra­ba­jan en la zo­na ayu­dan­do al res­ca­te en el Me­di­te­rrá­neo un prin­ci­pio de acuer­do pa­ra es­ta­ble­cer un có­di­go de con­duc­ta que re­gu­la­rá las ac­ti­vi­da­des de so­co­rro. Por otro la­do, apro­bó un de­cre­to que le per­mi­ti­rá el en­vío de bar­cos y avio­nes a las aguas de Li­bia pa­ra echar una mano a su Go­bierno en la lu­cha con­tra los tra­fi­can­tes de per­so­nas que se lu­cran de en­viar al mar a los in­mi­gran­tes que lle­gan por mi­les al país, en su ma­yor par­te pro­ce­den­tes del Áfri­ca sub­saha­ria­na.

El de­cre­to, que ten­drá que ser apro­ba­do aún por el Par­la­men­to la pró­xi­ma se­ma­na, fue pre- sen­ta­do por el pri­mer mi­nis­tro, quien no acla­ró del to­do la le­tra pe­que­ña de una mi­sión que es con­se­cuen­cia del acuer­do al que lle­ga­ron re­cien­te­men­te Ro­ma y Trí­po­li. «Es ni más ni me­nos lo que ha pe­di­do el Go­bierno li­bio», ex­pli­có. Las ope­ra­cio­nes de con­trol del flu­jo mi­gra­to­rio se­rán ges­tio­na­das por el Go­bierno de uni­dad na­cio­nal apo­ya­do por la ONU y tam­bién se­rán ellos quie­nes blo­quea­rán los bar­cos de los tra­fi­can­tes y tras­la­da­rán a tie­rra a los in­mi­gran­tes. Sin em­bar­go, las mo­to­na­ves de la ma­ri­na li­bia in­ter­ven­drán di­rec­ta­men­te si­guien­do in­di­ca­cio­nes de las uni­da­des ita­lia­nas, cu­yo apo­yo se­rá téc­ni­co y lo­gís­ti­co.

Gen­ti­lo­ni in­sis­tió en que, con el en­vío de uni­da­des ita­lia­nas, «se pue­de dar una im­por­tan­te con­tri­bu­ción a re­for­zar la so­be­ra­nía li­bia. La me­di­da no se di­ri­ge con­tra la so­be­ra­nía de es­te país», in­sis­tió. El pri­mer mi­nis­tro ita­liano se es­for­zó en re­cal­car que su país tra­ba­ja­rá pa­ra re­for­zar el pa­pel del Al­to Co­mi­sa­ria­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) y de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM) en los cen­tro de aco­gi­da en Li­bia pa­ra que se res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos.

Tam­bién ayer el mi­nis­te­rio del In­te­rior ita­liano y las oe­ne­gés lle­ga­ron a un prin­ci­pio de acuer­do so­bre el có­di­go de con­duc­ta que re­gu­la­rá las ope­ra­cio­nes de so­co­rro. Tras una pri­me­ra reunión in­for­ma­ti­va el miér­co­les, en la que el mi­nis­te­rio pro­pu­so a las or­ga­ni­za­cio­nes que pre­sen­ta­ran sus en­mien­das, la reunión de ayer fue más po­si­ti­va y desem­bo­có en un prin­ci­pio de acuer­do so­bre un tex­to que se fir­ma­rá el lu­nes.

Cua­tro eran los pun­tos con­tro­ver­ti­dos. El pri­me­ro re­fe­ri­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas del bar­co y de la tri­pu­la­ción, que las oe­ne­gés con­si­de­ra­ban «am­bi­guo». En el se­gun­do, uno de los más dis­cu­ti­dos, se pre­vé la pre­sen­cia de un ofi­cial ju­di­cial ita­liano a bor­do de los bar­cos de las oe­ne­gés. Es­tas han so­li­ci­ta­do que sea siem­pre ita­liano, que se em­bar­que en aguas ita­lia­nas y que no por­te ar­mas.

Tam­bién el ter­cer pun­to es muy es­pi­no­so ya que tra­ta del tras­pa­so de los in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos en al­ta mar a em­bar­ca­cio­nes más gran­des que los lle­van a tie­rra. Las au­to­ri­da­des ita­lia­nas pro­po­nían que fue­ra el bar­co que ha­ce el res­ca­te el que des­em­bar­que a los re­fu­gia­dos, algo que las oe­ne­gés ca­li­fi­can co­mo «di­fí­cil­men­te ope­ra­ti­vo», por lo que han pe­di­do que se con­ti­núe con el cri­te­rio ac­tual.

Con el cuar­to pun­to Ita­lia pre­ten­de que la coor­di­na­ción de los res­ca­tes la di­ri­ja la cen­tral más cer­ca­na que, en mu­chos ca­sos, es Mal­ta y no Ro­ma. Las oe­ne­gés pre­fie­ren que si­ga sien­do el cen­tro ita­liano el que se ocu­pe de las ope­ra­cio­nes ya que mu­chas ve­ces las cen­tra­les de otros paí­ses «ni si­quie­ra res­pon­den al te­lé­fono».

EFE

Un gru­po de in­mi­gran­tes des­em­bar­can en Li­bia des­pués de ser res­ca­ta­dos en el Me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.