Un muer­to y seis he­ri­dos en un asal­to a cu­chi­lla­das en Ham­bur­go

De­te­ni­do el ata­can­te, que na­ció en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y que, se­gún al­gu­nos tes­ti­gos, gri­tó «Alá Ak­bar» al em­bes­tir

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAE­LO

El asal­to se pro­du­jo al­re­de­dor de las 3 de la tar­de y, so­lo unos mi­nu­tos des­pués, la po­li­cía y los ser­vi­cios de emer­gen­cia ya ha­bían re­ci­bi­do las pri­me­ras lla­ma­das. Un hom­bre ar­ma­do con un cu­chi­llo de cocina ha­bía irrum­pi­do en un su­per­mer­ca­do y co­men­za­do a ases­tar pu­ña­la­das a los clien­tes de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, ma­tan­do a una per­so­na y de­jan­do he­ri­das a otras seis. Se­gún tes­ti­gos, el agre­sor gri­tó «Ala Ak­bar» («Dios es gran­de») jus­to an­tes de aban­do­nar el co­mer­cio de la ca­de­na Ede­ka, si­tua­do en un ba­rrio re­si­den­cial de Barm­bek, en la ciu­dad por­tua­ria de Ham­bur­go. Sin em­bar­go, las fuer­zas de se­gu­ri­dad no han con­fir­ma­do es­tas in­for­ma­cio­nes, ni tam­po­co el he­cho de que pu­die­ra ha­ber si­do un ro­bo, co­mo se di­jo en un prin­ci­pio.

«Los mo­ti­vos si­guen sin es­tar cla­ros. La in­ves­ti­ga­ción con­ti­núa», se li­mi­tó a de­cir una por­ta­voz de la po­li­cía lo­cal que so­lo a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de fa­ci­li­ta­ba da­tos so­bre la iden­ti­dad del ata­can­te. Al pa­re­cer se tra­ta de un hom­bre de 26 años que ha na­ci­do en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y no en Ara­bia Sau­dí, co­mo ini­cial­men­te fil­tra­ba el dia­rio ber­li­nés Ta­gess­pie­gel, se­gún el cual el pre­sun­to agre­sor se­ría un is­la­mis­ta pa­les­tino que ha­bría lle­ga­do a Ale­ma­nia co­mo re­fu­gia­do y es­ta­ría fi­cha­do por las au­to­ri­da­des.

El agre­sor hu­yó del lo­cal en di­rec­ción al me­tro, pe­ro fue per­se­gui­do por un gru­po de tran­seún­tes que lo­gra­ron re­du­cir­lo a es­ca­sa dis­tan­cia de allí, don­de po­co des­pués fue de­te­ni­do por los agen­tes, se­gún ex­pli­có el por­ta­voz Ti­mo Zill. En de­cla­ra­cio­nes a la ca­de­na de te­le­vi­sión NTV, una tes­ti­go ase­gu­ró que es­ta­ba «fue­ra de sí», mien­tras que otro des­cri­bió su com­por­ta­mien­to co­mo «muy al­te­ra­do». El sen­sa­cio­na­lis­ta Bild pu­bli­có una fo­to­gra­fía su­ya con he­ri­das le­ves y la ca­be­za ta­pa­da con una bol­sa.

Ac­tuó so­lo

A pe­sar de que el dia­rio sen­sa­cio­na­lis­ta co­mu­ni­có que las au­to­ri­da­des bus­ca­ban a un se­gun­do cóm­pli­ce, la po­li­cía ha con­fir­ma­do que el agre­sor ac­tuó en so­li­ta­rio. El su­per­mer­ca­do y sus al­re­de­do­res han si­do acor­do­na­dos y ce­rra­dos al trá­fi­co. Sin em­bar­go, no fue ac­ti­va­do el dis­po­si­ti­vo an­ti­te­rro­ris­ta, tal y co­mo in­for­mó Bild.

Ale­ma­nia se en­cuen­tra en es­ta­do de aler­ta por ame­na­za yiha­dis­ta des­de el ve­rano de 2016, tras ser ob­je­to de dos ata­ques per­pe­tra­dos por de­man­dan­tes de asi­lo. Sin du­da, el peor fue el del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, cuan­do el tu­ne­cino Anis Am­ri arro­lló con un ca­mión a una mul­ti­tud en un mer­ca­di­llo na­vi­de­ño de la ca­pi­tal ale­ma­na, ma­tan­do a 12 per­so­nas e hi­rien­do a otras 50. Los ser­vi­cios de inteligencia ale­ma­nes es­ti­man que ha­bría unas 10.000 per­so­nas ra­di­ca­li­za­das en el país, in­clui­dos unos 1.600 con­si­de­ra­dos co­mo po­ten­cial­men­te vio­len­tos.

M. MAC MATZEN REUTERS

Fo­ren­ses ale­ma­nes en el lu­gar del asal­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.