Ex­ma­ri­ne­ros ga­lle­gos su­pli­can a Es­pa­ña que ata­je el vía cru­cis ju­di­cial que les aca­ba de com­pli­car No­rue­ga

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Marítima - E. ABUÍN

Que sen­tar al Reino de No­rue­ga an­te el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos no iba a ser de hoy pa­ra ma­ña­na, los ex­ma­ri­ne­ros ga­lle­gos que tra­ba­ja­ron a bor­do de bu­ques mer­can­tes con ban­de­ra de su país sin que aho­ra co­bren pen­sión lo te­nían cla­ro. So­bre to­do por­que Es­pa­ña no qui­so dar el pa­so pa­ra in­ter­po­ner una de­man­da in­ter­es­ta­tal que da­ría pa­se di­rec­to a la cor­te de Es­tras­bur­go. Pe­ro lo que no se es­pe­ra­ba Long Ho­pe, la agru­pa­ción de afec­ta­dos que ha alen­ta­do las de­nun­cias par­ti­cu­la­res, es un va­ra­pa­lo ju­di­cial que los de­vol­vie­se prác­ti­ca­men­te a la ca­si­lla de sa­li­da y alar­ga­se la tra­mi­ta­ción has­ta el pun­to de que la me­ta de Es­tras­bur­go «po­de­ría eter­ni­zar­se», apun­tan. Y des­de lue­go el co­lec­ti­vo no dis­po­ne pre­ci­sa­men­te de wto­do el tiem­po del mun­do.

En el sis­te­ma ju­di­cial no­rue­go ca­be la po­si­bi­li­dad de lle­var di­rec­ta­men­te a la Cor­te Su­pre­ma el re­cur­so con­tra la re­so­lu­ción que el 28 de abril dio el Tri­bu­nal de Pri­me­ra Ins­tan­cia de Os­lo. Fa­llo ne­ga­ti­vo, por cier­to, pa­ra los in­tere­ses de los re­pre­sen­ta­dos por Long Ho­pe, ya que con­si­de­ra­ba «que non ha­bía vul­ne­ra­ción de de­rei­tos fun­da­men­tais por fal­ta de pro­tec­ción so­cial en No­rue­ga dos no­sos tra­ba­lla­do­res do mar emi­gran­tes em­bar­ca­dos en bu­ques des­te Es­ta­do», ex­pli­can.

Pe­ro esa po­si­bi­li­dad ha que­da­do cor­ta­da de raíz al dic­ta­mi­nar la Cor­te Su­pre­ma (Nor­ges Hø­yes­te­rett) —sin dar ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos que la jus­ti­fi­quen, ha­cen ver— que an­tes de acu­dir a es­ta vía hay que pa­sar por una ins­tan­cia an­te­rior, el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes. «Is­to im­pli­ca es­go­tar as vías pre­vias de re­cur­so, máis ta­mén que o tem­po pre­vis­to pa­ra acu­dir ao Tri­bu­nal de De­rei­tos Hu­ma­nos poi­da eter­ni­zar­se», di­cen.

Vía más rá­pi­da

El va­ra­pa­lo ju­di­cial ha de­ja­do to­ca­do al co­lec­ti­vo, que cree que es ho­ra de que el Go­bierno es­pa­ñol de­je de «mi­rar pa­ra ou­tro la­do con ab­so­lu­ta frial­da­de» y de­nun­cie di­rec­ta­men­te a No­rue­ga an­te el Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go por ha­ber dis­cri­mi­na­do al co­lec­ti­vo al no per­mi­tir­les be­ne­fi­ciar­se de su sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial por no te­ner fi­ja­da su re­si­den­cia allí, sin que eso fue­se óbi­ce pa­ra co­brar­les im­pues­tos co­mo si vi­vie­sen en Ber­gen.

Mien­tras No­rue­ga ga­na tiem­po y Es­pa­ña se de­sen­tien­de, los afec­ta­dos se in­dig­nan por­que ca­da día que pa­sa «é un­ha len­ta ago­nía na es­pe­ra da so­lu­ción de­fi­ni­ti­va» que pue­de que al­gu­nos no vean. Y sin ol­vi­dar que tam­bién au­men­ta la san­gría eco­nó­mi­ca que es­to su­po­ne pa­ra per­so­nas que no tie­nen re­cur­sos bo­yan­tes y lo tie­nen com­pli­ca­do pa­ra ha­cer fren­te a un plei­to más lar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.