La Jus­ti­cia im­pi­de abor­tar a la ni­ña de 10 años vio­la­da por su tío

Ale­ga que se pon­dría en pe­li­gro la vi­da de la pe­que­ña

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

Ha­ce dos se­ma­nas em­pe­zó a sen­tir un fuer­te do­lor de es­tó­ma­go. No pa­re­cía na­da gra­ve, aun­que sus pa­dres de­ci­die­ron lle­var­la al hos­pi­tal. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­brie­ron lo que nun­ca se hu­bie­ran ima­gi­na­do: la ni­ña, de 10 años, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ocho me­ses. En­ton­ces, to­da la ver­dad sa­lió a la luz: la pe­que­ña ha­bía si­do vio­la­do reite­ra­da­men­te por su tío, aho­ra en pri­sión. No es un he­cho ais­la­do en la In­dia, don­de ca­da 13 ho­ras un me­nor de 10 años su­fre abu­sos de su en­torno más cer­cano, tan­to de ami­gos co­mo de sus pro­pios fa­mi­lia­res. Pe­ro los pa­dres de­ci­die­ron re­cu­rrir a la jus­ti­cia pa­ra que su hi­ja pu­die­ra abor­tar, aun­que la ley del país so­lo per­mi­te la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo has­ta las 20 se­ma­nas, pla­zo que so­lo pue­de pro­lon­gar­se si exis­te un ries­go pa­ra la ma­dre. Tam­po­co era algo in­fre­cuen­te, por­que los tri­bu­na­les in­dios atien­den es­te ti­po de ca­sos con cier­ta fre­cuen­cia. Mis­mo en ma­yo pa­sa­do se per­mi­tió cesar el em­ba-

El dic­ta­men mé­di­co

ra­zo a una pe­que­ña, tam­bién de diez años, que ha­bía si­do vio­la­da por su pa­dras­tro y con un fe­to de 21 se­ma­nas de ges­ta­ción. El ve­re­dic­to, sin em­bar­go, fue muy dis­tin­to al es­pe­ra­do. El Tri­bu­nal Su­pre­mo re­cha­zó que se le prac­ti­ca­ra el abor­to en ba­se al in­for­me de una jun­ta mé­di­ca en la que se ex­po­nía que la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pon­dría en pe­li­gro la vi­da de la ni­ña. Los pa­dres acep­ta­ron la de­ci­sión. «El fa­llo se ba­só en la opi­nión de un co­mi­té de mé­di­cos cua­li­fi­ca­dos, y es­ta­mos con­ten­tos con el ve­re­dic­to», ex­pli­có a la agen­cia Afp Alok Sri­va­tav, el abo­ga­do de la fa­mi­lia de la víc­ti­ma.

La de ayer no fue la mis­ma re­sig­na­ción

que el le­tra­do ha­bía mos­tra­do ha­ce unos días, cuan­do ape­ló an­te el Su­pre­mo la de­man­da re­cha­za­da por el tri­bu­nal lo­cal de Chan­di­garh. En­ton­ces ha­bía di­cho, ava­la­do tam­bién por in­for­mes mé­di­cos, que los hue­sos pél­vi­cos de la ni­ña no es­ta­ban lo su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­dos, de­bi­do a su cor­ta edad, por lo que un par­to po­dría po­ner en pe­li­gro su vi­da y la del pro­pio be­bé.

A par­tir de es­te ca­so, los jue­ces del Su­pre­mo han pe­di­do al fis­cal ge­ne­ral de la In­dia que es­tu­die la crea­ción de con­se­jos mé­di­cos de­di­ca­dos ex­clu­si­va­men­te a to­mar de­ci­sio­nes de for­ma rá­pi­da so­bre pe­ti­cio­nes de abor­to. Ca­da año se vio­lan en el país a una me­dia de 20.000 me­no­res.

HUSSAIN AFP

Las mu­je­res in­dias han de­nun­cia­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes el al­to nú­me­ro de vio­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.