De fu­ran­cho en fu­ran­cho por las Rías Bai­xas

Co­mi­da tra­di­cio­nal, au­ten­ti­ci­dad y pre­cios ba­jos, los atrac­ti­vos de es­tos lo­ca­les en­xe­bres

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - TA­NIA TA­BOA­DA

Son es­pa­cios que de­fi­nen per­fec­ta­men­te a Ga­li­cia. Na­cie­ron con la fi­na­li­dad de ven­der el ex­ce­den­te de la co­se­cha. Y aca­ba­ron con­vir­tién­do­se en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co por su ca­rác­ter au­tén­ti­co y sus mó­di­cos pre­cios. Son los de­no­mi­na­dos fu­ran­chos, ta­ber­nas im­pro­vi­sa­das en bo­de­gas o do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res don­de se com­bi­nan los me­jo­res in­gre­dien­tes de nues­tra tie­rra. Co­mi­da ca­se­ra y pre­pa­ra­da al es­ti­lo tra­di­cio­nal, buen vino, na­tu­ra­le­za pu­ra y pro­pie­ta­rios cam­pe­cha­nos que des­ta­can por su ama­bi­li­dad y cer­ca­nía.

De­bi­do a la le­gis­la­ción, mu­chos de es­tos lo­ca­les si­guen desem­pe­ñan­do las la­bo­res de fu­ran­cho, pe­ro con li­cen­cia de res­tau­ran­te. To­do pa­ra sor­tear la nor­ma que, en­tre otras pau­tas, les obli­ga­ría a echar la lla­ve en los me­ses más ál­gi­dos —los fu­ran­chos so­lo pue­den es­tar abier­tos des­de fe­bre­ro a ju­nio—.

En es­tas ca­sas par­ti­cu­la­res se vi­ven ex­pe­rien­cias de lo más en­xe­bres ba­jo la pa­rra, en un al­pen­dre o en el in­te­rior de una bo­de­ga. La co­mi­da y el vino es 100% ca­se­ro y la can­ti­dad lle­ga a lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Tan­to es así que mu­chos co­men­sa­les van con tup­pers pa­ra lle­var la co­mi­da so­bran­te y apro­ve­char­la en la ce­na.

Aun­que en al­gún mu­ni­ci­pio de la zo­na nor­te de Ga­li­cia tam­bién exis­te es­te ti­po de ca­sas par­ti­cu­la­res, don­de en reali­dad pro­li­fe­ran son en rin­co­nes de las Rías Bai­xas. Des­de Vi­go has­ta la co­mar- ca de O Sal­nés se pue­den en­con­trar nu­me­ro­sos fu­ran­chos, to­dos ubi­ca­dos en los es­pa­cios más em­ble­má­ti­cos.

Pri­me­ra pa­ra­da, Meis. En pleno co­ra­zón de O Sal­nés, apa­re­ce O La­gar do Ra­po­so, un fu­ran­cho re­gen­ta­do por Ma­ri Car­men Re­bo­re­do. Lo tra­ba­ja jun­to a sus dos hi­jos y tres em­plea­dos. Es obli­ga­to­rio pa­ra to­do co­men­sal pro­bar el ga­llo de co­rral y el vino ca­se­ro, bien sea un al­ba­ri­ño o un tin­to Ba­rran­tes o Men­cía. «Fai tres anos, de­ci­di­mos mon­tar na mi­ña ca­sa na­tal es­te ne­go­cio fa­mi­liar. Arran­xa­mos as an­ti­gas cua­dras, os al­pen­dres e a la­rei­ra. Bai­xei un chi­nei­ro que ti­ña en desuso e de­ci­dín sa­car to­da a vai­xe­la que ti­ña gar­da­da», cuen­ta. Su lo­cal dis­po­ne de un afo­ro pa­ra 150 per­so­nas.

Los que eli­jan es­te es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra re­po­ner fuer­zas po­drán de­gus­tar de­li­cias co­mo unas cro­que­tas de viei­ra, ore­ja de cer­do, tos­ta de pan de maíz has­ta unos ca­llos. De postres tam­bién dis­po­nen de una am­plia car­ta con di­ver­sos ti­pos de flan o he­la­dos ca­se­ros, en­tre otros, de man­za­na y miel o tu­rrón.

La ru­ta si­gue por Cam­ba­dos, Allí se es­con­de A Ru­da. Lo re­gen­ta Rubén Ou­te­da des­de ha­ce do­ce años. Na­da ha cam­bian­do. Su pa­dre con­ti­núa pe­lan­do a mano una me­dia se­ma­nal de 300 ki­los de pa­ta­tas. Su ma­dre se en­car­ga de la cocina. Su her­ma­na, de ha­cer las com­pras. Y él, de la par­te eco­nó­mi­ca. «A tor­ti­lla si­gue sen­do o pra­to es­tre­la, aín­da que nun­ca fal­ta zor­za, lom­bos de ra­xo ou cro­que­tas ca­sei- ras», ex­pli­ca Rubén Ou­te­da. ¿El pre­cio? 12 eu­ros por co­men­sal. Y es­te pue­de comer has­ta can­sar­se, por su­pues­to.

En el lu­gar de To­me­za, a dos ki­ló­me­tros de Pon­te­ve­dra ciu­dad, apa­re­ce O Fu­ran­cho de Cu­rrás. Lo ges­tio­na des­de ha­ce más de una dé­ca­da Nie­ves Gar­cía. En él lo tra­di­cio­nal si­gue sien­do con­di­ción in­dis­pen­sa­ble. «In­gre­dien­tes cul­ti­va­dos na ca­sa e pre­pa­ra­dos ao es­ti­lo máis tra­di­cio­nal é a ba­se do no­so ne­go­cio. Pa­ra comer sem­pre ofre­ce­mos car­ne, gui­so, em­pa­na­da... Pa­ra be­ber con­ta­mos con vi­ño pro­pio. Ser­vi­mos abun­dan­te co­mi­da por un pre­zo de 15 eu­ros por co­men­sal», in­di­ca Ri­car­do Gar­cía, el co­ci­ne­ro de es­te fu­ran­cho, quien afir­ma que mu­chos clien­tes lle­van las so­bras pa­ra la ce­na.

La ru­ta con­ti­núa. En el mu­ni­ci­pio de Mea­ño, si­tua­do en la par­te me­ri­dio­nal de la co­mar­ca del Sal­nés, se asien­ta el fu­ran­cho A de Mar­cos. Vino de ca­sa pa­ra acom­pa­ñar con zam­bu­ri­ñas, pa­ta­tas, cho­ri­zos, tor­ti­lla, ri­cha­da, zor­za y un sa­bro­so pan son in­gre­dien­tes obli­ga­to­rios pa­ra de­gus­tar y com­ba­tir el ham­bre. Se pue­de dis­fru­tar de es­ta gas­tro­no­mía en un acon­di­cio­na­do ba­jo de la ca­sa fa­mi­liar.

En la zo­na de Baión, cer­ca de Vi­la­gar­cía de Arou­sa, se lo­ca­li­za O Ti­ra­pe­dras. Dis­pen­sa vino ca­se­ro con tor­ti­lla, ra­xo y de­más pla­tos tí­pi­cos de es­tos la­res. Lo más ha­bi­tual es pro­bar el vino nue­vo del pro­pie­ta­rio, ade­más de sus ta­pas va­ria­das. En ellas nun- ca fal­tan in­gre­dien­tes de­ri­va­dos de la ma­tan­za del cer­do. Cho­ri­zo, ja­món, ore­ja o ra­xo, son ha­bi­tua­les. Ofre­ce tam­bién dis­tin­tos ti­pos de que­sos.

Lo­ca­li­za­bles con el GPS

Has­ta ha­ce po­co, el bo­ca a bo­ca o via­jar con un lu­ga­re­ño era la úni­ca for­ma de lo­ca­li­zar un fu­ran­cho. Aun­que to­da­vía no lle­ga a to­dos, ac­tual­men­te el GPS ya em­pie­za a lo­ca­li­zar es­tas ca­sas par­ti­cu­la­res que ha­ce años se en­con­tra­ban en la clan­des­ti­ni­dad. Tam­bién exis­te una pá­gi­na web que fun­cio­na co­mo bus­ca­dor de es­tos mí­ti­cos lo­ca­les de al­dea, es­con­di­dos en lu­ga­res con mu­cho en­can­to, se­ña­li­za­dos con un lau­rel y que fue­ron aco­gi­dos por los re­si­den­tes en la ciu­dad co­mo una for­ma de dis­fru­tar de lo tra­di­cio­nal y au­tén­ti­co.

FO­TOS: MÓ­NI­CA IRAGO

El co­ci­ne­ro del fu­ran­cho A do Mar­cos de Mea­ño, en su cocina pre­pa­ran­do los pla­tos.

Unos clien­tes sien­do ser­vi­dos en A Ru­da, en Cam­ba­dos

El po­llo de co­rral de O La­gar do Ra­po­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.