Opor­to, tre­ce años des­pués

El Dé­por re­gre­sa al es­ta­dio Do Dra­gao en el que so­ñó con la fi­nal de la Cham­pions

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - FA­BIÁN BOU­ZAS

El Dé­por vuel­ve ma­ña­na al es­ta­dio Do Dra­gao en las an­tí­po­das de lo que un día lle­gó a ser. El es­ce­na­rio, sin em­bar­go vol­ve­rá ha­cer tra­ba­jar tre­ce años des­pués a los más nos­tál­gi­cos y la­men­tar­se a per­pe­tui­dad por lo que pu­do ha­ber si­do y al fi­nal nun­ca lle­gó: un Dé­por ba­ña­do en glo­ria al­can­zan­do la ma­yor ci­ma con­ti­nen­tal. El de ma­ña­na (20.30 ho­ras, TVG) se­rá un amis­to­so sin más.

Aquel 21 de abril del 2004, el De­por­ti­vo se pre­sen­ta­ba en Opor­to con un equi­po en ple­na ma­du­rez de­por­ti­va, pre­pa­ra­do y acos­tum­bra­do a las gran­des ci­tas, cur­ti­do en du­ras ba­ta­llas y con el po­so ne­ce­sa­rio pa­ra li­diar con la se­mi­fi­nal de Cham­pions que se ave­ci­na­ba. Un Dé­por con po­ten­cial evi­den­te de ser cam­peón, an­te una ter­na que com­ple­ta­ban Opor­to, Mó­na­co y un Chel­sea pre­vio a la épo­ca de Mou­rin­ho y Abra­mo­vich.

Un par­ti­do, un des­pla­za­mien­to his­tó­ri­co y ma­si­vo con más de 6.000 hin­chas her­cu­li­nos a ori­llas del Due­ro. La ciu­dad de Opor­to se en­ga­la­na­ba más que nun­ca con el blan­co y azul en­tre­ga­dos a la cau­sa que aban­de­ra­ba un im­ber­be Jo­sé Mou­rin­ho en el ban­qui­llo de los dra­go­nes, pe­ro es­ta vez la gai­ta y la ban­de­ra ga­lle­gas to­ma­ban ca­da ca­lle de la ciu­dad lu­sa, alen­tan­do el ma­yor sue­ño del De­por­ti­vo.

Era el Opor­to de Car­val­ho, de Ma­ni­che, de De­co, pe­ro es­pe­cial­men­te era el Opor­to de Mou­rin­ho, un equi­po ru­do, só­li­do, con una dis­ci­pli­na tác­ti­ca in­que­bran­ta­ble ba­sa­do en el or­den, el sa­cri­fi­cio y la so­li­da­ri­dad. El Dé­por, era un con­jun­to con mu­cha más ca­li­dad, me­nos dis­ci­pli­na­do, pe­ro con ma­yor ta­len­to. Nay­bet y Andrade en el cen­tro de la za­ga, el equi­li­brio de Mau­ro Silva en el me­dio, la crea­ti­vi­dad de Va­le­rón, el guan­te de Fran y la pe­ga­da de Lu­que y un ilu­mi­na­do Wal­ter Pan­dia­ni en ata­que. Era un Dé­por ma­yúscu­lo, que lle­ga­ba ade­más en es­ta­do de gra­cia tras go­lear al Mi­lan en los cuar­tos de fi­nal en el le­gen­da­rio par­ti­do de Ria­zor.

El par­ti­do fue te­dio­so, plo­mi­zo por mo­men­tos, con po­quí­si­mo fút­bol. El mie­do im­pe­ró en­tre dos equi­pos cu­yo res­pe­to y te­mor a re­ci­bir un gol fue ma­yor que su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar fút­bol. El es­pec­tácu­lo que­dó pa­ra otras li­des. El Opor­to su­po im­po­ner más su jue­go, el que se ba­sa­ba en que el ba­lón no ro­da­se, el de fre­nar la ela­bo­ra­ción y el di­na­mis­mo del De­por­ti­vo y pa­ra ello lle­vó el jue­go al lí­mi­te del re­gla­men­to.

Tar­je­ta pa­ra Mau­ro

El Opor­to lle­ga­ba a la ida de se­mi­fi­na­les con sie­te ju­ga­do­res aper­ci­bi­dos de san­ción en el on­ce ini­cial, nin­guno fue cas­ti­ga­do con ama­ri­lla. Sí la vio Mau­ro Silva. Por pro­tes­tar. Y por cul­pa de es­ta tar­je­ta se per­de­ría el due­lo de vuel­ta.

En la se­gun­da par­te el Opor­to au­men­tó la pre­sión, la hin­cha­da lo­cal in­ten­si­fi­có tam­bién el am­bien­te a fa­vor de los su­yos y las seis mil al­mas her­cu­li­nas se en­car­ga­ban de re­cor­dar a los su­yos, ca­da mi­nu­to, que allí no es­ta­ban so­los.

En ata­que, el Dé­por ape­nas te­nía in­ci­den­cia. Va­le­rón se per­día en la red que ha­bía te­ji­do Mou­rin­ho pa­ra ma­nia­tar su fút­bol, una red ba­sa­da en la brus­que­dad fí­si­ca de Cos­tin­ha, Cos­ta y Car­val­ho que em­pe­que­ñe­cie­ron al 21. En el tra­mo fi­nal el Dé­por ti­ró de inteligencia, su­po ad­mi­nis­trar bien los mi­nu­tos, ce­rrar bien los es­pa­cios en de­fen­sa sin pa­sar gran­des apu­ros, ju­gan­do con el tiem­po a su fa­vor y un re­sul­ta­do que le de­ja­ba la opor­tu­ni­dad de re­sol­ver an­te su afi­ción el pa­se a la gran fi­nal.

Pe­ro se en­con­tró con un he­cho ines­pe­ra­do. Un «ac­to re­fle­jo», co­mo lo de­fi­nió el ju­ga­dor, de De­co lle­vó al error al ár­bi­tro, que ex­pul­só a Andrade. Fue esa fa­mo­sa ca­ran­to­ña, ese to­que con la pier­na tan le­ve co­mo in­ne­ce­sa­rio por el mo­men­to y el con­tex­to. Un ges­to que su de­ses­pe­ra­do «Is my friend, is my friend» no con­si­guió evi­tar la ex­pul­sión. El Dé­por aca­ba­ría con diez, la ba­ja de Andrade aca­bó sien­do cru­cial en la vuel­ta y pa­ra col­mo De­co ali­men­ta­ba la sen­sa­ción re­co­no­cien­do el error ar­bi­tral.

El del dra­gón que­da­rá co­mo el his­tó­ri­co cam­po de un em­pa­te con en­vol­to­rio de ilu­sión pe­ro que re­sul­tó ser un ca­ra­me­lo en­ve­ne­na­do ca­mino de Gel­sen­kir­chen.

XO­SÉ CAS­TRO

For­ma­ción del De­por­ti­vo que afron­tó la ida de la se­mi­fi­nal de la Cham­pions en Por­tu­gal.

XO­SÉ CAS­TRO

Ins­tan­te en el que Andrade vio la in­jus­ta tar­je­ta ro­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.