¿Por qué Mén­dez de Vi­go es tan ti­bio con la cau­sa de Án­gel Vi­llar?

Aun­que sus­pen­di­do tem­po­ral­men­te, Vi­llar si­gue sien­do pre­si­den­te elec­to de la fe­de­ra­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - FER­NAN­DO HIDALGO

Án­gel Vi­llar ya no es na­da en la UEFA ni en la FIFA, don­de has­ta aho­ra no ha tras­cen­di­do que es­té in­vo­lu­cra­do en la co­mi­sión de pre­sun­tos de­li­tos. En cam­bio, en Es­pa­ña, don­de se le in­ves­ti­ga por apro­pia­ción in­de­bi­da y/o es­ta­fa, fal­se­dad do­cu­men­tal, ad­mi­nis­tra­ción des­leal y co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res, ni ha di­mi­ti­do, ni na­die le ha for­za­do o pre­sio­na­do pa­ra ha­cer­lo.

Sor­pren­den­te­men­te, des­de el Go­bierno, y más con­cre­ta­men­te des­de el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Edu­ca­ción y De­por­te que di­ri­ge Íñi­go Mén­dez de Vi­go y des­de CSD, no se ha es­cu­cha­do nin­gún dis­cur­so con­tun­den­te ni la pe­ti­ción de di­mi­sión de Án­gel Ma­ría Vi­llar. Pa­ra mu­chos, es­ta es­tra­te­gia no de­ja de ser un es un sin­sen­ti­do y no sir­ve na­da más que pa­ra que tan­to Mén­dez de Vi­go co­mo Jo­sé Ra­món Le­te se que­men en una ab­sur­da ti­bie­za con la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, cuan­do po­co tiem­po an­tes de las de­ten­cio­nes ya exis­tía cier­ta sen­sa­ción de que des­de el mi­nis­te­rio, aun­que fue­ra por inac­ción, se ha­bía alla­na- do el ca­mino de Vi­llar en las elec­cio­nes.

Al mi­nis­tro del ra­mo so­lo se le han oí­do va­gue­da­des, ge­ne­ra­li­da­des y fra­ses he­chas so­bre lo acon­te­ci­do: «En Es­pa­ña las le­yes se cum­plen, son igua­les pa­ra to­dos y na­die es in­to­ca­ble ni es­tá por en­ci­ma de la ley», «te­ne­mos que es­tar a lo que di­gan los jue­ces y los tri­bu­na­les» o «pe­se a que la si­tua­ción de la fe­de­ra­ción es com­pli­ca­da, se va a re­sol­ver», te­nien­do co­mo eje cen­tral el «be­ne­fi­cio de la fa­mi­lia del fút­bol».

En el ca­so de Jo­sé Ra­món Le­te, la si­tua­ción ha si­do pa­re­ci­da a la de su su­pe­rior je­rár­qui­co. Es cier­to que el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes ha sus­pen­di­do un año y de for­ma re­vi­sa­ble a Vi­llar y a Juan Pa­drón. Pe­ro tam­bién se re­fu­gió en un dis­cur­so dis­tan­te con res­pec­to a la ma­yor cau­sa de co­rrup­ción que ha afec­ta­do al de­por­te es­pa­ñol.

Pre­si­den­te en la som­bra

En de­fi­ni­ti­va, el Go­bierno ha sor­pren­di­do a to­dos ale­ján­do­se del con­flic­to en la me­di­da de lo po­si­ble, dán­do­se la ci­ta­da pa­ra­do­ja de que Vi­llar ya ha des­apa­re­ci­do del ám­bi­to in­ter­na­cio­nal mien­tras que aquí, en pri­sión in­con­di­cio­nal, pue­de se­guir sien­do el pre­si­den­te en la som­bra.

La cues­tión no es si le­gal­men­te se pue­de o no ha­cer algo pa­ra pro­te­ger a la fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol de he­chos co­mo los que in­ves­ti­ga el juez Pe­draz. El asun­to es si el mi­nis­tro de­be ejer­cer o no su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca pa­ra con­tri­buir al sa­nea­mien­to del de­por­te es­pa­ñol. Y ahí, es don­de has­ta aho­ra es­tá que­dan­do re­tra­ta­do. ¿Por qué ac­túa así?

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Án­gel Ma­ría Vi­llar.

PA­CO CAM­POS EFE

Íñi­go Men­dez de Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.