La ciu­dad del ma­ña­na, pa­ra la gen­te

Es­tá con­ven­ci­da de que en los ni­ños es­tá la cla­ve del cam­bio del mo­de­lo de ciu­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - CAR­MEN FER­NÁN­DEZ / M.X.B.

La cri­sis eco­nó­mi­ca que afec­tó, y si­gue afec­tan­do, a nues­tro país se to­pó con la ilu­sión de unos re­cién gra­dua­dos que se en­con­tra­ron con una si­tua­ción que no les au­gu­ra­ba el me­jor fu­tu­ro. An­te es­ta cir­cuns­tan­cia, mu­chos op­ta­ron por se­guir for­mán­do­se pa­ra am­pliar sus co­no­ci­mien­tos y es­pe­rar a que la eco­no­mía del país se re­cu­pe­ra­se po­co a po­co. Es­ta fue la op­ción ele­gi­da por San­dra Gon­zá­lez, ar­qui­tec­ta y crea­do­ra del pro­yec­to La ciu­dad del ma­ña­na. «Al ter­mi­nar la ca­rre­ra me en­cuen­tro con la cri­sis, por lo que me si­go for­man­do e in­ves­ti­gan­do. Aho­ra pa­re­ce que la cri­sis se es­tá ter­mi­nan­do, pe­ro se si­gue ha­cien­do lo mis­mo que an­tes: cons­truir por cons­truir, si­guien­do los mis­mos planes ur­ba­nís­ti­cos que an­tes», afir­mó Gon­zá­lez. De­bi­do a es­te he­cho, cree que es el mo­men­to de «pa­rar­se y pen­sar có­mo pue­de ser me­jor la ciu­dad, có­mo se ten­drían que plan­tear pa­ra el fu­tu­ro, cual se­ría la es­tra­te­gia a se­guir».

De ahí sur­gió el pro­yec­to en el que se en­cuen­tra aho­ra in­mer­sa, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia a los ni­ños y la for­ma en que ellos vi­ven la ciu­dad a día de hoy. «Par­tía de la teo­ría de que los ni­ños vi­ven en su ca­ji­ta, que es su ca­sa, se des­pla­zan en otra ca­ji­ta, que es el co­che, lle­gan a una ca­ji­ta más gran­de que es el co­le­gio, se vuel­ven a des­pla­zar en el co­che al cen­tro co­mer­cial o a su ca­sa... Es de­cir, la vi­da en la ciu­dad no exis­te pa­ra ellos», con­tó San­dra Gon­zá­lez.

Cuan­do lle­ga a los lu­ga­res en los que se ce­le­bran los ta­lle­res, lo pri­me­ro que les pi­de a los ni­ños es que di­bu­jen lo que en­se­ña­rían de su ciu­dad. Con­fir­man­do la teo­ría de Gon­zá­lez, los ni­ños ha­bi­tual­men­te le mues­tran su ca­sa: «Cuan­do es­tu­ve en Rian­xo les pre­gun­té có­mo era, qué me con­ta­ban so­bre su pue­blo, y el 90 % di­bu­jó su ca­sa. En Ber­ta­mi­ráns pa­só lo mis­mo, so­lo que ahí di­bu­ja­ron cen­tros co­mer­cia­les», co­men­tó la ar­qui­tec­ta.

Los ob­je­ti­vos

Uno de los ob­je­ti­vos por los que es­te pro­yec­to na­ció fue el de plan­tear di­fe­ren­tes ti­pos de ciu­da­des don­de se prio­ri­ce la se­gu­ri­dad pa­ra que los más pe­que­ños pue­dan es­tar en la ca­lle tran­qui­la­men­te, que re­cu­pe­ren el es­pa­cio que per­die­ron en la ciu­dad. Gon­zá­lez con­si­de­ra que «si no vi­ves la ciu­dad cuan­do eres ni­ño, no se crea sen­ti­do crí­ti­co. Pre­ten­de­mos que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes se­pan lo que es su­yo, que for­man par­te fun­da­men­tal de la ciu­dad».

En los ta­lle­res que reali­zó en Rian­xo, Ve­rín, Ber­ta­mi­ráns, y en los que tie­ne pre­vis­to desa­rro­llar en Mi­lla­doi­ro, A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal,

Pro­yec­to. Al fi­na­li­zar ca­da cur­so, se ela­bo­ra­rá un li­bro en el que se re­co­ge­rá lo rea­li­za­do en ellos y sus con­clu­sio­nes.

Fu­tu­ro. En Na­vi­dad es­ta­rán en Mu­gar­dos, con otro ta­ller. El ve­rano que vie­ne ya lo tie­nen ca­si ce­rra­do. Re­pe­ti­rán en al­gu­nos, y se es­tre­na­rán en otros.

Mon­do­ñe­do y se­gu­ra­men­te tam­bién en Za­ra­go­za, ha­ce di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des con ni­ños de has­ta 12 años. Por ejem­plo, el pri­mer día el pro­ta­go­nis­ta es un mar­co do­ra­do que se lle­van con ellos mien­tras re­co­rren la ciu­dad. Con es­te ob­je­to en­mar­can las co­sas que ellos creen que tie­nen in­te­rés en su lo­ca­li­dad. En Rian­xo, por ejem­plo «en­mar­ca­ban a la gen­te. A ve­ces, a no­so­tros co­mo ar­qui­tec­tos y ur­ba­nis­tas, se nos ol­vi­da que la ciu­dad es pa­ra la gen­te, no pa­ra las au­to­mó­vi­les ni pa­ra las em­pre­sas» apun­tó San­dra Gon­zá­lez.

Otro día se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des con ele­men­tos pla­nos pa­ra cam­biar la per­cep­ción o pa­ra ge­ne­rar algo tri­di­men­sio­nal. Sa­len a la ca­lle y ocu­pan un lu­gar que eli­gen los chi­cos: «En Rian­xo cor­ta­mos la pla­za. Ese día no pa­sa­ron por allí los co­ches, las se­ño­ras ju­ga­ban con no­so­tros y se acu­mu­la­ba la gen­te allí» co­men­tó Gon­zá­lez. Ade­más, en to­dos los lu­ga­res a los que van bus­can una pie­za pa­tri­mo­nial y otra con­tem­po­rá­nea. Les in­ten­tan po­ner el mis­mo va­lor, por­que «que­re­mos trans­mi­tir la evo­lu­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, y que en­tien­dan la obra» ex­pli­có San­dra Gon­zá­lez.

A par­tir del lu­nes, A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal aco­ge­rá es­tos ta­lle­res pa­ra que los más pe­que­ños co­noz­can me­jor su lo­ca­li­dad y ocu­pen sus ca­lles.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

San­dra Gon­zá­lez par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te en un ta­ller en el mu­ni­ci­pio rian­xei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.