No en­re­dar

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Ali­cia Fer­nán­dez

Au­na se le des­en­ca­ja la man­dí­bu­la cuan­do lee no­ti­cias co­mo la que ti­tu­la­ba ayer en pri­me­ra pla­na La Voz de Ga­li­cia: «Una ley ga­lle­ga agi­li­za­rá la pues­ta en mar­cha de em­pre­sas in­dus­tria­les». Y no es por­que sea des­afor­tu­na­da la aper­tu­ra o que su im­por­tan­cia no sea me­re­ce­do­ra de la por­ta­da. Se des­co­jo­na una por­que ese ti­tu­lar evi­den­cia un tre­men­do fra­ca­so en la ges­tión de la co­sa pú­bli­ca. Va­mos, que si ha­ce fal­ta una ley pa­ra ese me­nes­ter es que la he­mos lia­do pre­via­men­te; y mu­cho. Al pun­to de ne­ce­si­tar de to­da una ley pa­ra… ¡vol­ver las co­sas a su pun­to de par­ti­da! Aquel don­de sim­pli­fi­car era cues­tión de sen­ti­do co­mún y es­te un mo­do de afron­tar el día a día.

Lo co­men­ta­mos a me­nu­do, he­mos alam­bi­ca­do has­ta tal pun­to el pro­ce­di­mien­to más ni­mio que abu­rri­mos a pro­pios y ex­tra­ños. Pe­ro lo pe­no­so es que ca­da Ad­mi­nis­tra­ción, ca­da fun­cio­na­rio y ca­da po­lí­ti­co con car­go —que no sen­sa­to— de­fien­de su la­be­rin­to par­ti­cu­lar con uñas y dien­tes. Co­mo si la vi­da les fue­se en ello, sin dar­se cuen­ta de que las­tran o ful­mi­nan a los ciu­da­da­nos que co­rren con su fac­tu­ra.

Pe­ro la ley tam­bién hue­le a cha­mus­qui­na. Si la Ad­mi­nis­tra­ción quie­re sim­pli­fi­car que ha­ga más ra­cio­na­les las nor­mas exis­ten­tes, que al fi­nal es de lo que se tra­ta. Por­que una ley ad hoc y que ha­ga ta­bla ra­sa pue­de ser al in­ter­pre­ta­da y peor apro­ve­cha­da pa­ra de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos con con­tes­ta­ción so­cial o con in­tere­ses es­pu­rios. Re­cuer­do una fra­se con la que mi pa­dre la­ce­ra­ba mi amor pro­pio en la in­fan­cia cuan­do ha­cía con des­dén o de ma­la ga­na lo me pe­día: «Non axu­des, pe­ro non es­tor­bes». Y en ca­so de du­da mi­re­mos al nor­te de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.