Una al­dea de O Car­ba­lli­ño ce­le­bra la lle­ga­da de un be­bé des­pués de 53 años

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - M. V.

El na­ci­mien­to de un be­bé siem­pre es mo­ti­vo de ce­le­bra­ción pe­ro si re­sul­ta que es­ta lle­ga­da al mun­do tie­ne lu­gar cin­cuen­ta años des­pués de que hu­bie­se na­ci­do el úl­ti­mo ni­ño el asun­to es ya pa­ra ti­rar cohe­tes. No lle­ga­ron a tan­to ayer los ve­ci­nos del lu­gar de Fra­ga, en el mu­ni­ci­pio de O Car­ba­lli­ño, pe­ro sí die­ron cuen­ta de un buen ban­que­te pa­ra fes­te­jar que el pe­que­ño Jaia, que aca­ba de cum­plir un mes, es aho­ra un ve­cino más de un pue­blo que lle­va­ba de­ma­sia­do tiem­po sin ni­ños, y sin ma­yo­res. «Is­to é un­ha ben­di­ción pa­ra o po­bo», afir­ma Pri­mo Ba­rrei­ro, or­ga­ni­za­dor del even­to y uno de dos lu­ga­re­ños de la al­dea que to­da­vía tie­ne allí su ca­sa, aun­que no siem­pre vi­ve en ella. Cuen­ta el hom­bre que Fra­ga lle­gó a te­ner en sus me­jo­res tiem­pos ca­si me­dio cen­te­nar de ha­bi­tan­tes. Eran épo­cas en las que la pro­duc­ción hor­to­fru­tí­co­la de la zo­na era im­por­tan­te y los ve­ci­nos cul­ti­va­ban huer­tos que sur­tían al mer­ca­do de O Car­ba­lli­ño. Un me­dio de vi­da que, con la lle­ga­da de los vi­ve­ros, se fue aca­ban­do, lle­gan­do así la des­po­bla­ción ca­si to­tal.

«De non vi­vir nin­guén no po­bo pa­sa­mos ago­ra a ter ca­tro ve­ci­ños, e aca­ba de na­cer un be­bé des­pois de 53 anos sen nin­gún nacemento», ex­pli­ca Pri­mo. Los pa­dres de la cria­tu­ra, una pa­re­ja jo­ven que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to, lle­ga­ron ha­ce dos años al pue­blo. Ella es ou­ren­sa­na y él as­tu­riano, y com­pra­ron una ca­sa an­ti­gua que es­tán res­tau­ran­do y en la que vi­ven, des­de ha­ce un mes con su pe­que­ño. Ade­más, en Fra­ga re­si­de tam­bién des­de ha­ce un tiem­po otra pa­re­ja que, co­mo ellos, com­pró otra vi­vien­da que es­tán res­tau­ran­do. Quién sa­be si es­to se­rá so­lo el prin­ci­pio de un cam­bio de ci­clo pe­ro, de mo­men­to, ha si­do ex- cu­sa pa­ra un ban­que­te que ayer reunió a me­dio cen­te­nar de ve­ci­nos, to­dos con víncu­los con la pe­que­ña al­dea que ayer, des­pués de mu­chos años de si­len­cio, vol­vió a ser ruido y fies­ta.

M. V.

La co­mi­da de ce­le­bra­ción reunió a me­dio cen­te­nar de ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.