Una cues­tión de fe

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

PRODIGIOS CO­TI­DIA­NOS MA­NEL LOUREIRO

Si al­go se le pue­de re­co­no­cer a Do­nald Trump es su ca­pa­ci­dad in­na­ta de trans­for­mar un fra­ca­so es­tre­pi­to­so en un éxi­to sin pa­lia­ti­vos, o por lo me­nos ha­cer­lo pa­sar por tal. Eso, su­ma­do a su asom­bro­sa ha­bi­li­dad de re­par­tir los ma­rro­nes a su al­re­de­dor de for­ma que a él no le sal­pi­quen, al­go en lo que so­lo es su­pe­ra­do por Es­pe­ran­za Agui­rre, le con­vier­ten en el cai­mán per­fec­to pa­ra so­bre­vi­vir en ese pan­tano que es la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral y la nor­te­ame­ri­ca­na en par­ti­cu­lar.

Vie­ne es­to a cuen­to por el enési­mo re­vol­cón su­fri­do por el pre­si­den­te de los EE.UU, es­ta vez por par­te de sus pro­pios so­cios re­pu­bli­ca­nos, que han tum­ba­do en el Se­na­do el pro­yec­to de de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re, el plan de sa­lud crea­do por el an­te­rior pre­si­den­te y que es una de las par­ti­cu­la­res bes­tias ne­gras —sin que­rer ha­cer chis­tes fá­ci­les —del pre­si­den­te Trump. La re­le­van­cia de es­ta de­rro­ta no es­tá so­lo en la mag­ni­tud de la mis­ma. Por si no lo sa­ben el sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca nor­te­ame­ri­cano es un com­ple­to desas­tre, por de­cir­lo en tér­mino sua­ves, y el Oba­ma­ca­re vino a po­ner un po­co de or­den en el asun­to. Su de­ro­ga­ción, tal y co­mo la plan­tea­ba Trump, su­pon­dría de­jar a cer­ca de vein­te mi­llo­nes de ciu­da­da­nos sin de­re­cho a sa­ni­dad de nin­gún ti­po. La re­le­van­cia de es­ta de­rro­ta es que ha ve­ni­do pro­pi­na­da por fue­go ami­go de su pro­pio par­ti­do, que em­pie­za a ac­tuar por li­bre an­te la arro­gan­cia sin lí­mi­tes de su pre­si­den­te.

En sus pri­me­ros sie­te me­ses de man­da­to, Trump os­ten­ta el in­creí­ble ré­cord de no ha­ber cum­pli­do

CAR­TAS AL DI­REC­TOR

«El in­ves­ti­ga­do de la ADIF des­car­ga la res­pon­sa­bi­li­dad en Ren­fe». «El pe­ri­to de la Xun­ta co­rri­ge su ver­sión y afir­ma que aho­ra sí se va­lo­ró la se­gu­ri­dad de la vía». ¡Acer­ta­ron de pleno!. Es­toy can­sa­do de ton­te­rías, de­ja­dez, con resultado de muer­tes, e ig­no­ran­cia en per­so­nas que ga­nan al mes una pas­ta gan­sa. Una ban­da de es­pa­ño­les lle­ga­ron a la má­xi­ma his­tó­ri­ca del: «Tú da­le pa­ra ade­lan­te que ma­lo se­rá». Sin más. Tu­vi­mos mu­chos muer­tos, y otros mar­ca­dos pa­ra to­da su vi­da. El Yak 42, An­grois, el me­tro de Va­len­cia... to­do es la su­ma ni una so­la de sus pro­me­sas elec­to­ra­les, in­clui­das las diez me­di­das que pen­sa­ba adop­tar en sus pri­me­ros cien días en la Ca­sa Blan­ca. Ade­más, es­tá en­te­rra­do has­ta el cue­llo en un es­cán­da­lo de co­rrup­ción y es­pio­na­je ru­so que po­dría su­po­ner su des­ti­tu­ción, vi­ve en­fren­ta­do a los me­dios de pren­sa, el staff de la Ca­sa Blan­ca se in­sul­ta en pú­bli­co me­ti­do en una gue­rra ci­vil in­com­pren­si­ble azu­za­da por el pro­pio Trump y por en­ci­ma el pre­si­den­te y su fa­mi­lia des­di­bu­jan per­ma­nen­te­men­te la lí­nea en­tre lo pú­bli­co y sus ne­go­cios pri­va­dos, con sos­pe­chas de enriquecimiento ilí­ci­to de una de sus hi­jas. Y to­do es­to cuan­do aún no ha lle­ga­do a cum­plir su pri­mer año de su man­da­to. En cual­quier otro mo­men­to de la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, Trump se­ría un ca­dá­ver po­lí­ti­co ha­ce ya mu­cho tiem­po, arras­tra­do por el es­cán­da­lo y la inep­ti­tud. Sin em­bar­go, to­das las en­cues­tas des­ve­lan que su ba­se elec­to­ral si­gue sien­do bas­tan­te só­li­da, so­bre to­do en­tre la ma­sa blan­ca, ru­ral y em­po­bre­ci­da del cen­tro y sur del país. Son aque­llos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que for­man la otra Amé­ri­ca, la que se es­tá que­dan­do atrás, con fa­bri­cas ce­rra­das y cri­sis de va­lo­res, fren­te a las gran­des ciu­da­des que son el mo­tor eco­nó­mi­co, so­cial y mo­ral del país. A me­di­da que EEUU se vuel­ve ca­da vez más mes­ti­zo, ri­co y di­ver­so ellos son más po­bres, ma­yo­res y es­tán más per­di­dos. Por eso al­guien co­mo Trump, que les pro­me­te que su país vol­ve­rá a ser co­mo era en la ge­ne­ra­ción de sus pa­dres y abue­los —aun­que pa­ra eso ten­ga que le­van­tar un mu­ro— les con­ven­ce. Y por eso le apo­ya­rán cie­ga­men­te, aun­que las no­ti­cias les bom­bar­deen con su inep­ti­tud ram­pan­te. Por­que ya no es una cues­tión de re­sul­ta­dos, sino de fe. Y Trump es su úl­ti­mo asi­de­ro an­tes de re­co­no­cer su pro­pia de­rro­ta. de su­man­dos con nom­bres y que se re­su­men en apa­ren­tar, im­pro­vi­sar, e in­ten­tar ha­cer creer que so­mos lo más de lo más. No di­mi­te na­die, ni los ce­san por­que la de­ja­dez de fun­cio­nes y la ne­gli­gen­cia so­lo les es­tá per­mi­ti­do a en­chu­fa­dos. Si a ello le su­ma­mos que las le­yes son más du­ras con los ro­ba­ga­lli­nas que con es­tos ele­men­tos, pues apa­ga y vá­mo­nos. ¡Po­bre ma­qui­nis­ta! A. NIDÁGUILA. Cen­te­na­res de afri­ca­nos, cru­zan­do el Me­di­te­rrá­neo, si­guen lle­gan­do a dia­rio en pa­te­ras a Eu­ro­pa. ¿Qué ha­ría­mos si esos ni­ños fue­sen nuestros hi­jos? Ya na­die du­da de que la po­bre­za y la vio­len­cia son las cau­sas de la ex­pul­sión de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos de sus paí­ses de na­ci­mien­to. Sa­be­mos que la po­bre­za ex­tre­ma tam­bién ma­ta. Tam­bién sa­be­mos que el fu­tu­ro de Áfri­ca de­pen­de de los afri­ca­nos. Es­pa­ña si­gue con las va­llas en Ceu­ta y Me­li­lla pa­ra im­pe­dir el pa­so a los jó­ve­nes afri­ca­nos a Eu­ro­pa. Se si­guen vio­lan­do los De­re­chos Hu­ma­nos pe­ro nun­ca pa­sa na­da: son ne­gros po­bres e in­de­fen­sos. JO­SÉ MA­NUEL PE­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.