A to­da vela en «sni­pe»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

TIE­RRA DE NA­DIE EDUAR­DO RIESTRA

Es cier­to que el po­co vien­to que so­pla en el Qui­jo­te lo ha­ce pa­ra mo­ver las as­pas del mo­lino que tum­ban al via­je­ro y lo de­jan mal­tre­cho y mal­hu­mo­ra­do. Pe­ro el vien­to la ma­yo­ría de las ve­ces ha ser­vi­do pa­ra in­flar las ve­las de las em­bar­ca­cio­nes y lle­var a Uli­ses a ca­sa o a Cris­tó­bal Co­lón al Orien­te por el ca­mino más cor­to y to­par­se de pa­so con el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Las dor­nas de la Ría de Aro­sa o las fa­lúas del Ni­lo, los bar­cos vi­kin­gos que lle­va­ron a Erik el Ro­jo a Te­rra­no­va o el ga­león de Ma­ni­la, que unía en lí­nea re­gu­lar la Nue­va Es­pa­ña con las Fi­li­pi­nas a tra­vés del Océano Pa­cí­fi­co (co­no­ci­do en­ton­ces por el Spa­nish La­ke), el De­me­ter, que lle­va a Drá­cu­la, trans­for­ma­do en pe­rro ra­bio­so, a las cos­tas de In­gla­te­rra o el Snark de Jack Lon­don, que en lu­gar de un ya­te re­sul­tó ser una pa­ta­ta... to­dos ellos eran im­pul­sa­dos por Eo­lo.

El hom­bre en sin­to­nía con la na­tu­ra­le­za, na­ve­gan­do a la ven­tu­ra de los vien­tos. A ve­ces un bar­co era des­tro­za­do con­tra las ro­cas, co­mo la Me­du­se en Etio­pía o el Ser­pent en Ga­li­cia. Otras da­ba la vuel­ta al mun­do co­mo la Vic­to­ria o el Bea­gle. Lue­go vi­nie­ron las má­qui­nas, y el tra­po fue re­le­ga­do con el tiem­po al de­por­te o la aven­tu­ra.

Pues bien, es­ta se­ma­na se ce­le­bra en A Co­ru­ña el cam­peo­na­to del mun­do de sni­pe. Cen­te­na­res de na­ve­gan­tes se echa­rán al mar de la bahía con sus pe­que­ños bar­cos, pa­ra re­cor­dar­nos có­mo via­ja­ban nuestros ta­ta­ra­bue­los, có­mo la hu­ma­ni­dad pu­do de­jar sus pla­yas y sa­lir a pes­car o a co­mer­ciar.

Y aho­ra se tra­ta de ver quién ven­ce an­tes, quién lle­ga pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.