San­tia­go, la mo­rri­ña y el tu­ris­mo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

HE­ME­RO­TE­CA WENCESLAO FER­NÁN­DEZ FLÓ­REZ

En el Após­tol San­tia­go de­be­mos apre­ciar an­tes que na­da, no­so­tros los ga­lle­gos, una ori­gi­na­li­dad: fue el pri­me­ro en sen­tir la mo­rri­ña.

Por lo me­nos, yo no co­noz­co nin­gu­na per­so­na de re­lie­ve que, an­tes que él, ha­ya ad­ver­ti­do tan fuer­te­men­te la atrac­ción de nues­tra tie­rra, que se de­ci­die­se a so­li­ci­tar y ob­te­ner de Dios un mi­la­gro pa­ra re­po­sar eter­na­men­te en ella. Es­tos po­bres pai­sa­nos que vuel­ven de Amé­ri­ca des­tro­za­dos, ago­ni­zan­tes, con la ilu­sión del agro na­ti­vo, no ha­cen más que pa­ro­diar el via­je de los res­tos del San­to so­bre las aguas, con rum­bo a las cos­tas ga­lle­gas.

El Após­tol fue tam­bién nues­tro pri­mer fo­men­ta­dor del tu­ris­mo. To­das las agencias del mun­do, jun­tas, no mo­vi­li­za­rían tan­ta gen­te co­mo la que él hi­zo lle­gar a Ga­li­cia des­de los lu­ga­res más re­mo­tos de la cris­tian­dad. No so­lo qui­so edi­fi­car a los pe­re­gri­nos con las aus­te­ri­da­des y que­bran­tos de un lar­go via­je, sino que tam­bién fue su in­ten­ción apro­xi­mar a Dios los es­pí­ri­tus con la con­tem­pla­ción de esa obra de in­su­pe­ra­ble be­lle­za que es el No­roes­te de la Pe­nín­su­la.

El Após­tol, al atraer mi­lla­res y mi­lla­res de pe­re­gri­nos, qui­so dar­nos a en­ten­der a los ga­lle­gos, ya en aque­lla re­ma­ta edad:

—Or­ga­ni­zad el tu­ris­mo, que no ha de pe­sa­ros.

Hi­zo al­go más: al des­cu­brir en los ga­lle­gos un arrai­ga­do es­pí­ri­tu de aven­tu­ras, al ver­los siem­pre con la maleta dis­pues­ta pa­ra emi­grar se le ocu­rrió la idea de atar­le un hi­lo a las pier­nas. En cuan­to na­ce un ga­lle­go, el Após­tol le ata una pier­na; y le de­ja ir. El ga­lle­go mar­cha a Bue­nos Ai­res, a Nue­va York, a los lu­ga­res más lejanos... Cree ir li­bre y suel­to... El San­to ad­vier­te la ten­sión del hi­lo; ti­ra de él. Allá, le­jos, el ga­lle­go co­mien­za a sen­tir una fuer­za irre­sis­ti­ble que le em­pu­ja ha­cia la pa­tria. Sus­pi­ra, can­ta el Adiós a Ma­ri­qui­ña, da a su co­ci­ne­ra la re­ce­ta del cal­do ga­lle­go, pro­cu­ra atrin­che­rar­se en es­tas com­pla­cen­cias pa­ra no vol­ver, por­que sus ne­go­cios pa­de­ce­rían. El San­to si­gue ti­ran­do del hi­lo. Y un día, ¡zas!, el ga­lle­go lo aban­do­na to­do, ven­de a cual­quier pre­cio su ha­cien­da, co­ge a sus hi­jos de­ba­jo del bra­zo y se pre­ci­pi­ta en el pri­mer bu­que que par­te pa­ra La Co­ru­ña o pa­ra Vi­go. El Após­tol lo ve lle­gar.

—Pe­ro cla­ro, hom­bre —mur­mu­ra—. ¿Dón­de ha­bías de es­tar me­jor? ¿Por qué crees tú que he ele­gi­do yo es­ta tie­rra?

Si San­tia­go no fue­se lo que es, un san­to, ten­dría mu­chos mo­ti­vos pa­ra es­tar dis­gus­ta­do con no­so­tros. Ver­da­de­ra­men­te, no he­mos sa­bi­do apro­ve­char el am­plio ho­ri­zon­te que nos abrió pa­ra la atrac­ción de tu­ris­tas. Él con­ti­núa ha­cien­do to­do lo que pue­de, pe­ro na­die le ayu­da.

Es­te año se en­te­ró de que algunas ciu­da­des de Ga­li­cia ha­bían ges­tio­na­do la or­ga­ni­za­ción de los an­ti­guos tre­nes bo­ti­jos que lle­va­ban al li­to­ral a ca­si to­dos los por­te­ros y ofi­cia­les quin­tos de los mi­nis­te­rios. Y rio, con ri­sa ga­lle­ga, pen­san­do:

—¡Es­ta gen­te...! ¡Aho­ra con tre­nes bo­ti­jos .... ¿Có­mo no sa­ben que es­to tie­ne ca­te­go­ría bas­tan­te pa­ra que lo vi­si­ten los mi­llo­na­rios? Se con­ten­tan con las ca­de­li­ñas de los bo­ti­jis­tas, cuan­do si ellos qui­sie­ran or­ga­ni­zar bien las co­sas... ¡Boh! —ter­mi­nó di­cien­do el Após­tol— ; es­pe­re­mos dos o tres si­glos más. No ten­go pri­sa. La co­mi­sión co­rres­pon­dien­te ha cum­pli­do la con­sul­ta que des­de los mi­nis­te­rios de Fo­men­to y Go­ber­na­ción se le hi­cie­ra so­bre pre­mios a obre­ros que as­pi­ra­sen a com­ple­tar su en­se­ñan­za y sub­ven­ción a so­cie­da­des cu­yo fin fue­se so­co­rrer a los in­vá­li­dos del tra­ba­jo. Con des­tino a los obre­ros se han re­par­ti­do 4.500 pe­se­tas, que fi­gu­ra­ban en Fo­men­to co­mo par­ti­da so­bran­te de lo pre­su­pues­ta­do pa­ra tal ob­je­ti­vo en el ejer­ci­cio úl­ti­mo y 20.090 pa­ra las aso­cia­cio­nes obre­ras.

1967 HA­CE 50 AÑOS La ac­ti­tud de un ca­pi­tán del Ejér­ci­to, que or­de­nó a su tro­pa ocu­par el re­cin­to del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, cuan­do en reali­dad es­ta­ba en­car­ga­do de cus­to­diar el lo­cal, pro­vo­có alar­ma en los círcu­los po­lí­ti­cos, da­da la ten­sión que rei­na­ba ano­che des­pués de que no se cons­ti­tu­ye­ran las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas a raíz del ab­sen­tis­mo de los re­pre­sen­tan­tes de la alian­za del Go­bierno. El ca­pi­tán Wal­ter Mu­rray pi­dió al por­te­ro las lla­ves de edi­fi­cio y di­jo que te­nía or­den de ocu­par el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.