La Ge­ne­ra­li­tat re­cu­rre a la Jus­ti­cia pa­ra in­ten­tar de­te­ner a la Guar­dia Ci­vil

Protesta por los in­te­rro­ga­to­rios a al­tos car­gos, que ca­li­fi­ca de in­ti­mi­da­to­rios

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - R. C.

La Ge­ne­ra­li­tat re­cu­rrió ayer a la mis­ma Jus­ti­cia que es­tá dis­pues­ta a des­obe­de­cer. Lo hi­zo pa­ra de­nun­ciar a los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil que a lo lar­go de es­ta se­ma­na han in­te­rro­ga­do a seis al­tos car­gos del Go­bierno au­to­nó­mi­co en el mar­co de una in­ves­ti­ga­ción so­bre los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta pre­vis­ta pa­ra el 1 de oc­tu­bre. Dos de ellos, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Pre­si­den­cia, Joa­quim Nin; y el di­rec­tor ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­ción, Jau­me Clo­tet, en­tra­ron en la co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil de Bar­ce­lo­na co­mo tes­ti­gos, pe­ro a mi­tad del in­te­rro­ga­to­rio se les in­for­mó de que pa­sa­ban a te­ner la con­di­ción de in­ves­ti­ga­dos po­li­cial­men­te —una fi­gu­ra que no im­pli­ca car­gos ju­di­cia­les— al con­si­de­rar los agen­tes que se ha­bían in­cri­mi­na­do con sus de­cla­ra­cio­nes. En con­cre­to, po­drían ha­ber in­cu­rri­do en re­ve­la­ción de se­cre­tos, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, desobe­dien­cia, pre­va­ri­ca­ción y se­di­ción.

Des­de el in­de­pen­den­tis­mo se acu­sa al Go­bierno cen­tral de lan­zar una nue­va per­se­cu­ción po­lí­ti­ca lle­va­da a ca­bo con los me­dios del Es­ta­do y que tie­ne co­mo úni­co ob­je­ti­vo ame­dren­tar a «de­mó­cra­tas» que de­fien­den «ideas le­gí­ti­mas». En con­cre­to, la Ge­ne­ra­li­tat atri­bu­ye a los agen­tes del ins­ti­tu­to ar­ma­do en su de­nun­cia has­ta cin­co de­li­tos: con­tra los de­re­chos in­di­vi­dua­les, obs­truc­ción a la jus­ti­cia, usur­pa­ción de atri­bu­cio­nes, fal­se­dad do­cu­men­tal y vio­la­ción de se­cre­tos.

Los le­tra­dos del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán con­si­de­ran que se vio­la­ron los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los dos in­ves­ti­ga­dos. Am­bos acu­die­ron co­mo me­di­da de pre­cau­ción con sus abo­ga­dos, pe­ro al lle­gar a la co­man­dan­cia en ca­li­dad de tes­ti­gos no en­tra­ron al in­te­rro­ga­to­rio. Sí lo hi­cie­ron des­pués de que los in­ves­ti­ga­do­res pa­sa­sen a con­si­de­rar que sus clien­tes po­drían es­tar im­pli­ca­dos en un de­li­to. Ade­más, se­gún la de­nun­cia, «ha­brían tra­ta­do de in­fluir en la de­cla­ra­ción de los tes­ti­gos acu­sán­do­les in­sis­ten­te­men­te du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio de men­tir y de los gra­ves per­jui­cios que les po­dría com­por­tar, al tiem­po que ha­brían man­te­ni­do una ac­ti­tud agre­si­va, con­tun­den­te y de pre­sión».

Pe­ro la de­man­da no se ci­ñe so­lo a las de­cla­ra­cio­nes de los al­tos car­gos. Des­de la Ge­ne­ra­li­tat se acu­sa tam­bién a la Guar­dia Ci­vil de ha­ber ma­ni­pu­la­do do­cu­men­tos o de ase­gu­rar que ac­tua­ba si­guien­do ór­de­nes del juz­ga­do nú­me­ro 13 de Bar­ce­lo­na cuan­do no era así. Se­gún in­for­ma­ron fuen­tes del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, una vez re­gis­tra­da, la de­nun­cia irá aho­ra a re­par­to y, des­pués, el juez al que le co­rres­pon­da

M. PÉ­REZ EFE

Seis al­tos car­gos ca­ta­la­nes han si­do in­te­rro­ga­dos por la Guar­dia Ci­vil. En la foto, Ig­na­si Ge­no­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.