Ma­du­ro bus­ca le­gi­ti­mar­se con una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te a me­di­da

Im­po­ne la ci­ta elec­to­ral pe­se al re­cha­zo opo­si­tor y de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Ha si­do un pro­ce­so ca­li­fi­ca­do de ile­gal des­de su mis­ma con­vo­ca­to­ria, sin un re­fe­ren­do pre­vio co­mo or­de­na la Cons­ti­tu­ción. Ha te­ni­do el re­cha­zo de prác­ti­ca­men­te to­da la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal; tam­bién de par­te del cha­vis­mo, que se frac­tu­ró por él. Y ha cau­sa­do que las pro­tes­tas que se ini­cia­ron ha­ce cua­tro me­ses se re­cru­de­cie­ran en Ve­ne­zue­la. Se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da el vier­nes, tie­ne el «re­cha­zo to­tal» de tres de ca­da cua­tro ciu­da­da­nos.

A pe­sar de to­do es­to, Ve­ne­zue­la ten­drá hoy una elec­ción de una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que, se­gún su pro­po­nen­te, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, se­rá «ple­ni­po­ten­cia­ria» pa­ra «dic­tar le­yes cons­ti­tu­cio­na­les»; alla­nar la in­mu­ni­dad de los par­la­men­ta­rios ac­tua­les, que en su in­men­sa ma­yo­ría son de opo­si­ción; des­ti­tuir a la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga Díaz, a la que per­die­ron en el ca­mino; y, fi­nal­men­te, «pro­mul­gar una nue­va Cons­ti­tu­ción».

To­do es­to, sin una du­ra­ción de­fi­ni­da, don­de Ma­du­ro ten­drá po­de­res ple­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de que vo­ten mu­chos o po­cos ve­ne­zo­la­nos en un pro­ce­so con nor­mas tan la­xas que, se­gún el ana­lis­ta Eu­ge­nio Mar­tí­nez, Ti­bi­say Lu­ce­na, pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, «sa­cri­fi­có el sis­te­ma elec­to­ral ve­ne­zo- lano pa­ra com­pla­cer al pre­si­den­te». Lu­ce­na rom­pió el vier­nes los úl­ti­mos ji­ro­nes de con­tro­les que te­nían las elec­cio­nes en aras de «pro­te­ger a los vo­tan­tes de la vio­len­cia opo­si­to­ra»: po­drán vo­tar en el cen­tro que quie­ran, sin me­ca­nis­mos cap­tahue­llas ni tin­ta in­de­le­ble en el de­do pa­ra evi­tar el vo­to múl­ti­ple. Ade­más, hay ve­ne­zo­la­nos que pue­den vo­tar dos ve­ces: Por un cons­ti­tu­yen­te te­rri­to­rial y otra sec­to­rial. Otros, po­drán vo­tar una so­la vez.

Des­de ha­ce se­ma­nas, Ma­du­ro y sus por­ta­vo­ces han se­ña­la­do que los em­plea­dos pú­bli­cos de­ben vo­tar, al igual que los pen­sio­nis­tas. La fis­cal Or­te­ga ha re­co­pi­la­do más de cien de­nun­cias de coac­ción a fun­cio­na­rios pa­ra que vo­ten y ayer di­jo que la pro­pues­ta de Ma­du­ro «nos lle­va a una dic­ta­du­ra».

Hay seis mil can­di­da­tos, pe­ro se es­pe­ra que quie­nes ga­nen re­pre­sen­ten a las di­ver­sas fac­cio­nes del cha­vis­mo. El te­mor del Go­bierno es que quien con­tro­le la Cons­ti­tu­yen­te sea Dios­da­do Ca­be­llo, de quién se di­ce es el prin­ci­pal im­pul­sor de la idea, y que Ma­du­ro pa­se a ser una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va. La Cons­ti­tu­yen­te ha si­do pre­sen­ta­da en tér­mi­nos tan ame­na­zan­tes que Or­te­ga la ca­li­fi­ca de «es­ta­do de te­rror».

Mien­tras Jo­sé Luis Ro­drí­guez Zapatero, me­dia­dor en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción —que anun­cia ma­yor ra­di­ca­li­za­ción a par­tir de ma­ña­na—, con­ti­núa en Ca­ra­cas, in­ten­tan­do ne­go­ciar al­go, que ya no la sus­pen­sión del pro­ce­so, co­mo desea­ba la opo­si­ción y la ma­yo­ría del país, que cree que Ve­ne­zue­la se des­li­za a ser lo que ya es Cu­ba.

MI­GUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

Car­tel crí­ti­co con la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral cons­trui­do con bi­lle­tes en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.