Si ha­ce ca­lor, no hay cla­se

En vir­tud del «hit­ze­frei», las es­cue­las ale­ma­nas pue­den dar el día li­bre a sus alum­nos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - PA­TRI­CIA BAELO

Fal­ta un cuar­to de ho­ra pa­ra las 11, la pri­me­ra pau­sa de la ma­ña­na. Una mul­ti­tud sa­le co­rrien­do al pa­tio, ca­pi­ta­nea­da por uno de los ni­ños más es­pa­bi­la­dos de la cla­se. El ob­je­ti­vo: ha­cer­se con el ter­mó­me­tro que cuel­ga de la pa­red y mi­de la tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma a la som­bra. Sa­ben que a par­tir de 25 gra­dos, al pro­fe­sor no le que­da­rá más re­me­dio que dar­les el día li­bre. Las es­ce­nas co­mo es­ta se re­pe­tían a me­nu­do en las es­cue­las ale­ma­nas de Schles­wig-Hols­tein, en el nor­te del país, has­ta 1998, en vir­tud de una or­den mi­nis­te­rial lla­ma­da hit­ze­frei, cu­ya tra­duc­ción sig­ni­fi­ca «sin ca­lor». De ori­gen des­co­no­ci­do, aun­que mu­chos se la atri­bu­yen al pe­dia­tra del si­glo XIX Adolf Ba­ginsky, la nor­ma­ti­va es­ta­ble­ce el de­re­cho a per­der o re­du­cir jor­na­das lec­ti­vas y la­bo­ra­les de­bi­do a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das.

Sin em­bar­go, ac­tual­men­te no exis­te una ley ale­ma­na del hit­ze­frei co­mo tal, sino que se apli­ca de for­ma dis­tin­ta se­gún el es­ta­do fe­de­ra­do. Por ejem­plo, en Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, la re­gión más po­bla­da del país, pa­ra que en­tre en vi­gor los ter­mó­me­tros de­ben su­pe­rar los 27 gra­dos. No obs­tan­te, la de­ci­sión fi­nal que­da­rá siem­pre en ma­nos de los di­rec­to­res de los cen­tros edu­ca­ti­vos, que tie­nen en cuen­ta el di­se­ño de su edi­fi­cio. «Te­ner 27 gra­dos en un co­le­gio con ven­ta­nas de cris­tal y el sol pe­gan­do de fren­te re­sul­ta in­so­por­ta­ble, mien­tras que otro más an­ti­guo con grue­sos mu­ros de hor­mi­gón ga­ran­ti­za siem­pre el fres­co», ex­pli­ca una por­ta­voz del mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Ba­vie­ra.

Asi­mis­mo la cons­ti­tu­ción de los alum­nos desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te. Por eso, los es­ta­dos fe­de­ra­dos de Ba­ja Sa­jo­nia y Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia no per­mi­ten el hit­ze­frei en los cur­sos de ba­chi­lle­ra­to. «Esos es­tu­dian­tes pue­den pres­tar aten­ción por sí so­los a si de­ben in­ge­rir más lí­qui­do o a cuán­to tiem­po de­ben es­tar al sol», ar­gu­men­tan las au­to­ri­da­des re­gio­na­les. De ahí han na­ci­do ex­tra­va­gan­tes pe­ti­cio­nes. Co­mo la de los ado­les­cen­tes del úl­ti­mo año del ins­ti­tu­to Hum­boldt de Bonn, que ha­ce unas se­ma­nas ini­cia­ron una cam­pa­ña on-li­ne pa­ra pro­tes­tar por lo que con­si­de­ran una dis­cri­mi­na­ción. Su de­man­da cuen­ta con más de 12.000 fir­mas. Con to­do, el mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción com­pe­ten­te in­sis­te en que, «al igual que ocu­rre en los cen­tros de for­ma­ción dual y pro­fe­sio­nal, de­ben pre­pa­rar­se pa­ra la vi­da la­bo­ral».

Tam­bién en el tra­ba­jo

Y es que, en la prác­ti­ca, el hit­ze­frei no exis­te en el tra­ba­jo, ya que la ma­yo­ría de los des­pa­chos es­tán equi­pa­dos con ai­re acon­di­cio­na­do. La ley dic­ta que, cuan­do en el in­te­rior de un edi­fi­cio se mi­den en­tre 26 y 35 gra­dos, la em­pre­sa de­be re­la­jar el có­di­go de ves­ti­men­ta, re­par­tir agua gra­tis a sus em­plea­dos o mo­di­fi­car la jor­na­da pa­ra evi­tar las ho­ras más ca­lu­ro­sas. Eso sí, si un co­le­gio ha de­ci­di­do sus­pen­der las cla­ses por el ca­lor, la com­pa­ñía tam­bién es­tá obli­ga­da a dar el día li­bre sin suel­do a sus tra­ba­ja­do­res con hi­jos. Al­go que, por suer­te, ca­da vez se da me­nos. Pri­me­ro de­bi­do a que mu­chas es­cue­las de pri­ma­ria ofre­cen ya ser­vi­cios de jor­na­da com­ple­ta, me­dian­te los que se com­pro­me­ten a cui­dar de los ni­ños has­ta la ho­ra en que sus pa­dres sa­len de tra­ba­jar, pa­se lo que pa­se.

Pe­ro, so­bre to­do, por­que los co­le­gios bus­can al­ter­na­ti­vas al hit­ze­frei, co­mo pue­den ser re­du­cir las ho­ras lec­ti­vas, que pa­san de 45 mi­nu­tos a 30, im­par­tir las cla­ses en el pa­tio o in­clu­so sa­lir con los ni­ños a la pis­ci­na o al cam­po. «To­dos se­gui­mos tra­ba­jan­do y es me­jor, tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra los pro­fe­so­res y alum­nos», ase­gu­ra sa­tis­fe­cha la di­rec­to­ra de la es­cue­la Mon­tes­so­ri de Bad Tölz An­net­te We­ber.

En Ale­ma­nia, los alum­nos aún aca­ban de co­ger las va­ca­cio­nes de ve­rano. Las em­pe­za­ron el jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.