San Fins do Cas­tro, la fies­ta de los dos tiem­pos

El 1 de agos­to to­ca ir de ro­me­ría a Ca­ba­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - PA­TRI­CIA BLAN­CO

San Fins do Cas­tro, en el mu­ni­ci­pio de Ca­ba­na de Ber­gan­ti­ños, po­dría pa­sar co­mo una de las múl­ti­ples ro­me­rías que hay en Ga­li­cia, pe­ro no lo es. En la agenda de la Cos­ta da Mor­te, San Fins, san­to mi­la­grei­ro —di­cen que so­bre to­do pa­ra las ve­rru­gas—, tie­ne su día inal­te­ra­ble, el 1 de agos­to. Por más que vie­ne de muy atrás, el en­cuen­tro no se en­ten­de­ría sin el tra­ba­jo y la fi­gu­ra del pá­rro­co Sa­tur­nino Cuí­ñas, que ade­más de cu­ra tam­bién era mú­si­co: gai­ta, pan­de­re­ta, bom­bo, zan­fo­ña... Con él, ya fa­lle­ci­do, la ce­le­bra­ción vi­vió al­gu­nos de sus me­jo­res tiem­pos, por­que de­di­có es­fuer­zos a ello. Cuí­ñas no so­lo ins­tau­ró el lla­ma­do Himno a San Fins, sino tam­bién el Be­rro Se­co, ese «oooh- hh» que evo­ca el grito de los can­te­ros pa­ra ha­cer to­dos fuer­za a una. Tres ve­ces se aga­cha la gen­te a un mis­mo tiem­po y tres ve­ces sube con el «ohhh» en la bo­ca, una pos­tal que, de es­ta ma­ne­ra, no se ve en nin­gún otro si­tio. El San­to da Pól­vo­ra, la que­ma de una fa­lla con dos mu­ñe­cos que re­pre­sen­tan un ofi­cio ar­te­sano, es otro de los mo­men­tos im­pres­cin­di­bles: gi­ran y gi­ran has­ta que ex­plo­tan. San Fins es una fies­ta de me­rien­das, de co­mi­da en fa­mi­lia ba­jo bi­duei­ros, en un en­torno na­tu­ral más que atrac­ti­vo. De­bían co­rrer los 80 cuan­do em­pe­zó otro tiem­po pa­ra el en­cuen­tro, el mo­ja­do fren­te al se­co y tra­di­cio­nal. Des­de la or­ga­ni­za­ción ex­pli­ca­ban ayer que to­do em­pe­zó con unas con­chas en las que se be­bía el vino. En las me­sas un año se mo­jó uno a otro; a la si­guien­te edi­ción pa­sa­ron a ser bo­te­llas y, con los años, una par­te de San Fins aca­bó con­ver­ti­da en una ba­ta­lla de vino pro­ta­go­ni­za­da por jó­ve­nes, en un ri­to en el que, ade­más, aca­ban con la ro­pa he­cha ji­ro­nes —si va a par­ti­ci­par, llé­ve­la vie­ja—. La de­li­mi­ta­ción en­tre una par­te de la fies­ta y la otra siem­pre ha es­ta­do cla­ra y, de he­cho, el año pa­sa­do se in­ten­tó vol­ver al ori­gen. Men­gua­ron los jó­ve­nes que van a San Fins a ti­rar­se vino, pe­ro to­da­vía que­dan. «Que- rer, que­re­mos eli­mi­na­lo, por­que no­ta­mos que a xen­te da pa­rro­quia xa den­de o ano pa­sa­do es­tá máis con­ten­ta. Ta­mén moi­ta xu­ven­tu­de o en­ten­de», di­cen des­de la or­ga­ni­za­ción. Ha­brá que ver lo que ocu­rre es­te año, pe­ro, por lo de pron­to, la asis­ten­cia es­tá más que ase­gu­ra­da. No so­lo por el po­der de San Fins, que con­gre­ga a mi­les de ro­me­ros, sino tam­bién por­que en el apar­ta­do lú­di­co han ti­ra­do de un pla­to muy fuer­te: el Com­bo Do­mi­ni­cano. Así es San Fins, la ro­me­ría im­pres­cin­di­ble. LAS CLAVES Mar­tes, el día gran­de Dia­nas y al­bo­ra­das por la ma­ña­na, con los gai­tei­ros de O Son do Cas­tro. Misas so­lem­ne a la una. In­ter­pre­ta­ción del Himno a San Fins, Be­rro Se­co y que­ma del San­to da Pól­vo­ra. Se­sión ver­mú, me­rien­das al ai­re li­bre y ver­be­na con Prin­ci­pal y Com­bo.

ANA GAR­CÍA

El Be­rro Se­co es una de las imá­ge­nes que más iden­ti­fi­can a la ro­me­ría de San Fins do Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.