In­ci­si­va ra­dio­gra­fía de Ru­ma­nía

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Fe­liz­men­te, se ha­ce buen ci­ne más allá de Holly­wood. No es pe­ro­gru­lla­da, por­que do­mi­na el man­tra de que fue­ra ha­ce mu­cho frío y las de­más ci­ne­ma­to­gra­fías so­lo in­ten­tan pa­re­cer­se a ellos, aun­que el em­pe­ño les que­de gran­de. Sim­pli­fi­co en ex­ce­so, pe­ro aña­da­mos que se les re­pro­cha un ex­ce­so de ín­fu­las au­to­ra­les pa­ra de­ri­var a fil­mes in­di­ges­tos e in­fu­ma­bles, a los que en­se­gui­da se des­pa­chan co­mo tru­ños. No te di­go si la pe­lí­cu­la es che­che­na, li­ba­ne­sa… o ru­ma­na. No es jus­to, por­que el ci­ne cuen­ta his­to­rias y las his­to­rias van so­bre per­so­nas, las mis­mas en cual­quier lu­gar del mun­do. La úni­ca di­fe­ren­cia es­tá en los me­dios usa­dos pa­ra ro­dar, pe­ro el ta­len­to es el mis­mo. Te acer­cas a Sieranevada lle­va­do un po­co por esos pre­jui­cios y, des­de el mi­nu­to uno, es­tás den­tro… Den­tro del co­che, que el pro­ta­go­nis­ta con­du­ce, jun­to a su es­po­sa, por una caó­ti­ca ave­ni­da de Bu­ca­rest, un día gris con res­tos de nie­ve en las ace­ras. La cá­ma­ra va jus­to de­trás de él y so­lo lo ve­mos por el re­tro­vi­sor. Una se­cuen­cia lar­ga, pe­ro in­ten­sa, bien ro­da­da y me­jor dia­lo­ga­da. Ya es­ta­mos me­ti­dos en fae­na.

La pa­re­ja se di­ri­ge al pi­so fa­mi­liar pa­ra una co­mi­da fra­ter­nal va­rios días des­pués de la muer­te del pa­triar­ca, que no era un san­to va­rón. Es una vi­vien­da de cla­se me­dia, pe­ro tam­po­co de una hol­gan­za ex­ce­si­va, de mo­do que la do­ce­na de per­so­na­jes que en­tran y sa­len, del sa­lón a la co­ci­na, de la co­ci­na al ba­ño, de un cuar­to al otro cuar­to, trans­mi­ten sen­sa­ción de ha­ci­na­mien­to que, a la vez que fí­si­co, es emo­cio­nal, por mo­men­tos in­so­por­ta­ble. Un gru­po hu­mano ten­sio­na­do al má­xi­mo que la cá­ma­ra de Cris­ti Puiu trans- mi­te con fuer­za ca­si do­cu­men­tal, au­xi­lia­do por un im­pe­ca­ble tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co. En ese con­tex­to, al tiem­po que se van des­gra­nan­do las cir­cuns­tan­cias de ca­da uno, el pro­ta­go­nis­ta, mé­di­co ape­nas en­tra­do en la cua­ren­te­na, asu­me que aho­ra es­tá al man­do, aun­que eso le lle­ve a en­fren­tar­se a su pro­pio pa­sa­do, de se­cre­to ocul­to. En fin, una pe­lí­cu­la co­mo un mun­do, que pa­re­cie­ra ro­da­da en un plis plas, pe­ro que de­no­ta un gran tra­ba­jo de pla­ni­fi­ca­ción. Y, ca­be su­po­ner, una in­ci­si­va ra­dio­gra­fía de su pro­pio país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.