Lui­sin­ho se apun­ta al bra­za­le­te

Afron­ta es­ta tem­po­ra­da co­mo el fut­bo­lis­ta que más años lle­va en el De­por­ti­vo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - ALE­XAN­DRE CEN­TENO

Ate­rri­zó en A Co­ru­ña en el ve­rano del 2013, con el De­por­ti­vo en pleno con­cur­so de cree­do­res y con un pe­li­gro­so conflicto con los ju­ga­do­res que a punto es­tu­vo de cos­tar­le el des­cen­so a Se­gun­da Di­vi­sión. Cuan­do se pre­sen­tó en A Co­ru­ña, to­da­vía no se sa­bía cuál se­ría el fu­tu­ro de la en­ti­dad blan­quia­zul. Es más, no se sa­bía, ni si ten­dría fu­tu­ro. Pe­ro Luis Car­los Co­rreia Pin­to ha­bía com­pro­me­ti­do su pa­la­bra y no du­dó en echar el res­to y arries­gar­se en la aven­tu­ra co­ru­ñe­sa.

Cua­tro años des­pués si­gue en A Co­ru­ña. Las ha vi­vi­do de to­dos los co­lo­res. Un fe­liz as­cen­so, una su­fri­da per­ma­nen­cia en el Camp Nou, la im­po­ten­cia de ver­se in­jus­ta­men­te re­le­ga­do al os­tra­cis­mo por Víc­tor Sán­chez del Amo du­ran­te una tem­po­ra­da, la lu­cha por re­sur­gir la pa­sa­da tem­po­ra­da y ha­cer­se con la ban­da iz­quier­da... Mu­chos mo­men­tos que han cur­ti­do al úni­co fut­bo­lis­ta del ac­tual plan­tel (se ex­clu­ye a Juan Do­mín­guez, que no en­tra en los pla­nes de Mel) que per­ma­ne­ce del as­cen­so del 2013.

Y con la mis­ma ilu­sión que cuan­do se en­fun­dó por pri­me­ra vez la elás­ti­ca blan­quia­zul, el por­tu­gués aca­ba de cum­plir 32 años co­mo due­ño del ca­rril iz­quier­do, muy por en­ci­ma de su ri­val por el pues­to, y dis­pues­to a por­tar el bra­za­le­te, co­mo uno de los ca­pi­ta­nes, si sus com­pa­ñe­ros y el en­tre­na­dor lo con­si­de­ran opor­tuno.

«No pue­do ocul­tar que me haría ilu­sión. Lle­vo ya mu­chos años. Lle­gué en un mal mo­men- Lui­sin­ho, du­ran­te un en­tre­na­mien­to, es el úni­co su­per­vi­vien­te del úl­ti­mo as­cen­so. to, he pa­sa­do mu­chas co­sas aquí y sien­to el club co­mo mío», ex­pre­sa con ilu­sión. No obs­tan­te, ase­gu­ra que no su­po­ne una ob­se­sión y que con­fía en que cual­quie­ra que por­te el bra­za­le­te lo ha­rá con ho­nor: «Si no pue­de ser, no pa­sa na­da, ha­brá otros com­pa­ñe­ros que lo ha­gan muy bien».

Re­no­va­ción

Des­pués de to­do lo vi­vi­do, y aho­ra que el club res­pi­ra tran­qui­li­dad y se ve luz al fi­nal del túnel, Lui­sin­ho tam­bién as­pi­ra a am­pliar el año que le que­da de con­tra­to y dis­fru­tar de es­te cre­ci­mien­to de la en­ti­dad. Por­que sien­te al Dé­por co­mo muy su­yo.

«To­do el mun­do sa­be lo fe­liz que es­toy aquí y que des­pués de vi­vir mo­men­tos me­jo­res y peo­res có­mo quie­ro es­te club. Por eso es­ta­mos ha­blan­do y yo creo que no ha­brá pro­ble­ma pa­ra am­pliar el con­tra­to. Es­tá to­do bien en­ca­mi­na­do».

En­ca­mi­na­do, co­mo un De­por­ti­vo que jue­ga ma­ña­na en el es­ta­do Do Dra­gão un par­ti­do con cier­tas exi­gen­cias ya y pa­ra el que Lui­sin­ho ase­gu­ra es­tar pre­pa­ra­do e ilu­sio­na­do por lle­gar a su ciu­dad. «Siem­pre gus­ta ju­gar con­tra gran­des equi­pos, con­jun­tos del ni­vel de los que nos en­con­tra­re­mos en la Li­ga, y que nos pon­drán las co­sas muy di­fí­ci­les. Ade­más, es un ali­cien­te ju­gar en mi ciu­dad», ase­gu­ra el la­te­ral iz­quier­do blan­quia­zul, que re­cuer­da ha­ber vis­to de ni­ño aque­lla se­mi­fi­nal de la Cham­pions: «Era pe­que­ño, pe­ro sí que lo re­cuer­do. Fue un par­ti­do muy emo­cio­nan­te. Dis­fru­té», re­cuer­da el nú­me­ro 16 del Dé­por.

GONZALO BARRAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.