«El fút­bol pla­ya es­tá bas­tan­te peor en Es­pa­ña que en Chi­na»

«Es­toy se­gu­ro de que hay gen­te que tie­ne mu­chas ga­nas de ju­gar, pe­ro no se le pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - SHEYLA BER­MÚ­DEZ, X.A.

Con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res ju­ga­do­res ju­ga­do­res de fút­bol pla­ya del mun­do, Ra­mi­ro Fi­guei­ras Ama­re­lle (Pon­te­ce­so, 1977), se­rá es­te año el se­lec­cio­na­dor de Chi­na de es­ta mo­da­li­dad.

—¿Co­mo de­ci­dió em­bar­car­se en es­te prro­yec­to?

—Des­pués de 20 años ju­gan­do al fút­bol por el mun­do ade­lan­te y de es­tar cin­co co­mo en­tre­na­dor del Bar­ce­lo­na, me pa­re­ció una bue­na op­ción pa­ra con­ti­nuar con mi ca­rre­ra.

—¿Le co­gió por sor­pre­sa?

—No. Lle­vo tiem­po re­ci­bien­do pro­pues­tas y no ha­bía pen­sa­do co­ger nin­gu­na. Me gus­ta que las co­sas en las que me in­vo­lu­cro sean pro­yec­tos in­tere­san­tes. Es­tos lle­van va­rios años in­ten­tan­do con­ven­cer­me y aho­ra me pa­re­ció un buen mo­men­to pa­ra acep­tar­lo por­que las con­di­cio­nes son bue­nas y ten­go mu­chas ga­nas.

—¿Con que sen­sa­ción va?

—Voy pa­ra allí con mu­chas ga­nas de tra­ba­jar y ex­pec­tan­te por ver que nos en­con­tra­mos. Los pro­ce­sos no son fá­ci­les, por­que cul­tu­ral­men­te so­mos muy di­fe­ren­tes y ese pro­ce­so de adap­ta­ción va a ser du­ro. Un cam­bio muy im­por­tan­te que su­po­ne pa­ra mi su cul­tu­ra y pa­ra ellos to­do lo que yo pue­da pro­po­ner­les. Es­toy se­gu­ro de que hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en las ma­ne­ras de en­ten­der­lo to­do. El pro­ce­so de en- Ama­re­lle, me­jor jugador del mun­do de fút­bol pla­ya en el 2008 y 2013. tre­na­mien­to y el de­por­te. Va a lle­var mu­cho tiem­po y va­mos a a ver co­mo nos adap­ta­mos los unos a los otros.

—¿Cúa­les son los ob­je­ti­vos?

—Desa­rro­llar la mo­da­li­dad den­tro del país e in­ten­tar me­jo­rar el ni­vel del de­por­te allí y por lo tan­to el de la se­lec­ción.

—¿Va pa­ra lar­go el pro­yec­to o es so­lo pa­ra es­te año?

—No lo se. El pro­yec­to es a lar­go pla­zo, por lo me­nos esa es su in­ten­ción. De mo­men­to me mar­co un pla­zo cor­to pa­ra ver có­mo arran­can las co­sas, có­mo fun­cio­nan y lue­go va­lo­ra­ré la si­tua­ción. Siem­pre es­ta­mos a tiem­po de me­jo­rar. Pri­me­ro, co­no­cer­los un po­co pa­ra ver co­mo fun­cio­nan y ver si pue­den desa­rro­llar to­das las ideas que ten­go en men­te y si se pue­den ha­cer, pues fe­no­me­nal, y, seno, ten­dré que de­jar­los que si­gan tra­ba­jan­do.

—¿Cuál es la si­tua­ción del fút­bol pla­ya en Es­pa­ña?

—El fút­bol pla­ya es­tá bas­tan­te peor en Es­pa­ña que en Chi­na. El te­ma de la fe­de­ra­ción es un las­tre im­por­tan­te y de mo­men­to es lo que hay. En Ga­li­cia, en Es­pa­ña, el de­por­te es­tá un po­co pa­ra­li­za­do. La ver­dad es que aun­que exis­ta un pre­su­pues­to de un mi­llón de eu­ros no veo que se re­fle­je en el de­sa­rro­llo del de­por­te den­tro del país. De­be­ría es­tar mu­cho me­jor de lo que es­tá. Es una pe­na, pe­ro, co­mo mu­chas co­sas en la vi­da, pa­ra que la gen­te se de cuen­ta de las co­sas tie­nen que pa­sar co­sas ma­las. El país es­tá pa­san­do por una épo­ca di­fí­cil a pe­sar de con­tar con ju­ga­do­res bue­nos y con mu­cha gen­te jo­ven que prac­ti­ca es­te de­por­te.

—Y us­ted, ¿có­mo em­pe­zó?

—Con 19 años em­pe­cé a en­tre­nar. Fue la po­si­bi­li­dad que tu­ve ju­gan­do con unos ami­gos. Me ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de ir con la se­lec­ción es­pa­ño­la, lo hi­ce bien y, a par­tir de ahí, mi ca­rre­ra siem­pre es­tu­vo li­ga­da al fút­bol pla­ya.

—En el 2008 y el 2013 fue re­co­no­ci­do co­mo el me­jor jugador del mun­do de fút­bol pla­ya.

—Con mu­cha suer­te, mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to y con unos bue­nos com­pa­ñe­ros de equi­po. Esos son siem­pre los fac­to­res que in­flu­yen.

—Y ade­más, cin­co o seis ve­ces fue el má­xi­mo go­lea­dor y el me­jor jugador de Eu­ro­pa. ¿Que pa­sa en Es­pa­ña?

—La ver­dad es que no era el ob­je­ti­vo, por­que cuan­do uno jue­ga en equi­po lo que quie­re es que ga­ne el equi­po. En Es­pa­ña lo que pa­sa es que no se da la po­si­bi­li­dad a es­ta mo­da­li­dad de de­por­te. Es­toy se­gu­ro de que ha­ya gen­te que tie­ne mu­chas ga­nas de ju­gar, pe­ro no se le ofre­ce la po­si­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.